Santiago de Cuba celebra su carnaval infantil

Santiago de Cuba celebra su carnaval infantil

Cual acto político-ideológico las fiestas sintetizan las tradiciones de un pueblo que intenta mantener la sonrisa

SANTIAGO DE CUBA, Cuba.-Desvíos del tránsito, peculiares tótems y los kioscos con los más diversos olores a pollo frito y lechón asado marcaron el comienzo de las festividades que se desarrollan durante el mes de julio en Santiago de Cuba, el mes más festivo de la oriental provincia, que ni el agotante calor paraliza.

Luego de transcurrir el Festival del Caribe, que este año fue dedicado a Puerto Rico, varias arterias de la ciudad se engalanaron con los ya tradicionales tótems, que puntean el inicio del Rumbón Mayor, como llaman muchos a los carnavales santiagueros.

Desde el lunes 16 la Avenida Jesús Menéndez se ha llenado de andamios y bullicio para dar lugar a los carnavales infantiles que este año celebran su 25 aniversario, en el que más de dos centenares de congas y paseos, integrados por niños, demuestran en cada presentación que Santiago no es la “Capital de Caribe” por casualidad.

Sin embargo, muchos no pasan por alto que, más allá de ser esta festividad un medio para que la familia se divierta, la propaganda e imposiciones de ideologías comunistas se han apoderado de la celebración.

“Últimamente no sale una comparsa que no esté dedicada a Fidel, como si a él le hubiese gustado, ya no sé si vengo a ver los paseos o a un acto político-ideológico del Partido”, criticó un señor, que no quiso revelar su identidad, mientras veía como instalaban los andamios del jurado.

Antiguamente la gran fiesta se desarrollaba al concluir las zafras azucareras y sellaba el inicio de la cosecha cafetalera, tomando popularidad por constituir un jolgorio en medio de las largas jornadas de trabajo de campesinos, artesanos y demás trabajadores. Pero las celebraciones de las décadas de los 40 y 50, como aseguran algunos residentes de la urbe, hoy ya no tienen el mismo brillo y esplendor de aquellos años. Ahora hacen mella las peleas callejeras y las muertes que dejan atrás.

Así lo refiere María Antonia Garrido, que a sus 86 años de edad recuerda como en la década del 50 los paseos eran el orgullo de la ciudad, “enormes comparsas, carrozas y congas iluminaban la ciudad y realmente se sentía que eran los carnavales, ahora solo son tomaderas y peleas, ya no es lo mismo, ha decaído bastante”, suspiró con anhelo la octogenaria señora, vecina de la calle Trocha.

Si bien los orígenes de esta singular celebración carnavalesca se remontan a la etapa colonial, desde la misma fundación de la villa, con profundos arraigos religiosos por el Santo Patrón Santiago Apóstol, la participación de las masas fue transformándola en un fenómeno de envergadura económica y social.

Por lo que debido a la popularidad de la conmemoración en cuanto a términos comerciales y participación popular, se agregaron paseos infantiles para que los niños también tuvieran su parte en los vivaces festejos.

Este año el carnaval infantil está dedicado al primer cuarto de siglo de las agrupaciones infantiles Los Hoyos, Tivolí y el Paseo de Cultura, además de los 15 años de La Placita y La Kimona y los 10 de Los Abelitos, compañías representativas del carnaval infantil y muy esperadas por el público más pequeño, además, como novedad de esta vigésimo quinta edición, se agregaron a los paseos una comparsa integrada por la mascota de la cuidad, los distintivos chaguitos y otras mascotas ya acostumbradas a ver por la población.

Yaneydis Hechavarría Batista, vicepresidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular, y quien preside la comisión central de festejos, dijo que se habilitaron varias áreas en la cuidad para que los más pequeños de casa disfrutaran del carnaval durante el día, áreas en las cuales se prohibió la venta de bebidas alcohólicas, “no venderemos bebidas hasta que no concluya la etapa de niños, en otros años varias personas inescrupulosas se han querido aprovechar de la festividad y han ofertado este tipo de productos, pero este año a quien infrinja la ley, se sancionará con severidad”, selló Hechavarría antes de que comenzaran las fiestas.

Como Santiago no se detiene si de festividad se trata, luego de que culminen los carnavales infantiles el próximo día 20, se dará comienzo a los carnavales de adultos o rumbón mayor, del 21 al 27 de julio, cerrando así las apretada agenda que trae consigo este mes.

Santiago de Cuba seguirá disfrutando de sus mayores fiestas, que sintetizan las tradiciones de un pueblo que intenta mantener una sonrisa y bailar al compás de la corneta china, olvidando cada vez las presiones de la sociedad y desahogándose de los problemas cotidianos del existir.

[fbcomments]