Presos políticos de la UNPACU: golpeados y aislados en las cárceles del régimen

Presos políticos de la UNPACU: golpeados y aislados en las cárceles del régimen

“La alimentación aquí es malísima, no hay agua, nos reprimen; a mí mismo me han llevado a celda de castigo más de 40 veces”, denuncia el preso político Raudel Arias Valerino

UNPACU
De izquierda a derecha: Raudel Arias Valerino, Aymara Nieto Muñoz, Yosvany Sánchez Valenciano y Keilylli de la Mora (Foto: Collage)

MIAMI, Estados Unidos. – El segundo jefe de Orden Interior de la prisión Melena del Sur, llamado Enoide Vaillant Tamayo, habría golpeado al preso político Raudel Arias Valerino y le habría cortado la cara con una cuchilla de afeitar, según denunció esta semana la madre de la víctima, Teresa Valerino.

El opositor, residente en La Habana, fue a prisión por su labor como activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y promotor de Cuba Decide. Dentro de su abanico de acciones cívicas y pacíficas en contra del régimen cubano destacan las protestas públicas y la distribución de información en las calles.

El 28 de septiembre de 2017, Arias Valerino fue detenido por sus manifestaciones pacíficas públicas. Pocos días después, el 3 de octubre, fue trasladado a prisión y condenado a cuatro años y 10 meses de privación de libertad en un juicio sumario por los supuestos delitos de “atentado”, “desorden público”, “actividad económica ilícita” y “desacato”.

Arias Valerino cumple hoy 50 días en celda de castigo. Según su madre, fue en el sistema de aislamiento donde un oficial, en completo abuso de su autoridad, lo golpeó.

Por otro lado, la UNPACU continúa denunciando el confinamiento de Aymara Nieto Muñoz, que desde el pasado 5 de mayo fue llevada a celda de castigo y golpeada por una de sus carceleras.

La Dama de Blanco y activista de la UNPACU y Cuba Decide cumplió años el pasado 23 de junio, pero sus hijas, su esposo y su madre no pudieron felicitarla ni siquiera por vía telefónica.

También la presa política Keilylli de la Mora Valle volvió a ser aislada, esta vez por sospecha de coronavirus. Esta semana la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) respondió a la solicitud de medida cautelar presentada por la Fundación para la Democracia Panamericana a favor de la joven cienfueguera y concedió un plazo de tres días para que el régimen cubano dé información sobre el estado de salud de Keilylli y la atención médica que está recibiendo.

Preso político desmiente reportaje de la Televisión Cubana

Yosvany Sánchez Valenciano, activista de la UNPACU y promotor de Cuba Decide encarcelado por protestar pacíficamente en las calles de La Habana, también cumple 70 días en celda de castigo este viernes.

Valenciano se encuentra cumpliendo una sanción de cinco años y nueve meses en el centro penitenciario Combinado del Este.

Hace dos días, en el programa Hacemos Cuba, de la Televisión Cubana, el segundo jefe de prisiones de la Isla, Osmany Leyva, describió las cinco características que deben cumplir las cárceles cubanas y ponderó las “buenas condiciones” de instituciones penales como Combinado del Este y Valle Grande.

“Todo eso es mentira, se están burlando de los presos. La alimentación aquí es malísima, no hay agua, nos reprimen; a mí mismo me han llevado a celda de castigo más de 40 veces, me han golpeado más de cinco veces y me han echado gases lacrimógenos esposado con las manos hacia atrás”, dijo Valenciano al activista Zaqueo Báez, a través de una llamada telefónica.

El prisionero político calificó como corrupto al régimen cubano y sugirió a las máximas autoridades carcelarias dejar entrar a la Isla a los relatores especiales de Naciones Unidas.

“Que consulten a los presos, solos, sin presencia de los oficiales, para que les cuenten las torturas, los tratos crueles e inhumanos a los que somos sometidos todos. ¿Por qué no se atreven?”, cuestiona el opositor.

No solo de las cárceles Combinado del Este y Valle Grande, ubicadas en La Habana, provienen denuncias sobre la mala calidad de vida de los reclusos. De todas las prisiones cubanas, sin excepción, salen historias sobre autoagresiones, asesinatos, torturas, pésima alimentación, falta de atención médica, etc.

Más allá de las condiciones de vida de los reclusos, organizaciones de derechos humanos también han denunciado las violaciones en los procesos que conducen a prisión a los activistas y opositores.

De acuerdo con los entrevistados de Hacemos Cuba, el tratamiento penitenciario se subordina a lo establecido en la Constitución de la República, que estipula que nadie puede ingresar a una institución penitenciaria a no ser por orden de autoridades competentes como la Fiscalía o el Tribunal.

Al respecto, Carlos Amel Oliva, miembro de la UNPACU y de Cuba Decide, dijo a CubaNet que esas declaraciones “son una verdad incompleta y manipulada”.

“La cuestión va más allá del procedimiento. Los oficiales entrevistados en la Televisión Cubana omiten algo que conocen muy bien: ni la Fiscalía ni el Tribunal en Cuba son independientes y, a menudo, reciben orientaciones de la Seguridad del Estado y la dirección política del país, es decir, del Partido Comunista de Cuba”.

“También omiten que las prisiones en Cuba tienen designados oficiales de la Policía política que, a través de reclusos comunes, reprimen a los presos políticos o a ‘presos con problemas ideológicos’, como ellos les llaman. Y también omiten que la Policía política fabrica delitos para llevar a prisión a los disidentes u opositores”, concluyó Oliva, quien fungió como portavoz de la UNPACU por ocho años.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Acerca del Autor

Katherine Mojena Hernández

Katherine Mojena Hernández

Miembro de la dirección nacional de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) Promotora de la iniciativa Cuba Decide. Equipo a cargo de la dirección y edición del sitio web Cuba te Cuenta

[fbcomments]