Premier 12: Otra humillante derrota de Cuba

Premier 12: Otra humillante derrota de Cuba

Cinco lanzadores de Corea del Sur se combinaron para pintar de blanco a los cubanos en el estadio Gocheok Sky Dome y enviarlos de regreso a casa

(Foto: Yuhki Ohboshi)

MIAMI, Estados Unidos. – De la que fuera la segunda potencia beisbolera del mundo, sólo queda el recuerdo de sus mejores tiempos. Cinco lanzadores de Corea del Sur se combinaron para pintar de blanco a los cubanos 7-0 en el estadio Gocheok Sky Dome, para enviarlos de regreso a casa sin pasar de la primera ronda del torneo Premier 12, clasificatorio para los Juegos Olímpicos del 2020.

Como nada positivo podemos hablar de este juego, ni de los dos restantes de Cuba, sólo nos queda comentar las razones de la pésima actuación del equipo antillano.

Una novena que en 28 entradas anota solamente tres carreras y le cuelgan 25 escones no puede ganar.

Esta es la segunda blanqueada que recibe Cuba en tres juegos. En el primero cayeron 3-0 ante Canadá, en el segundo ganaron con susto 3-2 frente a los australianos en diez entradas y ahora volvieron a ser humillados.

Ante un pitcheo coreano nada impresionante, la ofensiva antillana se vio anulada y desde el mismo primer episodio parecía que todo estaba perdido.

Los dos mejores bateadores cubanos que juegan en Japón, Yurisbel Gracial y Alfredo Despaigne, se combinaron para conectar dos incogibles en 24 turnos. Gracial falló en 12 ocasiones y Despaigne terminó de 12-2.

Si a la labor de Gracial y Despaigne unimos la del veterano Frederich Cepeda, que no dio imparables en nueve turnos, entonces la suma de los tres fue de 33-2, con una remolcada y 14 ponches recibidos.

La actuación colectiva de la ofensiva cubana terminó con un promedio de .167 (98-16), anotaron tres carreras (tres juegos), no dieron jonrón ni extrabases, una base robada, un pobre embasamiento de .202, cuatro pasaportes, 28 ponches recibidos y sin pensamiento ni inteligencia en el plato.

Pero si el bateo fue un desastre, el pitcheo tampoco tuvo buena actuación en el Premier 12. En tres juegos, los lanzadores cubanos regalaron 17 pasaportes y dieron cuatro pelotazos.

Desde hace una década, Cuba lleva sufriendo reveses en eventos internacionales con bateadores que no producen carreras y padecen de graves problemas cuando se miden a lanzadores con cierta variedad de envíos.

Y no es por falta de talentos entre los jugadores que radican en la isla, pues todos sabemos el éxito que han tenido decenas de peloteros cubanos que decidieron jugar en Grandes Ligas.

La razón principal es el atraso dentro de un sistema disfuncional. Cuando en Cuba existía profesionalismo, su torneo sólo era superado en calidad y organización por las Grandes Ligas; de manera simultánea, era la primera a nivel mundial en el campo amateur.

La solución se encuentra en privatizar el béisbol y permitir que los jugadores que actúan en Grandes Ligas vistan el uniforme del equipo Cuba en el Clásico Mundial.

Cuando los dirigentes de Cuba sean capaces de rectificar los errores que se vienen cometiendo desde 1961, cuando se erradicó el profesionalismo, entonces el deporte de las bolas y los strikes podrá regresar a sus días de gloria.

De lo contrario, seguirán las deserciones y los fracasos.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]