Grupos delictivos reclutan en Cúcuta a militares que huyeron del chavismo

Grupos delictivos reclutan en Cúcuta a militares que huyeron del chavismo

Los militares no tienen la documentación por parte de Colombia que les permita estar legalmente en el país vecino, ni se les permite trabajar

Militares venezolanos. Foto Infobae

MIAMI, Estados Unidos.- Los grupos delictivos que abundan en la frontera entre Colombia y Venezuela han visto en los uniformados venezolanos que decidieron apoyar a Juan Guiadó, a quien reconocieron como su Comandante en Jefe, una buena opción para captar combatientes, publicó este jueves Infobae.

Organizaciones paramilitares, guerrilleras y hasta narcotraficantes, van tras los pasos de los al menos 605 militares de Venezuela, que se encuentran principalmente en Cúcuta (Colombia) y Boa Vista (Brasil), después de cruzar las fronteras de su país para apoya al líder opositor que pretende derrocar al dictador Nicolás Maduro.

De acuerdo a la nota, en Cúcuta se han dado una serie de protestas irregulares por parte de algunos de esos militares, quienes han reclamado la poca atención por parte de Kevin Javier Rojas Peñaloza y Edith Rossana Barrera Castillo, nombrados por Guaidó como responsables de los aspectos de comando, logística y seguridad de los uniformados que están en esa ciudad colombiana, junto a 356 civiles.

Los militares no tienen la documentación por parte de Colombia que les permita estar legalmente en el país vecino, ni se les permite trabajar, lo que constituye el principal problema, por lo cual se han venido sucediendo incidentes en los refugios y hoteles donde están hospedados, por problemas de pago.

Esto favorece que los emisarios de tales grupos delictivos traten de captarlos, argumentando que necesitan escoltas, hombres de seguridad y vigilantes, entre otros; y ya hay quienes han cedido a la tentación, para descubrir que los jugosos ofrecimientos en dólares implican algo más que ser guardaespaldas de alguna figura política o de dinero, reza el texto de Infobae.

“Es un grupo delictivo, para lo cual ofrecen darnos entrenamiento con armas de gran potencia. Lo que esconde la oferta final es la cárcel o la muerte”, comenta uno de los contactados.

Por otro lado, los grupos al servicio del narcotráfico son más directos al tratar de captar a alguno de los militares. Son los que ofrecen más dinero y con ello mayor riesgo.

Entretanto, el informe asegura que un grupo paramilitar se presentó ante algunos militares, haciéndose llamar “La Empresa” y ofreció entrenarlos con armas de guerra y muy buena paga, con la excusa de preparar un ejército que enfrente a los mal llamados colectivos en San Antonio y Llano Jorge (Venezuela).

Lo cierto es que los militares murmuran, se sienten abandonados, preocupados y se han empezado a suceder hechos alarmantes. Algunos, con mala conducta, se han dedicado a vender droga cuando salen de los hoteles o refugios, otros la consumen. Hay militares que se han convertido en captadores de sus compañeros para que ingresen a los grupos guerrilleros, paramilitares o de narcotraficantes.

Los militares venezolanos que han desertado de las fuerzas armadas chavistas desde febrero aún permanecen en territorio colombiano, sin un futuro seguro, y en la mira de cárteles y paramilitares. Algunos aseguran que Juan Guaidó le pidió a Iván Duque tramitar el Permiso Especial de Permanencia (PEP), pero Colombia no ha hecho las diligencias pertinentes, aseguran.

Además, lo que está llegando para pagar la alimentación y el hospedaje es a través de organizaciones no gubernamentales (ONGs) y personas que donan.

[fbcomments]