Expolicía de Caracas burla al régimen de Maduro y escapa de Venezuela

Expolicía de Caracas burla al régimen de Maduro y escapa de Venezuela

El jefe de seguridad ciudadana de Caracas, Iván Simonovis, logró escapar del arresto domiciliario en que se encontraba desde hace casi cinco años

Juan Simonovis
Juan Simonovis en Washington (Foto AP)

MIAMI, Estados Unidos. – El jefe de seguridad ciudadana de Caracas y por muchos años preso político, Iván Simonovis, logró escapar del arresto domiciliario en que se encontraba desde hace casi cinco años.

Según relató el propio Simonovis a la agencia AP, para escapar de su casa, localizada en Caracas, debió bajar con una cuerda por  una pared de 25 metros en medio de la noche.

“Lo tomé como una operación que yo estaba haciendo cuando estaba en la policía y los segundos son la vida”, explicó el hombre, quien las noches antes de escapar había desatornillado una cerca de su casa y practicado su descenso en una escalera, atando nudos que no usaba desde la época en que se entrenaba en las fuerzas especiales.

“La velocidad con que tú te mueves es la velocidad que va a garantizar el éxito de lo que tú estás haciendo. Entonces tienes que ser rápido y violento”, explicó Simonovis.

Su plan de escape contó con el apoyo del líder opositor Leopoldo López, quien movió sus contactos políticos para conseguir el apoyo estadounidense y de otros dos países, debido a que el único documento de identidad que poseía Simonovis había vencido hace diez años.

Con una cizalla (alicate) cortó el monitor electrónico que llevaba en el tobillo y, posteriormente, tuvo que pasar varios de un escondite a otro a fin de eludir a las fuerzas de seguridad leales al régimen de Maduro.

Para despistar a la policía política, Simonovis pidió a su esposa subir fotos de la familia en redes sociales. El objetivo era hacerles creer que ya estaba fuera del país.

En su trayecto a la costa, el jefe de seguridad ciudadana de Caracas logró cruzar diversos puntos de control de la Guardia Nacional. Durante el trayecto, refiere AP, viajaba en un vehículo marca Toyota que iba en medio de otros dos autos.

Una vez llegado a una zona aislada de la costa venezolana, apareció el mayor de los contratiempos: el motor de la lancha que lo debía sacar del país se rompió.

“Tú no piensas que en Venezuela puede fallar un motor por la gasolina… Es la ley de Murphy. Lo que tú menos piensas que va pasar, es lo que pasa”, dijo Simonovis a AP.

Finalmente, logró abandonar Venezuela, aunque se negó a ofrecer detalles de la huida marítima para no perjudicar a los involucrados en su fuga.

Al día siguiente, un avión alquilado lo recogió del punto donde se encontraba y luego, sobrevolando las Bahamas en el espacio aéreo de Estados Unidos, el piloto entregó los controles a Simonovis, quien además es piloto.

“Aterricé mi propia libertad, esta vez tuve el control de destino”, dijo.

En 2004, Simonovis fue encarcelado y acusado de haber ordenado a la policía que abriera fuego contra los manifestantes a favor del gobierno de Hugo Chávez.

Su orden de arresto fue firmada por el juez Maikel Moreno, quien actualmente preside el Tribunal de Supremo leal al régimen de Maduro.

Simonovis y los demás acusados de la Policía Metropolitana, cinco de los cuales siguen encarcelados, recibieron sentencias de 30 años, el máximo permitido por la ley venezolana.

Sin embargo, en 2014, el régimen le concedió un arresto domiciliario para que pudiera obtener tratamiento médico.

[fbcomments]