Empresario Teo Babun desmiente acusaciones de Cubadebate en su contra

Empresario Teo Babun desmiente acusaciones de Cubadebate en su contra

El pasado 21 de octubre, Cubadebate publicó un artículo donde acusa a Babun de recibir fondos del gobierno estadounidense para promover la subversión en Cuba.

Teo Babun (Foto: Zimbio)

MIAMI, Estados Unidos. – El empresario y líder religioso cubanoamericano Teófilo Babún Cruz, más conocido como Teo Babun, respondió este lunes a las acusaciones del régimen cubano, el cual lo definió como “camaján” y lo acusó de haber recibido más de 3 millones de dólares destinados a la subversión en Cuba.

Babun, quien fundó y dirige la Outreach Aid to the Americas (OAA), una organización no gubernamental que “se dedica a ayudar a las personas vulnerables y víctimas de desastres con asistencia humanitaria”, desmintió las acusaciones en su contra publicadas en el periódico estatal Cubadebate.

El pasado 21 de octubre, ese medio oficial publicó un artículo donde, supuestamente, expone las fuentes de financiamiento de organizaciones y personas que promoverían acciones subversivas en la Isla.

Por su importancia, a continuación CubaNet reproduce de manera íntegra la carta dirigida por Babun a Cubadebate.

 

Dr. Teo Babun Responde a su Caracterización en 

Artículo de Cubadebate

26 de Octubre del 2020

Por: Teófilo Babún Cruz aka Teo Babun

Creo útil y necesario responder a su artículo del 21 de octubre “El multimillonario financiamiento a la industria anticubana en tiempos de Trump”, porque creo que en él se proyecta mucha confusión y errónea información acerca de quién soy, qué hago y para qué lo hago. Por cierto, no es la primera vez que pasa, ha sucedido en varias ocasiones, creo que tanto por malentendidos u otras cosas que no conozco y por ende no comprendo. Espero que esta respuesta ayude a aclarar las cosas. 

Lamento que en el artículo de Cubadebate se intente presentar bajo una luz negativa el trabajo y la misión de la organización que dirijo OAA, la cual se dedica a ayudar a las personas vulnerables y víctimas de desastres con asistencia humanitaria. Además de Cuba, nuestro ministerio llega a beneficiarios en todos los países centroamericanos, así como en Haití y otras naciones del Caribe.

Nuestra organización fue creada para servir a personas desvalidas y brindarles asistencia humanitaria, inicialmente en Cuba como Evangelical Christian Humanitarian Outreach for Cuba (EchoCuba), que trabajó allí durante el Periodo Especial, y después del año 2016 con el nombre de Outreach Aid to the Americas (OAA) a medida que nos expandimos para atender a las personas necesitadas en América Central y el Caribe, y más tarde Americas Relief Team, para abordar necesidades especiales como desastres naturales o el cuidado de ancianos o niños pequeños.

Nunca hemos tenido la intención de, como dice el artículo, “dinamitar la unidad entre las religiones cubanas y la Revolución” o que “se pretende manipular los vínculos entre las instituciones religiosas y el Estado”. Primero nos identificamos como una organización religiosa, nuestro objetivo es promover la Palabra de Dios (La Biblia) y el conocimiento de Jesucristo entre la gente. Nuestro trabajo es un testimonio de lo que creemos y nuestro deseo de que las personas caminen más cerca de Dios, aunque a veces esto se malinterprete porque también ayudamos a las iglesias a abogar por su libertad de religión, lo que hacemos no solo en Cuba sino también en Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, y otros países, siempre dentro por completo del sistema legal de cada uno de esos estados soberanos.

No creo que sea justo decir que nuestra defensa de la libertad religiosa, consagrada por la Constitución y las leyes cubanas, se pueda caracterizar como “campañas… con el objetivo de desacreditar a la Revolución”, como menciona incorrectamente el artículo.

Quisiera aclarar que los fondos o contribuciones que nosotros recibimos de los gobiernos estadounidense o canadiense, y también de países de la Unión Europea, son recibidos después de competir en una forma abierta y transparente junto a otras organizaciones en programas anunciados públicamente y que cumplen con todos los requisitos de la ley, y que requieren de la realización de minuciosas auditorías antes del inicio y durante la ejecución del programa que es continuamente inspeccionado y revisado por funcionarios del gobierno estadounidense.

Paso ahora a las alusiones personales, no vivo “la dulce vida” ni tampoco soy “casto” ni mucho menos. No consumo alcohol, cigarrillos o estupefacientes de ningún tipo, soy un diácono aprobado por la Iglesia Bautista, estoy casado con la misma compañera por los últimos 53 años, tengo tres hijos y cuatro nietos, y mi casa (que adquirí hace más de tres décadas) tiene una hipoteca que es casi igual al valor de la vivienda. Doy clases en la escuela dominical en mi iglesia y soy líder de oración en una convención de hombres de negocios en el sur de Florida. Nunca he promovido “acciones subversivas en el país” como dice el artículo, ni de manera individual o como parte de ninguna organización. Todo lo contrario, deseo las mejores relaciones posibles entre los Estados Unidos y Cuba, y apoyo incondicionalmente el bienestar de todos los cubanos. Siempre pienso con gran emoción en Santiago de Cuba, ciudad donde nací y pasé mi infancia.

El artículo me conecta injustamente con Playa Girón, Alfa 66 y la tragedia que se vivió en Boca de Samá. Quisiera que esté muy claro que cuando estas cosas ocurrieron yo era un jovencito de 13 años, y más tarde cuando Boca de Samá era un estudiante becado en la universidad de Michigan Tech donde estaba estudiando Ingeniería. Solamente conozco de estas cosas por lo que he leído en los libros y la prensa. Como cristiano, siento profundamente lo que ocurrió, el sufrimiento de los que fueron heridos y la pena de las familias de los fallecidos, pero yo no tengo nada que ver con eso. Insisto que mi condición de cristiano me hace negar y rechazar la violencia y cualquier manifestación de brutalidad o terrorismo, en Cuba o dondequiera.

Con respecto a mi compensación como presidente de la organización OAA, pienso que es un salario razonable en una sociedad de libre mercado para una persona experimentada y de alto nivel. Soy graduado universitario en ingeniería eléctrica, poseo una maestría en administración de negocios, un doctorado en filosofía, y he dirigido empresas gananciales con mucho éxito. También he recibido reconocimientos y premios por mi labor profesional y por varios inventos. De hecho, probablemente yo gano hoy en día alrededor del 10% de lo que mis condiscípulos ganan en el mundo empresarial. De todas formas, deseo que quede claro que lo publicado es una “base de cálculo” y yo solamente le cargo a OAA un pequeño porcentaje de mi compensación anual.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]