Desalojos simultáneos en Ranchuelo

Desalojos simultáneos en Ranchuelo

RANCHUELO, Cuba, 9 de octubre (Félix Reyes Gutiérrez, 173.203.82.38 ) -Dos familias fueron desalojadas simultáneamente en  el municipio villaclareño de Ranchuelo, por ser consideradas ambas ocupantes ilegales de sus respectivos hogares. Los hechos ocurrieron el pasado 7 de octubre.

Mario Pérez Escobar, de 63 años; Teresa María Domínguez, de 67 años y su hijo, Yony Pérez Domínguez, de 34 años, y con retraso mental, fueron desalojados de un domicilio que ocupaban, en el reparto Rancho Luna del poblado.

Miembros de la Policía Nacional Revolucionaria, la Seguridad del Estado y funcionarios del Poder Popular, Vivienda y Salud Pública, comandados por Nelson Olea Díaz y Eduardo Lozano Echarte, delegado del Ministerio del Interior y jefe de la unidad policial municipal, respectivamente, tocaron a la puerta de la morada a las 6 de la mañana, bajo una pertinaz lluvia. Yony Pérez abrió la puerta y Lozano le aplicó una llave de inmovilización, le tapó la boca, lo esposó y lo introdujo en un auto patrullero para trasladarlo hasta la unidad policial, donde permaneció detenido en una celda hasta las 10.00 de la mañana.

Pérez Escobar y su familia habían invadido la vivienda Rancho Luna hace alrededor de año y medio, tras solicitar en vano ayuda al gobierno para la remodelación de su casa, declarada inhabitable debido a los daños causados por el paso del ciclón Lily, en la década de 1990.

El domicilio del cual fue desalojada la familia había sido clausurado por las autoridades después de que su propietaria, Marisela Yeras, emigrara a Estados Unidos, hace aproximadamente dos años.

Mientras Yoni permanecía preso, su padres y las pertenencias de la familia fueron trasladados por las autoridades en un automóvil hasta su antigua casa, la vivienda inhabitable situada en la calle Camilo Cienfuegos # 80, del mismo poblado. Dos horas antes, las autoridades también habían desalojado forzosamente de esa choza a una señora llamada Yolexis con sus dos niños, quienes la habían invadido al quedar vacía, a pesar de las condiciones en que se encuentra la edificación.

La casa del reparto Rancho Luna, de la cual fue desalojada la familia  Pérez Domínguez, fue adjudicada a una señora nombrada Neisi, hermana de la dueña emigrada, quien supuestamente –según vecinos del lugar- pagó a las autoridades en divisa para que le adjudicaran el inmueble.

Hasta finales de 2011 –mucho después de que emigrara Marisela Yeras- los cubanos al emigrar perdían sus casas, si no quedaban en ellas familiares que hubieran convivido con anterioridad. Las viviendas eran confiscadas por el Estado sin posibilidad de que sus dueños pudieran venderlas o transferirlas. La nueva ley permite a los emigrantes vender o transferir sus casas, sin embargo su aplicación no tiene carácter retroactivo.

Algunos vecinos molestos comentaron: “El gobierno crítica los desalojos de la época de Batista, pero el abuso cometido contra Mario y su familia no admite comparación”.

Félix Reyes

Félix Reyes, Villa Clara, 1963. Licenciado en Economía. Trabajó con la agencia de prensa Cubanacán Press de 2005 a 2010.

[fbcomments]