Revista Ofertas pretende sustituir a Opina

Revista Ofertas pretende sustituir a Opina

La nueva publicaci贸n busca convertirse en el medio publicitario por excelencia para los nuevos actores econ贸micos: los due帽os de los peque帽os negocios y los asociados de las cooperativas no agropecuarias

(foto tomada de Internet)
(foto tomada de Internet)

LA HABANA, Cuba. -El pasado 20 de abril, en el semanario Trabajadores, un trabajo de la periodista Ariadna Andrea P茅rez Vald茅s, titulado 鈥Publicar tu anuncio en la prensa鈥 dio a conocer que a partir de mayo circular谩 una nueva publicaci贸n de la Agencia de Informaci贸n Nacional (AIN) llamada Ofertas, cuyo fin es promocionar productos y servicios, adem谩s de brindar consejos, orientaciones, asesor铆as y sugerencia 煤tiles a fin de emprender negocios.

As铆, Ofertas busca convertirse en el medio publicitario por excelencia para los nuevos actores econ贸micos: los due帽os de los peque帽os negocios y los asociados de las cooperativas no agropecuarias.

Si uno se acuerda de la revista Opina, vale decir 鈥渘adar tanto para terminar en la orilla鈥.

La tirada de Ofertas no rebasar谩 los 60 000 ejemplares. Ni por asomo se acerca al medio mill贸n de la revista Opina.

Dicha revista era el 贸rgano oficial del Instituto Cubano de Investigaci贸n y Orientaci贸n de la Demanda Interna (ICIODI). Creado en abril de 1971, dicho instituto depend铆a directamente del Consejo de Ministros y se dedicaba a las investigaciones en el 谩mbito del consumo, el mercado dom茅stico y la demanda, adem谩s de su funci贸n de orientaci贸n del consumo. Fue dirigido hasta su disoluci贸n, en 1994, por Eugenio Rodr铆guez Balari.

Opina lleg贸 a ganar tal popularidad que en cuesti贸n de horas se agotaba en todos los estanquillos. Se convirti贸 en el referente obligado para la poblaci贸n en todo lo concerniente a los anuncios clasificados y las permutas, que era su fuerte. Adem谩s dedicaba espacio a an谩lisis cr铆ticos sobre las 谩reas del consumo y los servicios, promocionaba las obras de dise帽adores y modistos que laboraban en el desaparecido Taller de Confecciones Experimental, adscripto a la direcci贸n de la revista.

Cuando el contenido de determinado trabajo cr铆tico lo justificaba, aparec铆a en el mismo el sello de la protecci贸n al consumidor, que era una manera de denunciar lo mal hecho o lo que afectaba al consumidor.

En 1989 se sucedieron acontecimientos que cambiaron el curso de la historia, aunque no fue su fin, como se aventur贸 a afirmar el polit贸logo Francis Fukuyama. Ese a帽o cay贸 el muro de Berl铆n y en los pa铆ses de Europa Oriental las dictaduras comunistas fueron reemplazadas por gobiernos democr谩ticos.

En Cuba, en junio de ese a帽o, tras la Causa No. 1, acusados de estar implicados en el tr谩fico de drogas, fueron fusilados el general Arnaldo Ochoa y tres altos oficiales MININT (Ministerio del Interior), que no ocultaban su simpat铆a por la Perestroika.

Fidel Castro hab铆a emprendido desde 1987 la llamada 鈥淩ectificaci贸n de errores y tendencia negativas鈥, que no era otra cosa que cerrar todas las brechas para evitar que los aires de cambio que soplaban en la Uni贸n Sovi茅tica llegaran a Cuba.

Viejo ejemplar de la revista Opina (foto de Internet)
Viejo ejemplar de la revista Opina (foto de Internet)

Cuando el r茅gimen prohibi贸 la circulaci贸n de las publicaciones sovi茅ticas Tiempos Nuevo, Novedades de Mosc煤 y Sputnik, aprovech贸 la ocasi贸n para liquidar a la revista Opina.

Ahora, casi 26 a帽os despu茅s, el gobierno de Ra煤l Castro autoriza que circule Ofertas, con prop贸sito y fines similares a los que ten铆a Opina. La diferencia es que como el gobierno sabe que los principales clientes que tendr谩 la revista Ofertas ser谩n los peque帽os empresarios privados, los anuncios se cobrar谩n en d贸lares: los precios fluctuar谩n entre 56 y 450 d贸lares, de acuerdo al espacio de p谩gina que contraten.

Si los anuncios que aparecer谩n en Ofertas se cobrar谩n en d贸lares, cabe suponer que todav铆a falta para el D铆a Cero en que se producir谩 la unificaci贸n monetaria. M谩s importante para el gobierno es sacar la mayor cantidad de d贸lares posibles a estos peque帽os empresarios. Aunque sea ilegal, ya que ninguna persona natural de acuerdo al derecho mercantil vigente en Cuba, puede anunciar un negocio si desde el punto de vista legal no es una persona jur铆dica. No importa, si se trata de recaudar d贸lares, la ONAT y los Consejos de Administraci贸n Municipal y Provincial se har谩n de la vista gorda.

origenesmadiba@gmail.com

[fbcomments]