Zoé Valdés: “La revolución cubana es un producto de marketing de Fidel”

Zoé Valdés: “La revolución cubana es un producto de marketing de Fidel”

La escritora dice en Buenos Aires que los cambios en la isla sólo buscan favorecer al régimen castrista

ZoeValdesZoé Valdés no sabe qué es la corrección política . No le interesa. Menos cuando se trata de la revolución cubana . Desde su trinchera de disidente en el exilio, lo suyo es disparar con pulso firme contra los lugares comunes del paraíso comunista.

Emigrada en 1995 y actual residente en París, viajó a Buenos Aires para la Feria del Libro. Siempre combativa, trabaja en una nueva novela sobre las causas de la llegada de Fidel al poder, allá lejos y hace tiempo. Lo demás, dijo a la nacion, es historia tristemente conocida.

–¿Adónde va el régimen con la nueva apertura económica?

–No creo que la apertura sea importante para los cubanos, creo que es importante para los que de alguna manera van a seguir ganando dinero, que ya los hay. Hay gente muy pobre en Cuba y gente muy rica, como son los Castro y algunas familias de la nomenklatura cubana. De hecho, las organizaciones de masas políticas se han convertido en ONG que reciben ayudas monetarias internacionales. Están transformando lo establecido, pero con otras caras.

–¿Pero no es mejor que nada?

–Por supuesto que es preferible salir de una especie de inmovilidad. Pero también en los años 80 se movió el país, había más cosas a las que el pueblo tenía acceso. Claro que Cuba tenía toda la ayuda de la Unión Soviética y de los países del Este. Y estaba el narcotráfico, que también ayudaba a ese movimiento.

–¿Qué caminos ve hacia la apertura política?

-Lo único que espero ahora es una sorpresa, que como toda sorpresa nadie sabe de dónde puede venir. Tenía muchas esperanzas en el movimiento cultural y político de Cuba, pero el régimen ha sabido controlarlo y manipularlo. Ellos son muy poderosos.

–¿El cubano es un sistema que coopta más que reprime?

–No, reprime mucho. Son las dos cosas. Desde 2012 están en prisión los disidentes Sonia Garro Alfonso y Ramón Alejandro Muñoz. Sólo pedían entrevistarse con el papa Benedicto XVI cuando fue a Cuba. Los dos están enfermos y no hay ningún movimiento internacional que se haga eco de ellos. Y hay muchísimos casos más. La cantidad de crímenes del castrismo es colosal.

–¿Cómo logró sobrevivir?

–Creo que la revolución cubana es un producto de marketing creado por Fidel Castro que triunfó, y que sigue triunfando en el mundo, con figuras como el Che, siempre mártires inventados por ellos. Algunos tenían un proyecto mucho mejor y trataron de implantarlo, pero fueron marginados. El régimen ha ido mutando, reinventándose, reciclándose, con la complicidad del resto del mundo.

–Acerca del Che, aún se ven muchas remeras con su imagen…

–Antes me molestaba, pero ahora sonrío cuando las veo. A esos muchachos, a esa juventud se le ha hecho un cuento, y de ella depende que el cuento se lo siga creyendo o no. Creo que la gente más inteligente llega un momento que dice: “Esto no es así, esto no fue así”.

  • Publicado en La Nación de Buenos Aires
CubaNet

Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994

[fbcomments]