Medias Blancas, la nueva casa de los cubanos

Medias Blancas, la nueva casa de los cubanos

Yoan Moncada, José Abreu, Yasmani Grandal y Luis Robert hacen que el 44% de los abridores del team de Chicago sean cubanos

peloteros cubanos cuba grandes ligas béisbol medias blancas cubans white sox abreu moncada grandal robert
De izquierda a derecha, Pitu Abreu, Yoan Moncada, Luis Robert y Yasmani Grandal

MIAMI, Estados Unidos. – Con la firma reciente del receptor Yasmani Grandal, los Medias Blancas de Chicago tendrán a cuatro cubanos en la alineación regular, para superar a los Astros de Houston en número de jugadores que nacieron en la isla para la temporada 2020.

Yoan Moncada en la antesala, José Abreu en la inicial, Yasmani Grandal en la receptoría y el jovencito Luis Robert como debutante en el bosque central, hacen que el 44% de los abridores del team de Chicago sean cubanos.

Chicago tendrá ventaja sobre Houston en cubanos en función de estelaridad, pues los Astros cuentan con Yuli Gurriel y Yordan Álvarez (Novato del Año en 2019), con Aledmys Díaz de reserva de cuadro y el lanzador Rogelio Armenteros que tendrá otra oportunidad para ganarse un puesto en la rotación abridora o en función de relevista.

Con la entrada de Grandal y Robert, los Medias Blancas fortalecen ofensiva y defensa. Grandal terminó en 2019 con 28 jonrones, 77 remolques y 109 pasaportes, mientras que Robert llega tras dar 30 jonrones y estafar 30 bases en Triple A donde fue elegido el Jugador del Año en Ligas Menores.

Abreu es uno de los mejores bateadores de Grandes Ligas terminando líder en carreras impulsadas en la Liga Americana con 123 y sumó 33 jonrones, mientras que Moncada finalizó con promedio de .315, pegó 25 jonrones, remolcó 77 carreras y tuvo un embasamiento de .367.

La franquicia de Chicago ha contado en su historia con varios peloteros nacidos en Cuba de gran valor, entre ellos los lanzadores Orlando ‘’El Duque’’ Hernández y José Ariel Contreras, ambos ganadores de la Serie Mundial del 2005.

Con este equipo también jugaron Alexei Ramírez, Dayán Viciedo, Yonder Alonso y un lanzador que actuó en la década del cincuenta nombrado Sandalio “Potrerillo’’ Consuegra que ganó 17 y perdió 3 con 2.69 de efectividad en 1954 cuando fue elegido al Juego de Estrellas.

Entre los cubanos la figura de más larga y excelente trayectoria con los Medias Blancas fue el matancero Orestes “Minnie’’ Miñoso, que se ganó con este equipo el apodo de Mr. White Sox.

Conocido como “El Cometa Cubano”, Miñoso fue el primer latino negro cuando en 1949 debutó con Cleveland y luego pasó en 1951 a Chicago para también ser el primero de esta franquicia.

Miñoso, según los archivos de la MLB debutó a los 23 años, pero en realidad tenía 26 cuando se inició. A pesar de ello, terminó su carrera con .298 de promedio, se estafó 205 bases, pegó 186 jonrones, fletó 1,023 carreras, con embasamiento de .389, estuvo en nueve Juegos de Estrellas y a la defensa ganó tres premios Guantes de Oro como jardinero izquierdo.

Por su labor y conducta dentro y fuera del terreno de juego, el antillano tiene una escultura de su persona ubicada en el estadio de los Medias Blancas.

Con Chicago y otros equipos seguirán actuando más jugadores procedentes de la isla. Y con este renacer del pelotero antillano en Grandes Ligas se demuestra que la crisis del béisbol cubano no se encuentra en la calidad de sus atletas, sino en la ineptitud de un sistema político que hasta el momento no ha logrado los movimientos correctos para elevar el desarrollo a lo largo y ancho de la nación en busca de mejorar su llamada Serie Nacional.

Para encontrar la raíz de los problemas actuales hay que dar marcha atrás a la historia y recordar aquel triste momento en que el régimen dirigido por Fidel Castro dejó oficialmente disuelta la Liga Cubana de Béisbol Profesional (LCBP) el 7 de febrero de 1961 con sus equipos tradicionales Leones del Habana, Alacranes de Almendares, Elefantes de Cienfuegos y Tigres de Marianao, para sustituirla por la Serie Nacional inaugurada el 14 de enero de 1962.

Aquella absurda medida de abolir el profesionalismo en una nación que era de manera simultánea la segunda potencia beisbolera del planeta y la primera en el campo amateur, ha traído como consecuencia que en estos momentos el torneo nacional de Cuba no esté ubicado en calidad ni entre los ocho mejores del mundo.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]