El intrusismo profesional en la medicina cubana

El intrusismo profesional en la medicina cubana

El intrusismo profesional es el ejercicio de actividades profesionales por personas no autorizadas para ello, lo que puede constituir delito

 

intrusismo profesional
El intrusismo profesional en la medicina cubana. Foto tomada de internet.

LA HABANA, Cuba.- Además de pretender que galenos, enfermeras y técnicos limpien pisos y recojan basura, el intrusismo profesional masivo se practica en los hospitales e institutos del país.

Posiblemente cuando el gobierno cubano envió decenas de estudiantes de 4to y 5to año para que trabajaran como médicos en los años 80 a Nicaragua, se cometió el primer caso de intrusismo profesional masivo en el campo de las Ciencias Médicas en tiempos de paz. Los médicos nicaragüenses habían huido del castro sandinismo por los bajos salarios y las malas condiciones de trabajo. Se conoce al menos un estudiante cubano de medicina que ejerció como director del hospital de la cabecera departamental de Matagalpa.

Todos los integrantes de este grupo una vez terminado el 6to año de la carrera recibieron dos títulos, el que otorga la Escuela de Ciencias Médicas de Cuba y el de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) FAREM-Matagalpa, creada en 1980.

El intrusismo profesional es el ejercicio de actividades profesionales por personas no autorizadas para ello, lo que puede constituir delito.

Debido a la gran cantidad de pacientes ingresados en los hospitales cubanos por contraer dengue, zika o chikungunya, los directores de los mismos obligan a todos los galenos a trabajar en las salas, aunque no sean especialistas de medicina interna, con el pretexto de que antes de especializarse se graduaron como Médicos Generales e Integrales (MGI), o como se les llama popularmente, Médicos de la Familia, pero no es así. Muchos especialistas, luego de terminar sus seis primeros años de estudios continuaron directamente especializados.

“Yo no recuerdo casi nada, y me enfrento en las salas de ingreso a casos muy difíciles”, declaró una psiquiatra que prefirió el anonimato por miedo a represalias, y agregó: “además eso crea también un serio problema demonológico”. Alergólogos, endocrinos, nutricionistas, oftalmólogos, etc. se ven obligados a tratar casos de pacientes que necesitan ser atendidos por un especialista de otra especialidad.

La ética profesional o deontología, ciencia de la moralidad, es una rama de la ética cuyo propósito es establecer los deberes, obligaciones y éticas que tienen que asumir quienes ejercen una determinada profesión, y de ello se ocuparía, entre otras materias, el Colegio Médico de Cuba, destruido en agosto de 1959.

En estos momentos existe el Consejo Nacional de Sociedades Científicas de Salud, con objetivos bien diferentes en cuanto al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud, que no es más que un apéndice del Partido Comunista de Cuba y por tanto no vela por la ética de ninguno de sus miembros.

Estas situaciones no debieran suceder si los galenos mostraran sus contratos de trabajo individual, pero, precisamente, basado en el desconocimiento de éstos es que los directores de las instituciones de salubridad ordenan a su personal lo que les viene en gana, o mejor lo que le ordenan de “arriba”.

“Yo conozco mi contrato de trabajo, pero el director del policlínico me envía al frente de las brigadas de fumigación, pues tiene el poder legal de situarnos en las tareas necesarias, incluso hasta recoger basura o limpiar piso”, asegura un médico de familia, “y sólo cuando se declara el Estado de Desastre por Epidemias los directivos pueden adoptar ese tipo de decisiones, pero esto es Cuba, el gobierno hace con nosotros lo que les viene en gana, y violan el derecho y la deontología médica”.

Se pensó que con la gran cantidad de médicos que han arribado a la Isla, provenientes de Brasil, Ecuador y Bolivia la situación mejoraría, pero no es así, pues el gobierno cubano trata de enviarlos a otros países.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]