El heredero del comandante Guillermo García Frías

El heredero del comandante Guillermo García Frías

Mientras García Frías aparece en la televisión cubana comparando avestruces con ganado vacuno, su nieto vacaciona año tras año en Europa o Cancún

cuba comandante guillermo garcía frías heredero
Jorge Alejandro ha heredado el pasatiempo-negocio de la familia García (foto cortesía del autor)

LA HABANA, Cuba. – El 11 de julio de 2018 recibió el título de Licenciado en Economía en el Aula Magna de la Universidad de La Habana. Tres días después, el fin de semana, celebraba la graduación nada menos que con un “viaje de negocios” a Colombia con el que enmascaró unas diversiones algo breves y “modestas” para un joven nacido en cuna de oro y, por tanto, acostumbrado a vacacionar año tras año ya en Europa o en Cancún, haciendo siempre eso que más le gusta y que,  al mismo tiempo, es el “humilde” pasatiempos que heredara del abuelo y de los padres, como parte del millonario negocio familiar de cabalgar, comprar o coleccionar caballos de pura raza.

Se trata del joven Jorge Alejandro de Cárdenas García y es uno de los nietos del Comandante de la Revolución Guillermo García Frías, ese mismo que apareciera en la televisión oficialista cubana comparando avestruces con ganado vacuno e intentando justificar con sus disparatados experimentos, en medio del desabastecimiento de alimentos que padece el país, las grandes extensiones de tierras que ocupan la treintena de fincas, terrenos e instalaciones recreativas, comerciales y deportivas gobernadas por sus familiares más allegados.

Jorge Alejandro, hijo de Loreta García, la primogénita de Guillermo García Frías, es el joven de 25 años que quizás pudiera heredar el inmenso patrimonio de su abuelo, la única persona en Cuba a la que se le permite poseer vallas para peleas de gallos donde se recaudan apuestas que, por debajo de la mesa,  al año suman entre cien y ciento cincuenta mil dólares, así como espacios para subastar valiosos ejemplares equinos, entre otras “excentricidades” de verdadero magnate que astutamente el “héroe de la Sierra Maestra” ha sabido disimular tras la apariencia de “programas de la Revolución”.

Para una misión de tal envergadura, como si se tratara de un príncipe, ha sido adiestrado Jorge Alejandro desde que era un niño y fue en tal sentido que, a pesar de su inclinación por el ocio y los deportes ecuestres, el chico terminó matriculado en la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana, con el fin de ir sustituyendo a sus padres en la administración de más de una decena de grupos empresariales vinculados a la Dirección Nacional de Flora y Fauna, una entidad estatal tras la que pudieran ocultarse intereses privativos de uno de los personajes más importantes de la llamada “Vieja Guardia” del Partido Comunista de Cuba, todos integrantes de esa casta exclusiva de apenas una decena de altos dirigentes cubanos.

De Fidel Castro y su hermano Raúl se ha sabido que hijos, hijas, nietos, nietas, yernos y nueras han demostrado constantemente, con sus inclinaciones al lujo, las contradicciones de un sistema que se declara enemigo del capitalismo, la propiedad privada y las “tendencias burguesas” pero al mismo tiempo le cuesta renunciar, en lo privado, a coquetear con el capital y los mecanismos para acumularlo y tenerlo bajo el control de un círculo de “personas confiables”.

De tal modo, si Antonio “Tony” Castro es ampliamente conocido por sus aficiones al golf e incluso por ganar campeonatos de la disciplina y hasta codearse con la alta sociedad europea a la que ha convencido de invertir en Cuba, por su parte, Jorge Alejandro de Cárdenas García, apenas un muchachito, comenzó a hacerse notar en el igualmente exclusivo universo de los caballos de raza, tanto así que se le ha visto en reuniones de la Fédération Equestre Internationale (FEI), se ha reunido con el belga Ingmar De Vos, actual presidente de la organización, un puesto que ha sido ocupado con anterioridad por el príncipe Felipe de Edimburgo, la Princesa Ana de Windsor, la Infanta Pilar de Borbon o la Princesa Haya de Jordania.

Desde 2015, aún sin haberse graduado, Jorge Alejandro ya protagonizaba negociaciones en Holanda, Bélgica, Uruguay, México e Italia, incluso desde mucho antes ser designado como Vicepresidente de la Federación Ecuestre Cubana, un cargo que le llegaría junto con el certificado de graduación y de la mano del propio abuelo, como un detalle más de un regalo descomunal.

En Holanda, uno de los principales proveedores de los caballos de raza que existen en las fincas de Guillermo García Frías, ha dirigido acuerdos importantes con el grupo VDL-Stud, que ha establecido oficinas en Cuba y patrocina el “Remate Élite Habana”, una subasta que se celebra desde el año 2009 pero que no se publicita como el Festival del Habano en tanto es un evento aún más cerrado, casi una fiesta familiar pues la totalidad de sus “mecenas” son las mismas empresas de la familia García.

Mientras Tony Castro ha acaparado y promovido los Festivales del Habano, los campeonatos de golf y actúa como máxima autoridad del béisbol en Cuba, el nieto de Guillermo García Frías, quien es parte del Comité Organizador del Remate Élite, regularmente se ha probado con éxito en ese universo de los caballos y las competiciones ecuestres que, al parecer, rinde el dinero suficiente para costearse las frecuentes aventuras por Europa junto a su novia María Carla Hondares, una médico graduada de la Facultad de Medicina del Calixto García de La Habana y que actualmente reside en Madrid.

Apenas comenzada la relación en febrero de 2014, Jorge Alejandro sorprendió a la chica con unas vacaciones en Venecia durante el verano de ese mismo año.

Coherente con su vida rebosante de glamour, con su novia ha tomado el sol en la Riviera Francesa; ha visitado el lujoso Hotel de París, en Mónaco; ha paseado por los canales de Ámsterdam, las calles de Madrid, los barrios de Sevilla y, solo hace apenas unos meses, comió en el restaurante Casablanca on the Bay, de Miami; momentos en los que no ha podido evitar tomarse fotos y publicarlas en su página de Facebook donde algunos pocos conocidos le celebran por ser el nieto de quien es y gozar de los privilegios que les son negados a millones de cubanos que ni siquiera saben que el joven Jorge Alejandro existe y que es tan intocable como los de su casta.

Se ha visto tal inmunidad con su abuelo y con sus padres, quienes jamás han debido rendir cuentas por los errores y desfalcos, uno como vicepresidente del Consejo de Estado o como Ministro del Transporte y todos como dueños de Alcona, Ecotur y las demás empresas de Flora y Fauna; o con el tío Guillermo “Willy” García quien se libró de la cárcel a pesar de haber estado involucrado en la famosa Causa no. 2 junto a los hermanos De la Guardia y el propio Ministro del Interior (conectados con el narcotráfico en Colombia), e incluso haber guardado prisión durante las jornadas del juicio.

Pero el heredero es bien real, en todos los sentidos de la palabra, y ahí está su página de Facebook donde aparece como Jorge A de Cardenas, sin ese apellido García que pudiera atraer la mirada de los indiscretos pero traicionado por la vanidad de exhibirse junto a un Rolls Royce y un Ferrari, o de saberse más allá del bien y del mal porque las historias pasada y presente de su familia le han demostrado que hay sujetos para los cuales cualquier error es perdonable, siempre que se cometa en nombre de la revolución y el socialismo.

[fbcomments]