Castro: no hay pruebas de supuesta “guerra sónica” contra EEUU

Castro: no hay pruebas de supuesta “guerra sónica” contra EEUU

El anciano dictador reafirmó que el régimen continúa dispuesto al “diálogo respetuoso y desde las diferencias”

SANTIAGO DE CUBA.- Raúl Castro aseguró hoy que no hay pruebas de la supuesta “guerra sónica” contra diplomáticos estadounidenses en el país caribeño, que ha visto “degradadas” sus relaciones diplomáticas con EE.UU. en el último año.

“Desde agosto del pasado año, con el pretexto de afectaciones a la salud de sus diplomáticos, en la llamada por algunos ‘guerra sónica’, cuyo origen nadie ha podido explicar ni probar, (…) se han degradado los vínculos bilaterales con Estados Unidos”, dijo Castro.

El dictador se refirió a los supuestos “ataques sónicos”, uno de los principales obstáculos en la compleja y frágil relación bilateral, durante las palabras centrales del acto por el Día de la Rebeldía Nacional, celebrado esta mañana en Santiago de Cuba (oriente).

Esta efeméride, una de las fechas más importantes del calendario revolucionario de la isla, suele servir a los dirigentes cubanos para hacer resumen de la situación del país y evaluar la marcha de sus asuntos económicos, políticos y sociales.

En su discurso de más de 40 minutos, Castro dedicó un aparte a la relaciones con EE.UU, histórico enemigo con el que restableció vínculos en 2015, y rechazó las acusaciones de su vecino norteño sobre los misteriosos incidentes de salud supuestamente sufridos por veintiséis funcionarios estadounidenses en La Habana.

El origen de los “ataques” se investiga desde hace meses, aún sin resultados.

Durante su intervención el líder comunista reafirmó que el régimen continúa dispuesto al “diálogo respetuoso y desde las diferencias”, aunque recordó que el embargo estadounidense continúa vigente y “se ha recrudecido, especialmente en la persecución de las transacciones financieras” de la isla en el exterior.

También criticó duramente las declaraciones sobre Cuba de miembros de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, contrario al “deshielo” bilateral iniciado por su antecesor Barack Obama.

“Los pronunciamientos públicos de los principales funcionarios del Gobierno de EE.UU., en estos momentos, respecto a Cuba, se caracterizan por el irrespeto, la agresividad, el injerecismo y la burda manipulación de la verdad histórica”, insistió.

Estas declaraciones se producen días después de que el secretario de Estado adjunto para Latinoamérica de EE.UU., Paco Palmieri, visitara La Habana, adonde viajó para evaluar los “desafíos únicos” que suponen los misteriosos incidentes de salud y entrevistarse con el personal de la Embajada estadounidense.

Palmieri también se reunió con responsables de la Cancillería cubana, que negaron que diplomáticos estadounidenses hayan sufrido ataques en la isla, reiteraron que se trata de acusaciones con fines políticos y exigieron que cese el empleo del término “ataques” para referirse a unos hechos cuya veracidad cuestionaron.

(EFE)

[fbcomments]