“Nueva ola de contagios en Cuba evidencia mal funcionamiento de protocolos”

“Nueva ola de contagios en Cuba evidencia mal funcionamiento de protocolos”

En entrevista con Oscar Casanella, el científico aseguró que el incremento acelerado de casos exige del MINSAP mantener informada a la población

LA HABANA, Cuba.- La ola de contagios de la COVID-19 que azota a Cuba desde el pasado mes de diciembre, y que ha dejado las cifras más altas de transmisión del virus desde el inicio de la pandemia, tiene varias causas, de las que el bioquímico cubano Oscar Casanella habló en entrevista con CubaNet.

“Se esperaba un aumento de los casos autóctonos con la apertura del aeropuerto de La Habana, pero no a los niveles que ha llegado. En mi opinión, el control de frontera y el período de cuarentena establecido por el protocolo de sanidad no contuvo el contagio”.

Casanella alega que las evidencias del mal funcionamiento del protocolo de entrada al país señalan que no pocos pasajeros entraron y salieron de la isla sin el resultado del primer PCR realizado en el aeropuerto.

“El resultado del primer PCR debe estar listo a los 3 días, y a los 5 días se realiza un segundo test diagnóstico. Las demoras eran de 10 días, o te hacían la segunda prueba sin dar el resultado de la primera. El mismo gobernante Díaz Canel reconoció el déficit y la demora en este sentido”, dijo.

El científico cubano coincide con la opinión popular sobre la no realización del test diagnóstico por RT-PCR a pacientes con síntomas de la enfermedad.

“No se le está realizando la prueba a quienes acuden al hospital con síntomas respiratorios (…) Debería realizarse el test diagnóstico a todos los pacientes que ingresen en los hospitales, aunque no tengan síntomas respiratorios. También se deberían realizar estudios aleatorios en la población, diagnósticos masivos”.

Pacientes con síntomas del virus SARS-CoV-2 reportan que en las salas de emergencia les realizan otros tipos de análisis clínicos como el indicado para detectar el dengue. Los cambios del protocolo de salud que establecen el pesquisaje diario en los lugares de contagio, ahora denominados “viviendas de alto riesgo”, no tiene el estricto cumplimiento divulgado por los medios de prensa.

Tampoco es puntual el rigor de la población con las medidas para contener la propagación del virus. “A medida que pasa el tiempo y se prolonga la pandemia existe un cansancio en la población y se relajan las medidas sanitarias”, afirma Casanella.

Al respecto, las autoridades de la capital advirtieron del inicio de procesos jurídicos penales contra quienes violen las medidas sanitarias decretadas, como el uso correcto de la mascarilla y el distanciamiento social.

Falta transparencia informativa

El incremento acelerado de casos exige del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) mantener informada a la población sobre la infraestructura sanitaria para enfrentar la crisis epidemiológica. Casanella explicó a CubaNet que la transparencia informativa en este sentido es un elemento importante para que cada ciudadano tenga su perspectiva.

“Cuando se comenzaron a publicar las cifras de la COVID-19 en Cuba, las autoridades sanitarias declararon que contaban con unos 2 000 aparatos de respiración, distribuidos en todo el territorio nacional. Hasta el momento se desconoce el número de respiradores con el que cuanta el MINSAP hoy, o si aumentaron esa infraestructura. Sabemos que hay un prototipo que estaban ensamblando en el país, pero no se ha dicho más nada”.

Casanella considera que las actuales medidas de cierre en las provincias con mayores niveles de transmisión lograran bajar las cifras de contagio de forma gradual, pero lo que más preocupa al científico es la ausencia de una campaña de vacunación nacional.

“En Latinoamérica hay varios países que han comenzado a poner la vacuna: México, Costa Rica, Chile, Argentina. Hay alrededor de 10 países de bajos ingresos que recibirán financiamiento de varias organizaciones internacionales de salud para comprar un número elevado de dosis de la vacuna (…) Cuba sigue apostando por los candidatos vacúnales cubanos Soberana I y II, Abdala y Mambisa. Las dos primeras se encuentran en la segunda fase clínica, y son vacunas construidas con proteínas recombinantes, no son de última generación. Debería existir ya la intención del gobierno cubano de importar una vacuna en fases más avanzadas”.

A modo de conclusión, Oscar Casanella instó a las autoridades sanitarias a mantener informada a la población sobre el pronóstico del inicio de la vacunación en Cuba; así como la potencialidad del sistema sanitario para enfrentar el agravamiento de la crisis epidémica.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Augusto César San Martín y Rudy Cabrera

Periodistas independientes. Residen en La Habana

[fbcomments]