Designada Viengsay Valdés al frente del Ballet Nacional de Cuba

Designada Viengsay Valdés al frente del Ballet Nacional de Cuba

Aunque su puesto es de Subdirectora Artística tendrá a su cargo en la práctica la dirección ejecutiva de la compañía

ballet nacional cuba viengsay valdes
La Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso
junto a Viengsay Valdés (ACN)

LA HABANA, Cuba. – Hasta el momento, había muchos comentarios y hasta se esperaba que esto sucediera, pero ya está confirmado: Viengsay Valdés es la nueva Subdirectora Artística del Ballet Nacional de Cuba (BNC), lo que significa en la práctica que será la máxima autoridad en funciones de la compañía danzaria.

Así se hizo saber el viernes 18, a la una de la tarde, en una breve reunión del Consejo de Dirección de la institución con el Viceministro de Cultura Fernando Rojas, a donde fueron citados personalmente, y no por correo electrónico, Redento Morejón (Subdirector Ejecutivo), Miriam Vila (Cátedra de Danza), Giovanni Duarte (Director de Orquesta), Mauricio Abreu (Prensa y Publicidad), Dayron Darias (Secretario General de la Unión de Jóvenes Comunistas), Daylis Moya (Asesoría Jurídica), Heriberto Cabezas (Relaciones Públicas), Salvador Fernández (Subdirector Técnico), María Elena Llorente (Maître Principal) y Miguel Cabrera (Historiador del BNC).

En la reunión, convocada sin más puntos en el orden del día que “asuntos artísticos”, se le informó también al Consejo de Dirección que será creado un Comité Artístico, que encabezará Viengsay Valdés, donde se tomarán las decisiones del trabajo de la compañía.

La Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso, de 97 años, que por su estado de salud ya no desempeña ninguna función real en la vida de la institución —que dirige desde su fundación en 1948, hace 70 años—, mantendrá el cargo de Directora General del BNC, pero en la práctica, a partir de ahora, la conducción ejecutiva estará en manos de Valdés, que tendrá un contacto directo —parecido al que ha tenido la Alonso siempre— con las más altas instancias del gobierno.

Algunos miembros del Consejo de Dirección que estaban asumiendo importantes funciones, se hallan ahora desconcertados, entre otras razones porque ya no pueden atribuir sus decisiones a la Directora General, como hasta ahora en los últimos años, lo cual ha sido una de las causas del hondo deterioro de la institución en todos los aspectos.

La expectación, en realidad, está muy generalizada, porque nadie sabe lo que va a ocurrir a partir de este momento con el “nuevo gobierno”, ya que la debutante Subdirectora, aunque lleva 25 años en la compañía, no se caracteriza por mantener amistades, preferencias ni relaciones cercanas con ningún bailarín, trabajador ni directivo.

Según las fuentes de CubaNet —obligadamente anónimas—, aunque Valdés no despierta en general simpatías entre los miembros de la compañía por su carácter fuerte y su individualismo, todos han reconocido siempre su extrema seriedad, su gran capacidad de trabajo y su alta profesionalidad, fuera de “piñas” y manejos de poder, concentrada solo en que lo que haga tenga la mayor calidad posible.

Por esas cualidades, y por el poder y el apoyo que recibe desde el gobierno, se espera que la actual Primera Bailarina de la institución emprenda pronto cambios radicales que permitan sacar al BNC de la mala etapa por la que pasa. De entrada, ya hay que comenzar a preparar la gira por España que comienza en mayo —uno de los eventos más importantes del año—, lo que significa decidir, entre otras cosas, quiénes han de viajar.

Se ha convertido en una tradición que, por amiguismo, viajen muchos técnicos que no van a trabajar, además de cargos y funciones inventadas para complacer relaciones personales, dejando aquí, por ejemplo, a personal médico y bailarines suplentes que sí son necesarios. Se espera, incluso, que se mejore por fin la situación económica de los bailarines y que, digamos, además de la dieta, se les pague por funciones en las giras.

Viengsay Valdés (La Habana, 1976), está considerada uno de los máximos exponentes de la Escuela Cubana de Ballet y es Primera Bailarina del BNC desde 2001. Se ha presentado también con algunas de las mejores compañías del mundo, como el Royal Ballet de Londres, el Ballet Mariinski, el Ballet del Teatro Bolshoi, el Royal Ballet de Dinamarca y el Washington Ballet, entre otras.

Otra nueva y sorprendente dirección de compañía

En estos días, otro suceso parecido ha resonado en el mundo danzario incluso a nivel internacional, pues el célebre bailarín Carlos Acosta (La Habana, 1973) acaba de ser designado nuevo director del Royal Ballet de Birmingham (RBB), una de las más prestigiosas compañías del Reino Unido, y tomará posesión de su cargo en enero de 2020.

Según las fuentes de Cubanet, esta noticia no ha caído bien en las altas instancias del gobierno, sobre todo porque tuvieron conocimiento repentinamente por la prensa y Acosta, como procede, tuvo que postularse con tiempo para el importante cargo entre otros muchos competidores para ser elegido por un comité de expertos internacionales.

El nuevo director del RBB, había creado en años reciente la compañía danzaria Acosta Danza, que, aunque se financia independientemente de las autoridades cubanas, logró que le otorgaran una sede en una gran edificación en la céntrica calle de Línea, en El Vedado habanero, además de crear una escuela danzaria y algunas concesiones más que no han conseguido otras compañías de prestigio.

Para colmo, Acosta fundó su institución con el propósito expreso de revolucionar la escena danzaria en el país, relacionando mucho más el ballet clásico con la danza contemporánea, y eso no ha ocurrido en ningún momento ni la compañía ha estrenado ninguna pieza que se considere una real innovación en este campo.

De hecho, Acosta Danza actúa muy poco en el país y su director se pasa la mayor parte del tiempo en el extranjero atendiendo a compromisos profesionales, como es el caso de la nueva dirección del RBB. Todos se preguntaban quién dirigía el conjunto durante sus prolongadas ausencias, pero ahora la cuestión cobra mayor relieve, porque la dirección de la compañía inglesa exigirá la mayor atención del director de Acosta Danza.

Por lo demás, se avecinan tiempos convulsos para muchas otras compañías danzarias y culturales en generales, pues el Ministerio de Cultura, en su política de reducir la dependencia presupuestaria de muchas instituciones, solo seguirá atendiendo financieramente el BNC y Danza Contemporánea. Las demás compañías tendrán que desaparecer o buscar patrocinadores fuera de Cuba, como hace la de Lizst Alfonso, lo cual pudiera ser beneficioso a la larga.

Mientras tanto, en el BNC se realizará una reunión el próximo martes 22 para informarles a los trabajadores lo que ya todos saben y que incluso se ha comenzado a comentar en las redes sociales: la designación de Viengsay Valdés como Subdirectora Artística.

Será interesante ver si una institución tan importante como el BNC, actualmente hundida en la peor crisis de su historia, puede reformarse y salir del inmovilismo y de los múltiples problemas de corrupción y caos que están poniendo en peligro su propia existencia, o al menos su prestigio internacional.

Esos son los problemas en que está sumido el país todo desde hace años. Así que hay que ver cómo hace el BNC para renacer, para salir de su similitud con la situación nacional. Si es que lo logra.

[fbcomments]