El D349 intenta coser la boca del arte cubano

El D349 intenta coser la boca del arte cubano

La represión y censura a los artistas continúa. Si 2019 promete ser un año caliente, el final de este no parece que será muy frío

rapero osorbo decreto 349 cuba
Rapero cubano Maiquel El Osorbo. Foto Cibercuba

LA HABANA, Cuba.- El rapero Maikel “Osorbo” se ha cosido la boca con alambre y prosigue su huelga de hambre en la prisión de Valle Grande, secundado por Lázaro Leonardo Rodríguez, “Pupito En Sy”, en la estación de policía donde se encuentra detenido.

Aunque el rechazo al Decreto 349 ha sido notablemente generalizado en el mundo cultural cubano, hay varios niveles, desde las quejas más corteses, pasando por la protesta que empieza a subir el tono y exterioriza su molestia, hasta el infierno en que yacen “Osorbo”, aislado en una celda de castigo, y el también rapero “Pupito En Sy”.

Una burlesca demostración de la injusticia inherente al D349 es que ellos se encuentran presos, bajo cargos que les fabricó la policía política, por haber utilizado para presentar su arte y criticar el decreto precisamente un espacio institucional de la Asociación Hermanos Saíz, ¡organización supuestamente no gubernamental de jóvenes creadores!

Los principales promotores de la 00#Bienal y de la lucha pacífica contra el D349, Amaury Pacheco, Luis Manuel Otero Alcántara, Yanelys Núñez y Javier Moreno, intentaron realizar hace pocos días, en 23 y G, esquina muy concurrida por la juventud habanera, una meditación colectiva en favor de la liberación de los dos raperos, pero fueron reprimidos y detenidos por la policía.

Como ya han agotado todas las vías que les deja la ley y sus cartas y peticiones no han recibido una respuesta apropiada, han decidido entonces realizar una sentada frente a la sede del Ministerio de Cultura, en El Vedado, desde el próximo lunes 3 hasta el viernes 7 de diciembre, en un último impulso a su campaña contra la controvertida regulación.

El objetivo es sumar a quienes, tanto en La Habana como en otras ciudades del país, sientan alguna preocupación en torno al D349. “Queremos que las personas vayan a las instituciones culturales de su municipio, de su provincia, aunque no pertenezcan a estas, para que se quejen, que hagan alguna intervención artística, que la suban a la web, como un gesto de protesta y de unión entre todos los artistas que estamos en contra de este decreto”, han declarado los organizadores.

Se espera que la iniciativa sea respaldada también fuera de la capital y, sabiendo que pueden ser detenidos por la policía, los promotores cuentan con el apoyo de otros, que están dispuestos a plantarse en huelga de hambre frente a las estaciones en que se encuentren los arrestados.

Hace poco, Marcos Castillo, ex miembro de Los Carpinteros, un dúo de realizadores de la plástica que logró notable internacional durante más de veinte años, presentó Noches blancas, su primera exposición en solitario, que intenta ser un alegato contra el D349: cuadros pintados con agua, una pintura invisible.

“Este es mi gesto en este momento en que están mi vida, mi carrera, la cultura cubana, mi país. Pintar con agua lo siento el gesto correcto para el momento”, que, según el renombrado artista, es un “contexto social, político y de debate cansado” sobre un sistema que “no ha funcionado nunca y carece de toda fuerza”.

Refiriéndose a la normativa, Castillo declaró que “este decreto tiene una cantidad de puntos delicados muy tristes, que no deberían pasar. El decreto quiere blindar al Gobierno contra la posibilidad de contenidos que lo vayan a criticar, y esto es horrible, porque lo único que tenemos nosotros es lenguaje. Como pinto con agua, no se ve, y toda esta estructura que se quiere crear para vigilar al artista no podrá nunca atraparme”, dijo irónicamente el artista.

En estos días, cuando el gobierno trae apresuradamente a sus médicos de Brasil y ya varios cientos de ellos han decidido quedarse allí para escapar del neoesclavismo a que son sometidos, la sentada contra el D349 aumentará la presión sobre las autoridades.

Y, al terminar esta convocatoria, precisamente el 7, cuando entran en vigor las nuevas regulaciones impuestas por el Estado al sector privado, comenzará El Trancón, una huelga de boteros de 10 días que arrancará con una protesta pública ante el Capitolio contra esas abusivas medidas.

El actor Luis Alberto García, siempre muy crítico con la censura oficial, a partir de unos comentarios sobre la prohibición de una telenovela cubana, soltó en las redes sociales la irónica frase “¡Ay, mamá, cómo viene este año!”, aludiendo a la represión que amenaza a toda la creatividad artística y empresarial privada en 2019.

Pero el final de 2018 no será muy frío, pese a la temporada. Aunque muchos se asombren en Cuba y en el extranjero, el nuevo gobierno, que supuestamente debe emprender cambios significativos, lejos de ratificar los pactos de Derechos Humanos que ha firmado, lo que hace es emprender una brutal ofensiva en toda la línea contra todo derecho político, económico y cultural de sus ciudadanos.

Con ello pretende que el nivel de peligro para su dominio absoluto sea el más bajo posible, para que en Cuba no ocurra lo que está sucediendo en sus colonias ideológicas de ultramar de Venezuela y Nicaragua. Eso, por supuesto, no es un gesto de fuerza, sino de debilidad y de miedo al final.

[fbcomments]