Postales de fin de año

Postales de fin de año

Todos reiteran los deseos de cambios, sin obviar la salud, la prosperidad personal y la realización de los sueños de amigos, parientes y vecinos

LA HABANA, Cuba, enero, 173.203.82.38 -Entre el pasado 25 de diciembre y el 3 de enero de este año recibí 9 postales de felicitación por el nuevo año, todas del extranjero, una desde Washington, otra de  New York, dos de Miami y una de México, de Sevilla, Valencia, Gran Canaria y Buenos Aires. No me quejo pues me llegaron, además,  varios SMS al móvil, al correo electrónico y comentarios a mi  blog.

Me llamó la atención, sin embargo, la parquedad de mis parientes y colegas que viven en la isla. Solo seis SMS y tres llamadas al móvil, más el apretón de manos de cuatro amigos que pasaron por casa; los intercambios rituales con vecinos y conocidos del barrio y el derroche de alegría en la despedida del año de la Academia Blogger, celebrada el pasado 26 de diciembre.

Entre el 30 de diciembre y el 3 de enero, al recorrer en ómnibus y taxis algunas arterias de San Miguel, El Vedado, Centro Habana y otros municipios capitalinos, me percaté que la alegría navideña se redujo a los hogares; casi nadie festejaba en bares, restaurantes, cabarets y sitios públicos, como si no hubiera motivos para salir a divertirse después de la comida de Noche Vieja.

Un amigo que entró con la esposa al Hotel Riviera el 31 a las 12 de la noche, observó a los músicos de la orquesta Bamboleo a la entrada del Copa Room, en espera de huéspedes y visitantes para empezar el show. Según el colega, “la incertidumbre y la ruptura de la tradición navideña acaba con el sentido festivo”.

En contraposición, un pianista cubano que reside en Buenos Aires, me envió por correo una foto del show de su orquesta y dijo que extraña a Cuba, pero cuando llegan las 12 del 31 todos se felicitan y continúa la fiesta. “El primero es feriado, unos celebran por los ausentes, otros se van a Europa, México o Estados Unidos con nuevas propuestas, mientras algunos van al reencuentro de amigos y parientes en ciudades y casas de campo”.

La amiga de Sevilla me preguntó sobre nuestros rituales navideños, si renacen después de tantas prohibiciones y me pidió los datos de algunos ancianos desvalidos para enviarles su ayuda durante el 2011.

Un compatriota del exilio combinó las gratulaciones por el nuevo año con el envío de un comunicado de prensa sobre el Plebiscito Nacional Derechos a los Cubanos, presentado en Valencia, España, el pasado 17 de diciembre, en el seminario Cuba: vísperas de libertad.

La libertad en el imaginario es, tal vez, la propuesta más reiterada por exiliados y amigos de la isla, gentes con información e inquietudes por la situación de esclavización bajo consignas que padecemos acá desde hace medio siglo. Todos reiteran los deseos de cambios, sin obviar la salud, la prosperidad personal y la realización de los sueños de amigos, parientes y vecinos.

[fbcomments]