Los masones en el 10 de octubre de 1868

Los masones en el 10 de octubre de 1868

Los Castro han escrito nuestra Historia según la conveniencia del proyecto de esa familia para adueñarse de Cuba

La mayoría de los fundadores del Partido Revolucionario eran masones.

LA HABANA, Cuba, octubre, 173.203.82.38 -Los Castro han escrito la Historia de Cuba según la conveniencia del proyecto que esa familia ha pretendido instaurar para adueñarse de la Isla; unas veces ocultando la verdad; y otras, diciendo verdades a medias.

Las nuevas generaciones de cubanos pueden perder el concepto de “nación”; atendiendo a que éste se origina en los hechos históricos, culturales, políticos y religiosos, recogidos en la historia de cada país.

Hoy, 10 de octubre, se cumplen 143 años del inicio de la más extensa de las guerras que los cubanos protagonizaron para obtener su Independencia: la Guerra de los Diez Años. Este acontecimiento es narrado en los textos castristas, de forma poco explicita, dejando en los estudiantes más lagunas que conocimientos.

El pronunciamiento de “La Damajagua”, tiene su antecedente en la frustración de los cubanos reformistas, debido a que los políticos madrileños se negaban a adoptar las medidas necesarias para impulsar el desarrollo de la Isla.

Durante la década del 1860, la Institución masónica se había extendido por diversas regiones de la Isla; alcanzado un mayor desarrollo en La Habana y Oriente. Entre sus afiliados se hallaban numerosos criollos que apostaban por la separación de Cuba de España.

En 1867, Francisco Vicente Aguilera presidía la logia “Estrella # 19 de Bayamo; Entidad dependiente del Gran Oriente de Cuba y las Antillas” (GOCA). A esta logia, también pertenecían, entre otros, Francisco Maceo Osorio, Pedro Figueredo Cisneros (Perucho) y Tomas Estrada Palma. Aguilera también presidia el Comité Revolucionario de Bayamo, organizado para preparar la insurrección por la libertad de Cuba.

En octubre de 1867, este Comité encomienda a Figueredo trasladarse a La Habana para poner al corriente de estas actividades a Vicente Antonio de Castro, quien era la máxima autoridad del GOCA. Esta Organización brindó su apoyo a los masones orientales.

Por su parte, Francisco Javier de Cisneros y Correa, miembro de la logia “San Andrés # 9”, jurisdiccionada a la Gran Logia de Colón, asumió la presidencia del Comité Republicano de La Habana.

La conspiración se encontraba en marcha; el 4 de agosto de 1868, se realiza la Convención de Tirsán, en la finca San Miguel en Las Tunas para decidir la fecha del alzamiento. A esta reunión acudieron 10 masones, representando a las logias “Estrella Tropical #19”, de Bayamo; “Tínima #16”, de Puerto Príncipe y “Buena Fe #20”, de Manzanillo. En la reunión no fue posible precisar una fecha para el pronunciamiento, acordándose efectuar un nuevo encuentro el 1 de septiembre.

Ante la posibilidad de una acción por parte de las autoridades españolas, Carlos Manuel de Céspedes, quien dirigía la logia “Buena Fe”, adelantó el alzamiento, que se produjo entonces el 10 de octubre de 1868.

Gustavo E. Pardo

Gustavo Pardo. La Habana, 1941. Especialista geotécnico. Ingresó en la Masonería en el año 1984, y fue proclamado Gran Canciller del Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba 2005-2008. Cumplió sentencia como preso político en las prisiones de La Cabaña, Isla de Pinos y Melena. Desde 2005 es Presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos. Ha publicado Martí masón, El Autonomismo en Cuba, La mujer en la Masonería, Ética y Familia, entre otras.

[fbcomments]