José Martí, no es Kim Il Sung

José Martí, no es Kim Il Sung

Durante los matutinos escolares los eslóganes deben ser gritados “hasta ser escuchados por el imperialismo”

LA HABANA, Cuba, octubre, 173.203.82.38 -Según muestra un documental de la cadena Británica BBC, a diario 30 mil norcoreanos son obligados a visitar el mausoleo de  Kim il Sung. Los escogidos deben pararse ante la tumba del  semidiós, una actriz narra un pasaje épico y les hace llorar.

Simultáneamente en la ciudad de La Habana y en las calles Línea y 6 del Vedado, municipio Plaza de la Revolución, donde se localiza la escuela secundaría básica Fructuoso Rodríguez, su directora, María del Carmen Ballester, ha establecido un régimen disciplinario  que obliga a los estudiantes a cuadrarse militarmente ante el busto de José Martí.  Durante los matutinos los eslóganes deben ser gritados “hasta ser escuchados por el imperialismo”  y  para ingresar al centro los pupilos deben mostrar una credencial, cuya firma autorizada es un facsímil de la rúbrica de Ernesto Che Guevara.

Pero la mayoría de los padres están conformes con la dictadura de la Sra. Ballester, ellos fundamentan que su férrea disciplina y control, minimiza las posibilidades de que sus hijos sean víctimas de la prostitución infantil;  actos de lascivia por parte de empleados o profesores pervertidos; consumo de drogas, etc., (flagelos delictivos que se han revelado en otras instituciones educacionales). Incluso, muchos apoyan el mantenimiento de la escuela y exprimen sus bolsillos para sufragar gastos de reparaciones u otras necesidades, ante la incompetencia del MINED, porque “la tranquilidad”—según expresan— “tiene su precio”.

Algunos egresados, calificaron de “pesadilla” su tránsito por la Fructuoso Rodríguez, las causas son: el desmesurado adoctrinamiento político y la férrea disciplina, cuyo principal método de castigo es la humillación pública de los infractores.

Agregan que Ballester hace hincapié, para que los graduados de su escuela, pasen a cursar el nivel pre-universitario en las escuelas vocacionales Vladimir Ilich Lenin y Camilo Cienfuegos (los camilitos), en cambio desestimulaba la inclinación hacia otras esferas, como la artística.  Cuentan que instintivamente mostró desprecio por los jóvenes que residían en barrios marginales, como “El Fanguito”,  mientras hizo distinciones con los de mejor posición económica.

Los consultados estiman que el adoctrinamiento político estereotipó al 50% de los graduados y ejemplifican, que Jessica, una estudiante universitaria egresada de la Fructuoso Rodríguez, encabezó una porra de “respuesta rápida” durante una manifestación en la calle G, y ante las video cámaras de la televisión exteriorizó su odio visceral hacia los opositores al régimen.

Sin embargo, el otro 50% razona que la Sra. Ballester, con sus métodos represivos, sólo logró que se sientan insensibles a la hora de rendir homenaje a la memoria de los héroes nacionales y los símbolos patrios, es más, lo consideran ridículo.

[fbcomments]