Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Lunes, 26 de septiembre 2016

Brindis por el silencio y la sed

Entre col y col, la princesa heredera ha declarado que le da risa cada vez que le hablan sobre las limitaciones de la libertad de expresión

 |   |  comment count

LA HABANA, Cuba, diciembre (173.203.82.38) – Mientras la empresa estatal CUBAHIDRÁULICA se dispone a exportar agua hacia el Caribe, los habaneros de los barrios pobres, que son casi todos, corren detrás de las pipas repartidoras compitiendo entre sí –según la ley del más fuerte o del más pillo- por el elemental cubo de agua para sancochar los boniatos.

Mientras la princesa heredera Mariela Castro se pasea por el mundo, de avión en avión, como quien va a la esquina, Guillermo Fariñas y otros humildes paisanos sudan la gota gorda tratando de que los amos de la Isla les den permiso para ir a recoger en Europa sus premios como defensores de los derechos humanos.

Mientras los responsables de nuestra ruina económica se gastan millones pagando abogados y movilizando a los cómplices internacionales para procurar la liberación de cinco de sus espías presos en Estados Unidos, pacíficos paisanos luchadores por la democracia se ven obligados a escoger entre el destierro y las mazmorras.

Mientras la princesa heredera se ha dado un saltico a Japón para explicar lo mucho que ha cambiado el reino desde las tétricas jornadas de los campos de trabajos forzados para homosexuales, hasta sus proyectos de hoy para convertir a los hombres en mujeres y viceversa en las mesas de operaciones, cada vez se ve más lejana la realización de planes para convertir a los hombres en hombres y a las mujeres en mujeres, sin costo alguno, apenas concediéndole sus libertades básicas.

Entre col y col, la princesa heredera ha declarado que le da risa cada vez que le hablan sobre las limitaciones de la libertad de expresión en la Isla, pues, según ella, resulta imposible callar a los cubanos.

Y mientras, nuestros psicólogos, psiquiatras, historiadores continúan postergando la misión imposible de explicar, convincentemente, cómo un pueblo que fue siempre la extroversión sobre dos piernas, el arrebatamiento verbal, la facundia más desenfada y temeraria, pudo ser silenciado de una manera tal, que sin dejar de hablar hasta por los codos, jamás dice en voz alta lo que piensa, ni una sola palabra por casualidad.

Así nos aprestamos a despedir un año más, el 51 de la revolución, brindando por el silencio y la sed.

Nota: Los libros de este autor pueden ser adquiridos en la siguiente dirección: http://www.amazon.com/-/e/B003DYC1R0

Acerca del Autor

José Hugo Fernández
José Hugo Fernández

José Hugo Fernández es autor, entre otras obras, de las novelas El clan de los suicidas, Los crímenes de Aurika, Las mariposas no aletean los sábados y Parábola de Belén con los Pastores, así como de los libros de cuentos La isla de los mirlos negros y Yo que fui tranvía del deseo, y del libro de crónicas Siluetas contra el muro.

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: