Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Martes, 27 de junio 2017

¡Cuidado, que vienen los Fanjul!

Una de las familias más poderosas de la Cuba pre castrista, podría hacer negocios con la familia Castro

 |   |  comment count

Mr and Mrs Pepe Fanjul

Mr and Mrs Pepe Fanjul

LA HABANA, Cuba, mayo, 173.203.82.38 -Recientemente estuvo en Cuba Alfonso Fanjul, descendiente de una de las familias más acaudaladas de la época pre-revolucionaria. Vino como integrante de una comisión de la Brookings Institution  para verificar sobre el terreno la marcha de la actualización del modelo económico raulista.

Durante varias décadas, los Fanjul, que se llevaron varios  millones al exilio y se las arreglaron para multiplicarlos, contribuyeron con su dinero a hacer inamovible el embargo económico norteamericano contra el régimen castrista, pero ahora que suponen el mango a punto de tan podrido y  ven el revoloteo de las tiñosas, capaz que les parezcan OK los parches y el colorete, los Lineamientos del VI Congreso del partido único y los timbiriches, y les dé por invertir algunos de sus millones en Cuba.

Los antecedentes y características de los Fanjul puede que no preocupen demasiado a los mandarines verde olivo, siempre tan dialécticos a la hora de hacer negocios, pero respecto a los cubanos de a pie, que  pondrán eventualmente su mano de obra barata, es como para asustarse con los inversores-tiburones, con las fauces abiertas y despreocupados por la democracia, que se nos vienen encima. ¡De algo tenía que servirles todo el tiempo que los adoctrinaron acerca de la explotación capitalista!

A los hermanos Fanjul, propietarios de Florida Crystal Sugar, las organizaciones ambientalistas los acusan  de la devastación causada al ecosistema de los Everglades por el uso indiscriminado de fertilizantes. Sus compañías en  la Florida y  República Dominicana han sido denunciadas reiteradamente por violaciones de los derechos de sus trabajadores.

Eso y más, en cuanto a contaminación y abusos con los trabajadores sin derechos, podemos esperar en Cuba cuando los barones del azúcar se suban al tren de los cambios raulistas sin libertades políticas que tan pragmáticamente propugnan Carlos Saladrigas y ciertos empresarios cubano-americanos que hablan de reconciliación nacional mientras sacan cuentas de sus futuras ganancias.

Y uno se pone aprensivo y siente chasquear el cuero de los mayorales en los cañaverales.   Luego  dirán que se precisaba mano dura para meternos en cintura, indisciplinados y vagos que nos volvimos con el comunismo. Que fue preciso  para que volviera a haber azúcar, y que  hubiese país. Dirán que eso también fue hacer patria. Y hasta tendremos que agradecer a los nuevos  manengues por su pacto con los mayimbes del castrismo revisado y corregido.

Emilia y José Pepe Fanjul con su hija Emilia Pfeifler

Ojala que a la hora de reclamar sus propiedades en Cuba –o lo que quede de ellas-, los Fanjul,  Saladrigas y compañía sean tan conciliatorios y comprensivos con sus compatriotas más humildes como parecen estar dispuestos a serlo con el régimen que les despojó hasta de su país.

Veremos qué harán con los centrales convertidos en chatarra y las tierras cubiertas por el agua de las presas. Con respecto a las mansiones que les confiscaron y que hoy ocupa la nueva oligarquía, ya buscarán un arreglo. Parecen  dispuestos a todos los entendimientos posibles, siempre que haya bastante dinero de por medio.

El problema será de los que no tengan con qué negociar. Probablemente se pongan exigentes con los infelices que moran hoy la  tierra que le entregó la reforma agraria,  los arrendatarios de los marabusales,  los habitantes de las mansiones  convertidas en cuarterías. Capaz de que las leyes revolucionarias, convenientemente modificadas para entonces, legitimen las extracciones   (la palabra desalojo suena demasiado fea). Como  algo quedará del discurso socialista, cuando estén en la calle, con sus bártulos a cuestas, algún funcionario les dirá que tengan fe y no se preocupen, que la revolución no los dejará abandonados. Ni la iglesia tampoco, hombres de poca fe. Pueden preguntar al cardenal Ortega, que últimamente parece tener respuesta para casi todo.

Para redondear, aquí les dejo un enlace a un post en el blog pro castrista  Cuba, la Gran Nación sobre la familia Fanjul, en septiembre de 2010. Léanlo rápido, antes de que lo quiten, ahora que los Fanjul son buenos.

luicino2012@gmail.com

Acerca del Autor

Luis Cino Álvarez
Luis Cino Álvarez

Luis Cino Álvarez (La Habana, 1956). Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Se inició en la prensa independiente en 1998. Entre 2002 y la primavera de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Es subdirector de Primavera Digital. Colaborador habitual de CubaNet desde 2003. Reside en Arroyo Naranjo. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: