Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Lunes, 18 de diciembre 2017

¿Se desintegra la red SNET?

Sus divisiones internas han creado un “Muro de Berlín” entre varios administradores

 |   |  comment count

Jóvenes utilizando una red wifi (Lisette Poole/Wired)

LA HABANA, Cuba.- Desde mediados del mes de noviembre, y sin previo aviso, la mayor red inalámbrica independiente de Cuba, Snet, se dividió de manera abrupta en dos grandes bandos encabezados por el Nodo Wifinet y el Nodo Cerro, lo que ha dejado a miles de usuarios de la capital despojados de los principales servicios que esta red ofrecía.

Antes de la ruptura, la red wifi estaba establecida por un sistema de nueve nodos o pilares, como le llaman sus administradores, que trabajaban en conjunto; sin embargo, en la actualidad y causa de las contradicciones y vieja riñas entre sus administradores, un “gran muro de Berlín” divide a Snet en dos grandes grupos, el encabezado por Wifinet que incluye a los nodos de Playa, Habana del Este, y ROG, donde se albergan la mayor cantidad de servicios relacionados con los juegos, principal atractivo de Snet, mientras que del otro lado del muro el Pilar Cerro, que incluye a los nodos de Habana.Net, GNTK y Comunidad Sur, conservan la mayor cantidad de servicios vinculados con redes sociales y chats.

De la idea común al negocio individual

Desde sus inicios, Snet constituyó una verdadera experiencia para todo el país. Cientos de jóvenes se reunían de manera independiente, fuera de los espacios oficiales como los Joven Club de Computación para compartir juegos y crear redes sociales donde se realizaban debates de diferentes temas, que, aunque dentro de la excesiva regulación aplicada por los administradores de Snet —donde la política y la religión eran temas vedados—, se construía una espacio autónomo e ingenioso desde los propios hogares cubanos.

Sin embargo, lejos de esta idea, la gran red inalámbrica de La Habana pronto se convirtió en uno de los negocios más rentables de todo el país. Sus administradores, apoyados en la efectividad de la publicidad digital, promovían supuestas fiestas de la red, “fiesta Snet”, para llenar clubes como el Río Club (El Johnny), del cual recibirían una gratificación en efectivo.

Por otro lado, el cobro desde mediados del 2016 de 1 CUC mensual por usuario de la red, bajo el nombre de “contribución obligatoria”, deja en su trasfondo un capital muy rentable.

Todo ello ha hecho que existan fricciones internas entre administradores por el dominio de grandes zonas que tengan un número considerable de usuarios. De ahí que, en un comunicado del Pilar Cerro donde se informó sobre la separación de Snet, se expresara públicamente que “existen discrepancias entre los OG (organizadores o directivos) desde hace un tiempo, sobre todo por la falta de confianza de unos en otros”.

La riña de los “empresarios”

En conversación con Red-man uno de los usuarios de la red, este nos aseguró que “era de esperar una gran división o fin de existencia de la red”. La primera evidencia de esto viene con el nodo Imperium, radicado en el Vedado, el cual fue excluido hace más de un año por supuestas violaciones del reglamento y atentar contra la estructura misma de la red al proponer un servicio que incluyera internet para sus usuarios. Estos mismos argumentos,  así como “violaciones del reglamento y atentar contra la estructura misma de la red”, son los utilizados por cada bando para explicar el fenómeno que ocurre en estos días.

Pese a esto, otros serían los motivos para desenvainar las armas de la discordia. El pasado 26 de julio del presenta año, el sitio web Wired publicó un reportaje en el cual hace referencia a la red Snet, su funcionamiento, y la reunión que tuviera el reportero con algunos de sus dirigentes, la cual se realizó sin la autorización de todos los administradores en conjunto. En el texto, su autor califica al gobierno de la isla de “dictatorial” y “gorila”, lo que provocó la ira de algunos al punto de calificar al reportero como “atacante de Cuba” por las críticas realizadas. “Los administradores de Comunidad Sur, al leer la entrevista meses después de su publicación preguntaron acerca de esta, ya que no se comunicó cuando se realizó, ni los temas, ni los participantes, y generó cierto nivel de tensión entre los que sabían de esta publicación y de los que no”, asegura un comunicado publicado.

Luego de varios intentos desesperados por la reconciliación, llamadas telefónicas, conversaciones informales y la acción de varios intermediarios, las rencillas internas no pudieron ser superadas, lo que llevó al grupo integrado por Wifinet a reorganizar su estructura en conjunto con los demás nodos adjuntos a un lado del “muro de Berlín”.

Los mismos jóvenes que fundaron Snet y la forjaron como uno de los proyectos más novedosos de la Isla, son esos mismos emprendedores que no encuentran solución a rencillas internas que, ocultas en el trasfondo de supuestas violaciones reglamentarias, reflejan las verdaderas disputas entre personas que piensan más en el valor de la red como negocio y no en el bien común que representa el proyecto. “Todo ello hará que la red se desplome y caiga ante el imperio de las telecomunicaciones en Cuba, ETECSA, que intenta imponerse en la capital mediante su expansión hacia los hogares cubanos por medio de las ofertas del Nauta Hogar y se consolide como la única posibilidad real de establecer redes dentro de Cuba”, aseguró Red-man.

Ver más en:

Acerca del Autor

Eliseo Matos

Periodista independiente

Relacionado:

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: