Por los cielos: así está el precio del transporte privado en Mayabeque

Por los cielos: así está el precio del transporte privado en Mayabeque

“La culpa (del aumento de precio del transporte) no es nuestra, las cosas subieron y aquí todo es un efecto dominó”, explica a CubaNet un “botero” de Mayabeque.

Transporte, Mayabeque, precios, Tarea Ordenamiento
A pesar de los altos precios, a muchas personas no les queda más alternativa que pagar y subir a los pocos vehículos que operan actualmente (Foto del autor)

SAN JOSÉ DE LAS LAJAS, Cuba. – Los transportistas privados de Mayabeque han adoptado nuevas tarifas que encarecen en más del 50 por ciento los precios anteriores. Hacia rutas intermunicipales, y a La Habana, los costos se incrementaron hasta cuatro veces más.

Intentando controlar la especulación, durante 2016 el Gobierno local estableció tarifas fijas que no podían exceder los 30 pesos en ninguno de los recorridos. Al margen de lo dispuesto, desde el 1 de enero en rutas como las de San José de las Lajas-Güines y Batabanó-Calvario, el precio de los asientos en taxi subió a 100 y 150 pesos, respectivamente.

Por su parte, el precio de la transportación en camiones, la más utilizada por tratarse de la más barata, también se incrementó por encima del 50 por ciento. Desde la cabecera municipal ―San José de las Lajas― hacia destinos como Jaruco, Madruga, Güines, Nueva Paz, Melena del Sur o Batabanó, el valor del servicio creció desde 20 y 30 pesos, en correspondencia, hasta los 50 y 60 pesos.   

Según exponen varios porteadores privados, el encarecimiento del costo de la vida, desencadenado por el reordenamiento monetario y el incremento salarial en una escala inferior al alza de los nuevos precios de alimentos, bienes y servicios, obligó al gremio a crear “acuerdos internos” en las diferentes piqueras y establecer tarifas acordes a sus expectativas.

“No podemos esperar a que al Ministerio del Transporte le dé la gana de reajustar los precios del pasaje; mi familia tiene que seguir comiendo. Saca cuentas y me darás la razón, una libra de frijoles vale 40 pesos y la de carne de cerdo anda por 70. La culpa no es nuestra, las cosas subieron y aquí todo es un efecto dominó”, destacó José Víctor Montes de Oca, botero ―porteador privado― que “tira pasaje” en el tramo San José de las Lajas-Nueva Paz.

El transportista también señala la tendencia del Estado a adoptar los precios que rigen en el mercado informal: “La otra vez fue igual, pusieron el precio que ya teníamos. Ahora también hay que adelantarse y marcar el camino, de lo contrario te quieren meter el pie y, si te descuidas, en vez de subir el valor de tu servicio lo que hacen es tumbarte unos cuantos pesos”.

Adalberto Chávez, quien renta un Oldsmobile de 1953 para botear entre los puntos de Batabanó y El Calvario, en el municipio Arroyo Naranjo, La Habana, resalta que transportar personas se ha vuelto un negocio de alto riesgo tras la aparición de la COVID-19, las restricciones sanitarias derivadas de esa enfermedad y la habitual presión ejercida por las autoridades sobre la compra del combustible.

“Hay que aprovechar las oportunidades, son las reglas del juego: a río revuelto ganancia para los pescadores. Cuando uno se tiene que meter la mano en el bolsillo y pagar una pieza del carro, al precio que aparezca, nadie te regala un centavo para que resuelvas tu problema”, dijo Chávez.

Aunque se esperaba el aumento, según coincide la mayoría de usuarios de ese servicio, el precio de los pasajes se ha vuelto inaccesible.

“Es que el transporte público es nulo, para poder ir a trabajar, ir al médico o resolver cualquier problema, tienes que coger un taxi. Yo misma que vivo a nueve kilómetros de Melena del Sur, para llegar al trabajo en tiempo y forma tengo que gastar 100 pesos diarios, 50 para allá y 50 para acá, contó Reina Soler.

Soler, una enfermera del Sistema de Atención Primaria en Melena del Sur, asegura que antes de año nuevo se podía viajar la misma distancia con solo 40 pesos. 

“Ahora mismo se me va más de la mitad del salario en transporte, trabajo para nada. Y lo peor es que nadie ―del Gobierno― hace algo por parar el abuso, aunque claro, ellos tienen carro propio, no tiene por qué importarles”, denunció.

Una de las prácticas más criticadas es la negativa de los taxistas a seguir cortando los recorridos en tramos, y cobrar una tarifa acorde a la distancia realizada por cada viajero. En el sistema anterior, rutas como la de Batabanó-El Calvario tenían una fragmentación de hasta tres tramos, cada uno con precios entre los 10 y 15 pesos.

“Están cobrando 150 pesos lo mismo si vas de Batabanó a La Julia, que son 10 kilómetros, que si vas hasta el final del viaje ―43 kilómetros―. La situación se le fue de las manos al Gobierno”, criticó Carlos Duarte, un residente de la localidad San Antonio de Las Vegas, ubicada en la mitad de la ruta Batabanó-El Calvario.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Osniel Carmona Breijo

(Pinar del Río, 1982). Graduado en 2002 de la Escuela Formadora de Trabajadores Sociales de Cojímar, La Habana. Se inicia en el periodismo durante el año 2009. Desde entonces ha recibido diferentes capacitaciones, entre ellas los cursos sobre Estándares Internacionales del Periodismo, Periodismo de Investigación y de Multimedia. Es amante del cine y la literatura latina, y ferviente seguidor de los equipos Industriales, de béisbol, y Real Madrid de fútbol.

[fbcomments]