Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
jueves, 18 de septiembre 2014

Donde el humanitarismo cuesta caro

Un periodista oficialista desafía a sus patrones por salvar la vida de una niña

CORRALILLO, Villa Clara, Cuba, julio, 173.203.82.38 -El periodista Raúl González Acuña, quien, debido a su profesión, tiene el privilegio de ser uno de los pocos cubanos que posee acceso a Internet, recibió recientemente en su hogar (en Jagüey Grande, Matanzas) a la madre de Lilibeth Rodríguez Rodríguez, una estudiante de catorce años de edad.

Esta madre, Carmen Alonso Rodríguez, licenciada y máster en enfermería, fue a pedirle a Raúl que intentase conseguirle, a través de Internet, un medicamento llamado Plaquenil, de 200 miligramos. Su hijita se le estaba muriendo en el Hospital Pediátrico “Juan Manuel Márquez”, de La Habana, como consecuencia de un Lupus Eritematoso Sistémico con afecciones neurológicas. Y en la nombrada potencia médica de Cuba no existen dichas tabletas, al menos para ella, que no es pariente de ningún alto dirigente del gobierno.

Hacía más de una semana que el médico le había indicado, con urgencia, este medicamento a la hija de Carmen. Así que Raúl González, con su carisma de buena persona, y por solidaridad humanitaria con el caso, hizo pública de inmediato una promoción internacional para que cubanos y no cubanos residentes en el exterior donaran el medicamento.

Y, efectivamente, llegaron varios frascos de estas tabletas, que pronto fueron aliviando la tristeza y desesperación de la madre y la gravedad de la niña.

Sin embargo, el periodista fue citado urgentemente por las fuerzas políticas, no para felicitarle, sino para “aclarar” el asunto. Raúl González Acuña resultaría invadido a preguntas, conjeturas y amonestaciones, bajo el cargo de haber hecho uso del medio de trabajo (otorgado por la Revolución) para fines mercantilistas.

Le dijeron que su actitud podía acarrear graves consecuencias a los frutos ya logrados de la Revolución, pues el medicamento pudo venir manipulado o contaminado por los terroristas norteamericanos, con bacterias o virus para destruir aún más a nuestro país. Por tal razón –añadieron-, se veían obligados a retirarle la cuenta de Internet, durante seis meses, ya que había actuado irresponsablemente.

A Raúl González Acuña no le permitieron explicar sus motivaciones. Cuando volvió a su mesa de trabajo, después de más de tres horas escuchando indolencias y estupideces, no le quedó otro remedio que hundirse en el silencio absoluto ante su monitor.

Ahora solo le queda el consuelo de que la niña ya está mucho mejor de salud, y la madre le agradece el gesto tan lindo (y revolucionario, en el verdadero sentido) de haber acudido a la comunidad internacional, poniendo en peligro su profesión y su crédito como esclavo a sueldo del gobierno. El resto ya es cuestión de espera.

Ver más en:

Acerca del Autor

Ibis Pascual
Ibis Pascual

Poetisa, Narradora y Artista Independiente de la Plástica. Su obra La Hija del Agua (Relato, Editorial Capiro) marcó su carrera literaria. Autora de libros como Ana de mis amores (Edición AtomPress), Mujeres Raras (Edición AtomPress). Así como La Hija del Agua en Atom Press, Estados Unidos. Textos como Ojalá te llamaras María, Estoy loca por ti, Es bueno decir te quiero, Toma café conmigo, El día que voló la amapola y La Plegaria de la Yerbabuena se encuentran inéditos. Premios y Menciones en diferentes Talleres Literarios municipales y provinciales, y en diferentes concursos literarios. Ha publicado textos en diferentes periódicos y revistas nacionales y extranjeros. Ha realizado diferentes exposiciones de sus obras plásticas. Actualmente se encuentra escribiendo un libro titulado Los Gatos de la Noche, novela corta, muy contemporánea.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas y/o ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: