Los videos de las confesiones de Odebrecht que hunden a Venezuela

Los videos de las confesiones de Odebrecht que hunden a Venezuela

En Venezuela además de sobreprecios y favores políticos, el dinero fluía en forma de comisiones a intermediarios

Foto tomada de Armando Info

MIAMI, Estados Unidos.- En Brasil, bajo el resguardo de la policía, se encontraban desde finales del año 2016 los videos de las declaraciones de los testigos claves en el caso de Odebrecht en Venezuela. Hoy parte de las cintas de las declaraciones se hicieron públicas por el portal Armando Info, el cual sacará a la luz progresivamente todos los detalles del juicio, y las declaraciones a modo de serie.

El testigo clave del caso, Euzenando Azevedo, director superintendente de Odebrecht en Caracas, colaboró con la justicia brasileña a cambio de beneficios procesales. Así mismo lo hicieron Marcio Faria y Alessandro Dias Gomes, ex jerarcas de la constructora brasileña, informa el sitio.

Éstos, relatan al detalle los mecanismos del pago de sobornos en Venezuela, quiénes eran los intermediarios, y cuáles eran los montos de las negociaciones. Marcio Faria ofreció información detallada sobre el funcionamiento de los sobornos pagados por Odebrecht con la excusa de obras públicas que, en la mayoría de los casos, nunca fueron finalizadas.

Los sobornos, aseguran las declaraciones, llegaron también a PDVSA agrícola, y entre los beneficiarios destaca Egly Ramírez, fundador de PDVAL y tío del expresidente de PDVSA, Rafael Ramírez.

Según la declaración, PDVSA Agrícola encargó a la constructora unas plantas de etanol que sirvieron como excusa para los pagos que, a su vez, fueron repartidos a través de un intermediario brasileño llamado Osvaldo Basteri Rodrígues, quien se los hizo llegar a la empresa venezolana.

“Los pagos para ese señor se hicieron a través de esas empresas, y para eso fueron utilizados contratos ficticios de prestación de servicios”, dijo Farcia. Y agregó: “Los pagos se hicieron a través de Hilberto Silva (jefe de operaciones Estructuradas). Supe que el monto del soborno fue alrededor del 6% sobre los montos recibidos, no de los valores contratados”, concluyó.

Mientras tanto, Euzenando Azevedo se refirió al acceso que poseía Odebrecht para influir en las decisiones gubernamentales, formalmente a través de los puntos de Cuenta.

Alessandro Gomes Dias confirmó esa información, y agregó que la empresa tenía acceso a los contratos -presupuestos- y hasta podía modificar los montos a su favor antes de que los mismos fueran enviados al entonces presidente Hugo Chávez.

Las mismas declaraciones aseguraron que las más de 30 obras que el chavismo le encargó a Odebrecht suman unos 20 mil millones de dólares y, muchas de ellas, ni siquiera fueron concluidas.

El que hizo posible el acceso de la constructora brasileña a los contratos con el gobierno venezolano fue Luis Delgado, definido como la pieza clave de la corrupción en Venezuela.

Azevedo lo apuntó como el responsable de forjar documentos de los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro: “Puedo decir que fue eficiente porque nosotros tuvimos acceso, pasamos a tener acceso privilegiado a minutas de Puntos de cuenta, y pudimos influir y cambiar inclusive la redacción” de las mismas.

Si bien Azevedo tenía relación directa con Hugo Chávez, cuando éste enfermó esa relación se perdió. Fue entonces cuando apareció Delgado. “Me contactó y me dijo: ‘Yo se que están teniendo dificultades con las obras del metro, yo tengo libre acceso y puedo ayudarlos a que sean liberadas las facturas que están pendientes'”.

Además, agregó que Delgado cobraba un 2% por la gestión de los pagos y que, a partir de aprovechar sus servicios, comenzaron a regularizarse los pagos recibidos por la constructora.

De acuerdo a los videos en Venezuela además de sobreprecios y favores políticos, una enorme cantidad de dinero fluía en forma de comisiones a intermediarios y gestores que habilitaban los pagos.

“Recibió 100 millones de dólares” en comsiones entre 2011 y 2015, dijo también Alessandro Gomes sobre Delgado. La suma -que sólo parcialmente era para el intermediario y que el resto correspondía a funcionarios por encima de él- era depositada en una cuenta del Meinl Bank de Antigua y Barbuda.

Las declaraciones también abordaron el financiamiento de las campañas electorales, y las “ayudas” a diferentes políticos venezolanos. Del lado del chavismo, mencionaron a Francisco José Rangel Gómez​, ex gobernador del estado Bolívar; Francisco Garcés, ex mandatario de Los Teques; Farith Fraija, alcalde de Corrizal; Carlos Ocariz, alcalde de Sucre, así como también al ex gobernador de Miranda y poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello.

“Ayudamos al señor Diosdado Cabello”, aseguró Euzenando Azevedo, y explicó que aún por fuera de los períodos electorales, Odebrecht “invertía” sumas millonarias en las campañas de figuras del oficialismo.

También recibieron dinero de la empresa brasileña los ex gobernadores del estado de Zulia, Manuel Rosales y Pablo Pérez, así como el ex alcalde del área metropolitana, Antonio Ledezma, actualmente en el exilio. Dentro del chavimo, al ex alcalde de Maracaibo, Gian Carlo Di Martino, el ex gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez, y el actual ministro de educación, Elías Jaua.

En 2012, Odebrecht también colaboró financiando la campaña presidencial opositora encabezada por el ex gobernador del estado de Miranda, Henrique Capriles. Ese año, los aportes ascendieron a unos 2 millones de dólares. El contacto entre la constructora brasileña y Capriles se dio mediante un colaborador de ese último llamado Benito Rodríguez, empresario venezolano. “Yo le dije que necesitaba que me presentara al candidato”, dijo Azevedo.

Además, el ex directivo de Odebrecht aseguró que, a través del funcionario chavista Américo Mata, la compañía aportó 35 millones de dólares al oficialismo a cambio de la continuidad de sus proyectos en el país. “Tenía que contribuir para mantener los contratos”, afirmó Azevedo. “Él indicaba y nosotros hacíamos las transferencias”, agregó.

Durante su relato sobre las contribuciones millonarias a la campaña de Nicolas Maduro en el año 2016, Azevedo alimentó el rumor más sospechado sobre la muerte del presidente Chávez: “sucedió en Cuba y no en Venezuela, como sostiene la historia oficial del chavismo”.

“Un poco antes él sintió que iba a morir”, comenzó su explicación. “Él anunció al entonces vicepresidente de la República como su sustituto, y lo hizo en cadena nacional de radio y televisión, diciendo que si le pasaba algo en Cuba -de donde no regresó- y tuviesen que ser convocadas nuevas elecciones, el candidato que él quería que el pueblo eligiese era el señor Nicolás Maduro”.

 

 

[fbcomments]