Diario de Cubanet

Sábado, 16 de diciembre 2017
Envía este boletín a tus contactos en Cuba.
Visítanos en Cubanet.org y síguenos en Facebook, Twitter e Instagram
----------------------------------------------------------------------------------
ARTÍCULOS

Artista plástico cubano estará detenido indefinidamente

Por peregrinar hacia El Rincón para pedir democracia

Sábado, diciembre 16, 2017 | María Matienzo Puerto

Luis Manuel Otero en medio de su performance (periodicocubano.com)

LA HABANA, Cuba.- Según la Contrainteligencia (CI) el artista plástico Luis Manuel Otero Alcántara “permanecerá detenido hasta que ellos lo decidan”, denuncia Yanelys Núñez, pareja del artista, “por el acto de fe que es ‘Peregrinación’”, refiriéndose a la nueva obra performática del joven cubano.

En esta ocasión el artista fue “secuestrado” en la tarde del 14 de diciembre, junto a José Ernesto Alonso, grabador y amigo de Otero Alcántara. Solo se supo de su paradero cuando a la mañana siguiente fuera liberado Alonso.

En la estación de policía Aguilera, en Lawton, la primera información que recibió Yanelis Núñez fue que Alcántara estaba detenido por “interés operativo” de la Seguridad del Estado, luego que el interrogatorio se lo haría el jefe de la unidad y por último, que la CI era quien lo interrogaría.

El performance “Peregrinación” debiera articularse entre los tantos penitentes que asisten al santuario de El Rincón en Santiago de las Vegas en busca de que San Lázaro cumpla sus demandas. Lo que los diferencia de la petición del artista es que él pide “democracia y libertad de expresión para el pueblo de Cuba”, tal como divulgó en las redes sociales antes de ser secuestrado.



Alexander Delgado enfrenta demanda por manutención de una presunta hija

El cantante de Gente de Zona no la ha reconocido

Sábado, diciembre 16, 2017 | CubaNet

 

MIAMI, Estados Unidos.- El cantante Alexander Delgado, del popular dúo cubano de reguetón Gente de Zona, enfrenta una demanda para la manutención de un menor de edad.

Se trata de una niña llamada Sofía, de un año y tres meses de edad, fruto de una relación entre Delgado y la modelo cubana María Aventín Vargas, quien subió a Facebook un video de la pequeña bailando.

En el post de Vargas se puede ver a la niña y detrás, en la pantalla de un televisor, a Gente de Zona en el escenario. Acompañan las imágenes la frase “Bailando con papá”.

Según El Nuevo Herald, el pasado noviembre Vargas interpuso una demanda contra Delgado en la corte de familia de Miami-Dade reclamando una pensión alimentaria.

Delgado, en tanto, no ha reconocido legalmente a la niña, de acuerdo a declaraciones de la abogada de Vargas, Sandra Hoyos, en el programa Suelta la Ropa, de Telemundo.

La madre pide ayuda con la manutención, y espera mantener la custodia total, agregó la abogada Hoyos.

El cantante de Gente de Zona negó haber recibido la demanda. “No nos han entregado ninguna alegación sobre este asunto, y por lo tanto no podemos hacer comentarios”, dijo Pierre Hachar, Jr., de la firma The Hachar Law Firm, que representa a Delgado.

La modelo Aventín Vargas, residente en Canadá, tuvo por su parte varios encuentros románticos con Delgado desde 2012. Sofía nació supuestamente de esa relación.

Delgado ya tiene dos hijos: el más pequeño, Alex Jr., y una adolescente.



Gobierno cubano reconoce que “ya se hacen sentir” los cambios de Trump

La Habana afirma querer continuar el diálogo

Sábado, diciembre 16, 2017 | Agencias

Josefina Vidal en una rueda de prensa (Prensa Latina)

LA HABANA, Cuba.- El Gobierno cubano reconoció hoy que los primeros efectos adversos del cambio de política de Estados Unidos hacia la isla “ya se hacen sentir” y reiteró su voluntad de continuar el diálogo y la cooperación “sin imposiciones ni condicionamientos”.

La directora general para EE.UU. del Ministerio cubano de Exteriores, Josefina Vidal, afirmó durante la clausura de un seminario sobre las relaciones entre ambos países que Cuba no solo ha tendido la mano verbalmente, sino que “ha dado pasos concretos para mantener una relación civilizada y mutuamente beneficiosa”.

Uno de los planos donde se notan ya los efectos de las nuevas sanciones impuestas por Washington es el de los viajes de estadounidenses a la isla, que comenzaron a caer tras registrar un espectacular crecimiento en los dos años previos.

Entre enero y noviembre aumentaron un 248 % hasta sumar 579.288 visitas, a las que se sumaron 386.388 viajes de cubanos residentes en Estados Unidos.

“Sin embargo, en las últimas semanas se aprecia una disminución notable del ritmo de crecimiento por el impacto combinado de la insólita advertencia de viajes del departamento de Estado y las medidas del Gobierno contra los viajes”, dijo Vidal.

El Departamento de Estado de EE.UU. recomendó en septiembre a sus nacionales que no viajaran a Cuba por razones de seguridad, después de que diplomáticos de ese país destinados en La Habana sufrieran unos supuestos ataques acústicos que les causaron daños y sobre los que aún hay una investigación en curso.

También por ese motivo evacuó a la mayoría de sus funcionarios en la isla, por lo que los servicios consulares de la Embajada estadounidense en La Habana quedaron reducidos al mínimo y se canceló la emisión de visados, que ahora deben tramitarse en Colombia.

“Muchos cubanos se han visto imposibilitados de asistir a eventos culturales, deportivos, científicos y académicos al no poder obtener sus visas en La Habana y se han cancelado visitas de decenas de grupos estadounidenses, incluyendo estudiantes universitarios”, prosiguió Vidal.

En noviembre, Estados Unidos profundizó la brecha al emitir nuevas restricciones que vetan los negocios con entidades vinculadas al estamento militar cubano y eliminan los populares viajes individuales a la isla en la categoría “pueblo a pueblo”.

Esas medidas “generan confusión en cuanto a lo que está o no permitido, tienen un efecto intimidatorio y disuasorio y confirman el serio retroceso que ha tenido lugar en los vínculos entre ambos países”, arguyó la diplomática.

También reprochó que esos pasos “han sido acompañados de reiterados pronunciamientos irrespetuosos y ofensivos hacia Cuba del presidente (Donald) Trump (…) que retoman la retórica hostil de los periodos de mayor confrontación, añadiendo un componente negativo adicional que enrarece el clima bilateral”.

Otros de los efectos adversos mencionados por Vidal fueron las negativas del Departamento de Estado a viajes de funcionarios para participar en eventos científicos en Cuba, y la paralización de la cooperación en materia de salud y medio ambiente.

Además, EE.UU. decidió celebrar en Washington reuniones ya agendadas en La Habana de los principales órganos bilaterales de diálogo.

Por contra, según la alta funcionaria, Cuba “ha dado pasos concretos” para seguir avanzando en la relación con el país vecino.

Mencionó la presentación de “siete planes para la implementación de los memorandos de entendimiento suscritos para la cooperación en materia de hidrografía y geodesia, áreas terrestres protegidas, sismología, meteorología, control del cáncer, sanidad animal y vegetal y hermanamientos de parques nacionales”.

La isla también reiteró propuestas para la cooperación bilateral en el enfrentamiento de la trata de personas, el terrorismo y el fraude migratorio, el lavado de activos, entre otros temas, junto con planes de colaboración en las esferas científica y de la propiedad industrial.

“Estamos a la espera de las respuestas”, aseguró Vidal.

Avanzó también que pese al enfriamiento de las relaciones, el “interés y persistencia” de empresas de ambos países ha permitido concretar últimamente nuevos negocios en sectores prioritarios como el transporte, infraestructura, agricultura y turismo, y se negocian otros en las áreas de salud, energía y biotecnología.

“Pero no basta con la voluntad de una sola de las partes”, agregó la diplomática, quien adelantó que su Gobierno seguirá “trabajando con todas las personas de buena voluntad en EE.UU., conscientes de que existe un consenso generalizado en las sociedades de ambos países a favor de mejores relaciones entre nuestros países y pueblos”.

El próximo domingo se cumplen tres años del anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y EE.UU. tras casi seis décadas de enemistad, un cambio de política impulsado por el entonces presidente Barack Obama y que su sucesor, Donald Trump, decidió revertir.

(EFE)



No es el cambio que uno quiere, pero ayuda

Las temperaturas fueron inusualmente bajas en la primera quincena de diciembre

Sábado, diciembre 16, 2017 | Ana León

 

LA HABANA, Cuba.- El mes de diciembre ha sorprendido a los cubanos con bajas temperaturas antes de concluir la primera quincena. Muchos ya se habían acostumbrado a aprovecharlo como etapa de vacaciones; especialmente a propósito de los días festivos, pero también por la moderación del calor, que acompañado de una brisa amable, trastoca el último mes del año en un verano casi al estilo mediterráneo.

Al cierre de 2017, sin embargo, el súbito descenso en los termómetros ha obligado a sacar los abrigos, con mínimas que han alcanzado los 12ºC en la capital. Para algunos esto no significa frío de verdad; quienes superan los cuarenta años de edad, recuerdan otros diciembres con temperaturas muy bajas.

Según datos del Instituto de Meteorología, diciembre de 2010 fue el más significativo con un total de 31 nuevos récords de temperatura mínima para la Isla. En aquella ocasión, se registró 1,9 ˚C en Colón (Matanzas); mientras en zonas del interior de La Habana los descensos oscilaron entre 2,5 y 3,6 ˚C, y la estación meteorológica de Casablanca marcó la mínima más baja para una temporada invernal, con 12,1 grados.

Desde entonces hasta la fecha, en el mes de diciembre los valores de temperatura se han mantenido alrededor de los 24 ˚C, dejando el invierno “crudo” para los meses de enero y febrero. Pero los efectos del cambio climático se han hecho sentir en la Isla, con tórridos calores que hacen de julio y agosto un lapso insoportable, o adelantando la llegada de masas de aire seco provenientes del Ártico.

Los cubanos están bastante enterados sobre la creciente amenaza del clima y conocen cuáles podrían ser sus efectos para la Isla a mediano plazo. Todos los entrevistados por CubaNet coinciden en que el frío ha llegado temprano y hacía falta que refrescara, aunque algunos reconocen que 11 ˚C en diciembre les parece un tanto excesivo.

Las islas son, por sus características, muy vulnerables al cambio climático. La singular situación de Cuba y su perenne falta de recursos hace que los pobladores observen con preocupación el calentamiento atmosférico y el aumento del nivel del mar, que provoca inundaciones severas en cualquier época del año.

El único saldo positivo —además de aliviar el calor— que los criollos encuentran en las bajas temperaturas es la oportunidad de lucir más elegantes, ataviándose con prendas de vestir que podrían considerarse obsoletas en un país con fama de ser, según el slogan oficialista, “un eterno verano”.

Bufandas, pompones, jerseys, sweaters, botas, pantalones de lana y corduroi… componen el atuendo que hiberna casi todo el año en el closet de los criollos. Poder vestirse diferente hace más llevaderas las bajas temperaturas. Otros colores, otro sentido de la moda y el ambiente —aunque más mustio cada vez— del Festival de Cine Latinoamericano de La Habana, se conjugan para convertir la avenida de 23 en una improvisada pasarela que rompe la omnipresencia del calor, la humedad, la fatiga y el mal olor.

A pesar de andar medio encogidos por el gélido viento que sube del Malecón, los cubanos agradecen el frente frío que le saca presión al hacinamiento en paradas y ómnibus. A falta de transformaciones más profundas, diez o quince grados menos propician que las relaciones humanas sean más cordiales, que las personas disfruten caminar en la ciudad, y sientan el placer de salir de casa bien arregladas para regresar del mismo modo.

Es un frío inusual para diciembre. Algunos lo atribuyen al cambio climático, otros opinan que solo se está recuperando el equilibrio en los termómetros, y la mayoría ni siquiera se cuestiona el porqué. Solo reciben esa masa de aire seco y ártico que marca la diferencia en vísperas de un fin de año gris. No es la clase de cambio que los cubanos esperan, pero sí representa un alivio.



¿Babalú Ayé o los delegados?

Este domingo se sabrá en quién depositan más fe los cubanos

Sábado, diciembre 16, 2017 | Jorge Ángel Pérez

(Archivo)

LA HABANA, Cuba.- Este domingo 17 se constituirán en toda la isla las Asambleas Municipales del “Poder Popular”, que coinciden esta vez con una de las celebraciones más importantes de la religiosidad cubana. Sólo que ese día la prensa oficial no mencionará al santo religioso ni tampoco a sus devotos. Durante esa jornada los “santos” serán esos hombres y mujeres de “recia estirpe” que también cuentan con “creyentes fervorosos” en sus circunscripciones.

Este domingo 17 la prensa comentará, con cierto “fervor religioso”, que las constituciones transcurrieron con la “venia” de un sol que estuvo alumbrando la mañana de cada municipio en todo el archipiélago cubano; y si por alguna razón meteorológica ocurrieran aguaceros y tormentas eléctricas, los perpetradores del periodismo oficial ya tendrán preparadas sus reseñas, esas que, con engolado lenguaje, van a asegurar que ni siquiera las tormentas, ni sus descargas eléctricas, y tampoco los tremendos aguaceros, impidieron que los delegados llegaran a la sede donde se constituyó la asamblea del “Poder Popular”, gracias a los buenos resultados del proceso más “democrático” del mundo.

Y si la naturaleza se empeñara en aguar el domingo, los creyentes fervorosos de San Lázaro desandarán las calles como si el santo les diera bendiciones, y llegarán al templo para dejar sus ofrendas y para pedir por el mejor desenvolvimiento, y lo harán con mucha fe; pero se me encoge el alma imaginando a los delegados entripados por el agua y corriendo el riesgo de enfermar por la humedad, por el frío que llegará cuando enciendan los aires acondicionados del “paraninfo” de esa asamblea en el Cotorro, en Cacocum, en Guisa o en Maisí, cuando las guayaberas blancas y entripadas se fijen a sus cuerpos. ¡Ay qué horror!

Pero… que no cunda el pánico, porque de eso no nos vamos a enterar, al menos por una página del Granma, o del periódico que dirige el Partido Comunista en cada una de las provincias cubanas, y si no lo sabemos es como si no sucediera. Por otro lado quienes no sean constituyentes en alguna de esas asambleas no tendrán necesidad de salir de sus casas, a menos que recorran, caminando, el trayecto que los separa del santuario del Rincón.

Gladys, una mujer de sesenta años que vive en el Cerro, sí que va para el Rincón ese domingo. La única vez que faltó fue hace cuarenta años, y porque desde muy temprano comenzaron los dolores de parto, y ese mismo día parió a su hijo, que ahora vive en Miami y que cada año manda un dinerito extra para que su madre lleve ofrendas a San Lázaro. “Yo me consulto con Babalú, y el delegado no me importa”. Gladys cree que ese delegado lo único que hace es “poner la oreja”, “poner la cara” y luego no resuelve nada, porque no tiene potestad, y concluye: “Mi delegado está en Miami y se llama Ramoncito, ¡y como resuelve!”

Evelio, quien fue delegado en la primera de todas las “elecciones”, aquellas que se celebraron en los años setenta, escuchó a Gladys, y terminó asegurando que todo cuanto ella dice es la “pura verdad”; él asegura que el delegado está atado de pies y manos, que no es más que una “figura decorativa” que no cuenta con ninguna potestad. “El delegado es un lleva y trae”, dice, y se marcha con una cara que no me parece muy alegre.

Tamara también es más devota de San Lázaro que de su delegada, esa que salió en la “segunda vuelta”, y me aseguró que ni siquiera sabía de la constitución de las asambleas municipales que se celebrarán el domingo 17. “Ay niño, yo voté pa’ que me sacaran el pie de arriba”, así dice, y también que con eso se “limpió”. Ella no lee periódicos ni mira la televisión cubana. “Lo mío es ‘Caso Cerrado’ y las novelas de Telemundo”.

Sin dudas la constitución de esas asambleas se llevarán a cabo ese domingo, décimo séptimo día del último mes del año, y la prensa oficial desplegará todas sus fuerzas para convertirlas en el suceso más importante de la vida cubana, para demostrar que son fruto del “empoderamiento del pueblo”, aunque muchos de los votantes aseguren que es una farsa, y que no traerán la comida a la mesa. Sin dudas la gran mayoría de los votantes cubanos no tienen ninguna fe en esas asambleas ni en la elección de los delegados a las asambleas municipales y provinciales, y mucho menos en la Asamblea Nacional del “Poder Popular”, ellos saben que allí no se decide nada, que allí solo se “refrenda” lo que está decidido de antemano.

Quizá por eso los cubanos tienen tanta devoción por San Lázaro, aunque el discurso “revolucionario” asegure que la religión es el opio de los pueblos. Para los devotos la fe es “lo último que se pierde”, y esa sensación de quietud y paz no se las ofrece una asamblea municipal. Se dice que la fe va más allá de la razón, y quizá sea así, porque la razón la tienen los que no confían en que la solución de la vida doméstica sea esa sobrevivencia que ofrece el “Poder Popular”, la fe es otra cosa, es mucho más que sobrevivencia, y esa, no les ha quedado más remedio a los cubanos, se la reclaman más a Babalú Ayé, a un  hombre que vestido con harapos y apoyado en un bastón, y no al delegado del Poder popular, porque este último sabe muy poco de la real política cubana, este no sabe nada ni resuelve nada; mientras San Lázaro, así creen los devotos, resuelve hasta lo imposible, incluso las enfermedades, …y hasta la miseria.



Claves para descifrar la reunión del ALBA en Cuba

Los gobernantes cubanos son expertos en el arte de encubrir sus vulnerabilidades

Sábado, diciembre 16, 2017 | Orlando Freire Santana

Reunión del ALBA (lapatilla.com)

LA HABANA, Cuba.- Los gobernantes cubanos son expertos en el arte de encubrir sus vulnerabilidades —entre nosotros le llamaríamos “los trapos sucios” —, y en cambio exaltar las de sus adversarios.

Al parecer, las autoridades de la isla les han transmitido esa manera de actuar a sus camaradas de la Alanza Bolivariana para los Pueblos de las Américas-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), ese mecanismo de integración que acaba de celebrar en la capital cubana el aniversario XIII  de su constitución, al tiempo que efectuó también su XVI Consejo Político.

En ese sentido es preciso realizar una lectura entre líneas de algunos de los hechos acaecidos en esta cita, así como de las declaraciones de varios de sus protagonistas. Solo así podríamos atisbar el trasfondo de asuntos claves para  la vida del ALBA, pero que ahora sus portavoces se empeñaron en ocultar o disfrazar mediante el empleo de eufemismos.

En ese contexto, por supuesto, sobresale el caso de Ecuador, uno de los principales integrantes del ALBA, junto con Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia. Como es sabido —pero totalmente silenciado por la prensa oficialista cubana—, esa nación presencia un enfrentamiento entre el actual presidente Lenín Moreno, y el ex mandatario Rafael Correa, quien en su momento fue una de las figuras cimeras del ALBA.

No es posible precisar la importancia que el presidente Moreno le otorgó a esta reunión del ALBA, pues no se informó si envió a la cita a su ministro de Relaciones Exteriores —como era lo indicado—, o si en cambio fue representado por algún funcionario de menor nivel. En cambio, sí  podemos hacernos una idea de la posición tomada por el ALBA en dicha pugna.

Casi al final de la Declaración del XVI Consejo Político del ALBA-TCP, leída por el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, se expresa que “Felicitamos los resultados de los diferentes procesos electorales realizados en Nicaragua, Cuba, Venezuela y Bolivia durante el 2017, muestra de la tradicional participación ciudadana de nuestros países”.

Más claro ni el agua. El ALBA no festeja el triunfo electoral de Lenín Moreno, acaecido a inicios de 2017, y que permitió su ascenso a la presidencia el 24 de mayo de actual año. Implícitamente dan su apoyo a Rafael Correa, quien ha llegado a calificar como “traidor” a su antiguo aliado en la agrupación política Alianza País.

Esta cita habanera sirvió también para la celebración de la XVIII Reunión de la Comisión Intergubernamental del Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela.  A pesar de los abrazos con que los firmantes de la Declaración concluyeron la rúbrica del documento, es de suponer que a la parte cubana no le haya causado mucho agrado la afirmación del ministro venezolano Jorge Arreaza en el sentido de que “el personal venezolano ahora se prepara para asumir las tareas de vanguardia que en un inicio asumieron los colaboradores cubanos, tanto en la salud como en el deporte y la cultura” (Periódico Granma “Cuba y Venezuela: sin solidaridad no hay Revolución”, edición del 15 de diciembre).

Si Venezuela llegara a prescindir de esos colaboradores cubanos, ¿con qué pagará Cuba la factura petrolera que llega de Caracas, si la exportación de bienes de la isla al país sudamericano se halla sumamente deprimida?

Por último, causó cierta sorpresa el hecho de que el gobernante Raúl Castro no hiciese uso de la palabra en la actividad final de este cónclave. Todo hacía indicar que a él le correspondía resumir la cita, no solo por haber sido Cuba la sede, sino además tomando en cuenta que Nicolás Maduro acababa de aterrizar en La Habana tras un viaje de 16 horas procedente de Estambul.

Quizás el General-Presidente se esté reservando para el discurso que seguramente pronuncie el próximo día 21 en la reunión del Parlamento cubano. Tal vez sea su última alocución como jefe de Estado, si es que realmente decide abandonar el cargo.



El bitcóin, una moda tentadora y con riesgos

¿Tiene un futuro financiero o es una burbuja que puede estallar en cualquier momento?

Sábado, diciembre 16, 2017 | Agencias

(deusto.es)

MIAMI, Estados Unidos.- Comprar bitcoines ha dejado de ser una acción sólo de grandes inversores deseosos de ampliar sus fortunas para convertirse en un fenómeno en cadena, en el que se arriesgan incluso jóvenes de bajos ingresos que aspiran a sumarse a la escalada alcista de esta moneda virtual.

Y la participación de estos milennials en el furor por el bitcóin, que este viernes cotizaba a más de 17600 dólares, ha llegado especialmente a través de la sencillez que brindan los teléfonos móviles.

Revisar las fluctuaciones a través de aplicaciones móviles como “Coinbase”, que permite comprar y vender criptomonedas de forma sencilla, se está convirtiendo en una escena cada vez más habitual entre amigos, compañeros de trabajo o el taxista que cede al impulso de mirar constantemente su teléfono celular.

El fácil acceso a la moneda, junto a su entrada en el mercado de futuros de EE.UU., ha hecho que el bitcóin haya multiplicado por 17 su valor en lo que va de año.

“Me parecía fascinante la idea de una moneda que no está ligada a un país. Es la versión ‘milenial’ del juego de apuestas”, dice a Efe Vanessa Lorenzo, una joven estadounidense de 26 años a la que siempre le había atraído la idea de comprar bitcoines.

En su esencia, el bitcóin no está regulado, no depende de bancos ni está supervisado por instituciones gubernamentales, unas características que, junto a la posibilidad de ganar un dinero de forma fácil, parecen seducir a personas de cualquier edad y condición.

Finalmente la joven dio el paso hace dos semanas, y en vez de comprar unos muebles que tenía en mente, decidió invertir esos 1000 dólares “sabiendo que no los volvería a ver”.

“Antes era una cosa para ‘frikis’ u hombres blancos de clase alta en Wall Street. Pero ahora es un comportamiento global”, sostiene.

Pero estas monedas virtuales no están exentas de críticas y riesgos de seguridad, que expertos como Rod Soto, secretario de Hack Miami, una comunidad de “hackers éticos” del sur de Florida (EE.UU.), llama a tener en cuenta.

“Mucha gente es ingenua y está entrando en una burbuja que va a explotar en algún momento”, dice este “hacker ético” a Efe en referencia a la volatilidad del bitcóin, y afirma que algunos países con inflación, muchos de Latinoamérica, están usando bitcoines para lavar dinero.

La mayoría de ciudades tienen cajeros donde se pueden intercambiar bitcoines por dólares, y cada vez son más los regalos que para estas Navidades se pueden comprar con un monedero virtual.

Más allá de ser una operación especulativa, personas como el cubano Mario González, un microbiólogo en Miami de 44 años, están utilizando la criptomoneda para “resolver problemas de forma cómoda”, como enviar dinero, sin comisiones, a su hija que vive en Europa.

Aunque González empezó en el mundo de las criptodivisas “como un juego”, ahora ha invertido “mucho más dinero” y lo ve como la mejor forma de protegerlo.

“Lo único de lo que me arrepiento es no haberlo hecho antes”, asegura a Efe.

Para González la tecnología que hay detrás del bitcóin, llamada “blockchain” (cadena de bloques) es una “revolución que va a cambiar el mundo”, y por eso considera que “hay que estar dentro para aprender”.

Este furor traspasa generaciones, y ha hecho entrar también en esta rueda al español Adrià Izard, un comercial de 23 años residente en Miami, que considera que “se tiene que estar ahí porque pasará a la historia”, aunque afirma que invirtió poco dinero “por si se pilla los dedos”.

En cambio, su compatriota Pedro Gray, ingeniero industrial de 25 años, ha invertido 2500 dólares, y aunque el primer mes no se lo dijo a nadie, confiesa haber influido en su entorno para que compren monedas virtuales.

“Me atrae el hecho de ganar dinero, pero también que no esté regulada. No me he metido porque sea algo de ganar a corto plazo. Creo en el proyecto bitcóin”, asegura el joven, que revisa la aplicación más descargada este mes en la App Store en Estados Unidos, “Coinbase”, con la misma frecuencia con la que entra en Instagram o Twitter.

Ante los riesgos que supone una inversión así, la tentación de obtener un retorno de dinero rápido y mayor con solo abrir una aplicación móvil despierta la curiosidad de muchos, pero el “hacker ético” avisa: “Cuando el taxista te dice que está comprando bitcoines, es que ya hay una burbuja”.

(Mar Vila Pruneda/EFE)



El bitcóin, una moda tentadora y con riesgos

¿Tiene un futuro financiero o es una burbuja que puede estallar en cualquier momento?

Sábado, diciembre 16, 2017 | Agencias

(deusto.es)

MIAMI, Estados Unidos.- Comprar bitcoines ha dejado de ser una acción sólo de grandes inversores deseosos de ampliar sus fortunas para convertirse en un fenómeno en cadena, en el que se arriesgan incluso jóvenes de bajos ingresos que aspiran a sumarse a la escalada alcista de esta moneda virtual.

Y la participación de estos milennials en el furor por el bitcóin, que este viernes cotizaba a más de 17600 dólares, ha llegado especialmente a través de la sencillez que brindan los teléfonos móviles.

Revisar las fluctuaciones a través de aplicaciones móviles como “Coinbase”, que permite comprar y vender criptomonedas de forma sencilla, se está convirtiendo en una escena cada vez más habitual entre amigos, compañeros de trabajo o el taxista que cede al impulso de mirar constantemente su teléfono celular.

El fácil acceso a la moneda, junto a su entrada en el mercado de futuros de EE.UU., ha hecho que el bitcóin haya multiplicado por 17 su valor en lo que va de año.

“Me parecía fascinante la idea de una moneda que no está ligada a un país. Es la versión ‘milenial’ del juego de apuestas”, dice a Efe Vanessa Lorenzo, una joven estadounidense de 26 años a la que siempre le había atraído la idea de comprar bitcoines.

En su esencia, el bitcóin no está regulado, no depende de bancos ni está supervisado por instituciones gubernamentales, unas características que, junto a la posibilidad de ganar un dinero de forma fácil, parecen seducir a personas de cualquier edad y condición.

Finalmente la joven dio el paso hace dos semanas, y en vez de comprar unos muebles que tenía en mente, decidió invertir esos 1000 dólares “sabiendo que no los volvería a ver”.

“Antes era una cosa para ‘frikis’ u hombres blancos de clase alta en Wall Street. Pero ahora es un comportamiento global”, sostiene.

Pero estas monedas virtuales no están exentas de críticas y riesgos de seguridad, que expertos como Rod Soto, secretario de Hack Miami, una comunidad de “hackers éticos” del sur de Florida (EE.UU.), llama a tener en cuenta.

“Mucha gente es ingenua y está entrando en una burbuja que va a explotar en algún momento”, dice este “hacker ético” a Efe en referencia a la volatilidad del bitcóin, y afirma que algunos países con inflación, muchos de Latinoamérica, están usando bitcoines para lavar dinero.

La mayoría de ciudades tienen cajeros donde se pueden intercambiar bitcoines por dólares, y cada vez son más los regalos que para estas Navidades se pueden comprar con un monedero virtual.

Más allá de ser una operación especulativa, personas como el cubano Mario González, un microbiólogo en Miami de 44 años, están utilizando la criptomoneda para “resolver problemas de forma cómoda”, como enviar dinero, sin comisiones, a su hija que vive en Europa.

Aunque González empezó en el mundo de las criptodivisas “como un juego”, ahora ha invertido “mucho más dinero” y lo ve como la mejor forma de protegerlo.

“Lo único de lo que me arrepiento es no haberlo hecho antes”, asegura a Efe.

Para González la tecnología que hay detrás del bitcóin, llamada “blockchain” (cadena de bloques) es una “revolución que va a cambiar el mundo”, y por eso considera que “hay que estar dentro para aprender”.

Este furor traspasa generaciones, y ha hecho entrar también en esta rueda al español Adrià Izard, un comercial de 23 años residente en Miami, que considera que “se tiene que estar ahí porque pasará a la historia”, aunque afirma que invirtió poco dinero “por si se pilla los dedos”.

En cambio, su compatriota Pedro Gray, ingeniero industrial de 25 años, ha invertido 2500 dólares, y aunque el primer mes no se lo dijo a nadie, confiesa haber influido en su entorno para que compren monedas virtuales.

“Me atrae el hecho de ganar dinero, pero también que no esté regulada. No me he metido porque sea algo de ganar a corto plazo. Creo en el proyecto bitcóin”, asegura el joven, que revisa la aplicación más descargada este mes en la App Store en Estados Unidos, “Coinbase”, con la misma frecuencia con la que entra en Instagram o Twitter.

Ante los riesgos que supone una inversión así, la tentación de obtener un retorno de dinero rápido y mayor con solo abrir una aplicación móvil despierta la curiosidad de muchos, pero el “hacker ético” avisa: “Cuando el taxista te dice que está comprando bitcoines, es que ya hay una burbuja”.

(Mar Vila Pruneda/EFE)





Apoya al periodismo independiente cubano

-------------------------------------------------------------
CubaNet autoriza la reproducción de este material, siempre que se le reconozca como fuente.
-------------------------------------------------------------
CubaNet News Inc.
145 Madeira Ave. Suite 202
Coral Gables FL 33134

Tel. (305) 774 1887
Fax (305) 567-9687
e-mail: CNRedaccion@aol.com
WWW: www.cubanet.org
-------------------------------------------------------------