1

Uribe pide acabar Justicia de Paz y quitar constitucionalidad a los acuerdos

Álvaro Uribe

paz Álvaro Uribe
Uribe pide acabar Justicia de Paz y quitar constitucionalidad a acuerdos paz. Foto tomada de Internet

BOGOTÁ, Colombia.- El expresidente colombiano Álvaro Uribe propuso que se elimine la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y quitar el rango constitucional al acuerdo firmado entre el Gobierno y la antigua guerrilla de las FARC en noviembre de 2016, tras la decisión de alias “Iván Márquez” de volver a las armas.

“El acuerdo (de paz) es muy dañino para el país. Hay que reformarlo, ojalá pensar en reformar esa JEP, recortarle el tiempo, eliminarla”, dijo Uribe a periodistas en Bucaramanga, capital del departamento de Santander (noreste).

La JEP fue creada por el acuerdo de paz y es la columna vertebral del sistema de verdad, justicia, reparación y no repetición, punto clave de lo pactado.

Márquez, que fue jefe negociador de las FARC en las negociaciones en La Habana, aseguró en un video divulgado esta madrugada que inicia “una nueva etapa de lucha armada” junto con otros antiguos mandos guerrilleros de las FARC porque considera que el acuerdo de paz ha sido traicionado.

Entre quienes le acompañan en el video están Seuxis Paucias Hernández, alias “Jesús Santrich”, y Hernán Darío Velásquez, alias “El Paisa”, que hace meses dejaron de cumplir sus compromisos con la JEP.

Uribe, que gobernó de 2002 a 2010 y es un enemigo declarado de las FARC y crítico acérrimo del acuerdo de paz, agregó que hay que “hacer una reforma” para que quienes cometieron “delitos atroces” en el conflicto armado “paguen una pena”.

“La impunidad total no genera paz”, dijo el expresidente, quien añadió que no le sorprenden decisiones como la de Márquez y Santrich, pues “bastante nos han engañado a los colombianos”.

“El país tiene que pensar en revisar esos acuerdos , hay que bajarlos de la Constitución”, acotó Uribe.

De igual forma, el Centro Democrático, partido del presidente Iván Duque y liderado por Uribe, señaló en un comunicado que el regreso a las armas de “Márquez” era algo “previsible” y pone en evidencia “las debilidades jurídicas y éticas” de lo pactado.

El Centro Democrático afirmó que actividades como el narcotráfico, la minería ilegal y los grupos armados no podrán “desestabilizar y menos aún someter al país”, por lo que hizo un llamado al Estado y a los colombianos para que se unan con el fin de eliminar los “extravagantes privilegios constitucionales” con los que consideran que el Gobierno de Santos “infectó el Estado de derecho”.

“No puede haber indulto para autores de crímenes de lesa humanidad ni de delitos sexuales contra menores de edad. Los victimarios no pueden eludir su responsabilidad de reparar en forma integral a las víctimas”, añadió el partido de Gobierno.

No obstante, el uribismo pidió que se respete el “indulto injusto” otorgado al presidente del partido político FARC, Rodrigo Londoño, y a los exguerrilleros que han cumplido con lo pactado.

En opinión del Centro Democrático, “Márquez”, “Santrich”, “El Paisa” y los demás guerrilleros que retomaron las armas no lo hacen por “idealismo”, sino por narcotráfico y “por sus alianzas delictivas con el régimen chavista”.

EFE

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Uribe critica proceso de paz colombiano y hace votos por cambio en Venezuela

(EFE)
(EFE)

MIAMI, Estados Unidos.- El expresidente colombiano Álvaro Uribe afirmó hoy que el “problema” del proceso de paz con las FARC es que implica “impunidad” e hizo votos para que Venezuela salga “rapidito” del modelo político que defiende el chavismo.

En una conversación pública con el analista y escritor argentino Andrés Oppenheimer en Miami, organizada por el diario El Nuevo Herald, Uribe se mostró muy crítico con la forma en que está planteada la negociación con las FARC, porque a su juicio implica “impunidad” y eso trae “inestabilidad”, aunque aclaró que eso no significa que no quiera la paz para Colombia.

“Todos queremos la paz, conozco el dolor de las personas, pero no se puede abrir la posibilidad a la impunidad”, subrayó.

En la charla con Oppenheimer habló sobre el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciado en noviembre de 2012 y que debería concluir el mes próximo, pero también del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, de Cuba y de asuntos que le tocó resolver durante su presidencia (2002-2010).

Entre otras críticas al Gobierno de Juan Manuel Santos apuntó al hecho de que no se le esté exigiendo a la guerrilla que entregue dinero para reparar a las víctimas de sus acciones cuando, según dijo, medios internacionales indican que las FARC son “el tercer cartel terrorista más rico” del mundo.

También dijo que el Gobierno y las FARC tienen “una interpretación diferente en materia de armas” y aseveró que la guerrilla no ha mostrado “voluntad” alguna de entregarlas.

Para el expresidente colombiano, hay una “impunidad disfrazada” en el acuerdo que va a surgir de las negociaciones que se llevan a cabo en La Habana, que a su juicio “les da plena elegibilidad política a las FARC”.

Al contrario de lo que pasa ahora con esa guerrilla, su Gobierno no le dio “legitimidad política a los paramilitares” cuando en 2006 acordó con ellos su desmovilización, aseveró.

En este punto, Oppenheimer le preguntó por qué preocuparse de que las FARC puedan incorporarse a la política si a su juicio son muy impopulares en Colombia.

Uribe señaló que lo mismo se pensaba cuando se desmovilizó el Movimiento 19 de Abril (M-19) a fines de los años 80, pero “ganaron la tercera parte de la Constituyente”, y agregó que es “algo muy peligroso” que las FARC se presenten como los líderes del “socialismo del siglo XXI”, término acuñado por Hugo Chávez.

Del fallecido presidente venezolano (1999-2013) dijo que era una persona “cálida”, pero “muy errática” y que alguna vez le pidió que le ayudara a mejorar las relaciones con EE.UU. aunque al poco tiempo estaba insultando al presidente George W. Bush.

A su juicio, Chávez, fallecido en 2013, estaba “totalmente influenciado” por el líder cubano Fidel Castro. “A él el diablo se lo inoculó Fidel Castro, lo dijo el mismo Chávez”, subrayó.

Del actual Gobierno de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, dijo que es una “dictadura”, además de ser aliada de las FARC. Uribe, por su parte, apoya y respeta a la oposición venezolana, pero no les da “consejos”.

“El pueblo venezolano sabe de la calle, sabe de protestas. El mayor estímulo es esta grave crisis humanitaria”, señaló Uribe, quien afirmó: “Ojalá salgan de Maduro rapidito pero que lo reemplacen con otro modelo político”.

Uribe no quiso opinar sobre la política del presidente de EE.UU., Barack Obama, hacia Cuba, pero subrayó que “seguramente la historia dirá” que el mandatario “fue determinante para el futuro de Cuba, no pasará lo mismo con los Castro”.

Tampoco quiso opinar sobre la campaña electoral en EE.UU. ni del aspirante Donald Trump, que por ahora es el mejor situado para obtener la candidatura presidencial por el Partido Republicano y se ha destacado por sus opiniones en contra de los mexicanos y otros inmigrantes.

Tan solo dijo que “no es bueno impulsar la separación” de EE.UU. y América Latina.

El expresidente, que dijo no estar movido por la cólera ni por el resentimiento por la muerte de su padre, quien sufrió un atentado de las FARC, sino por la “preocupación” por Colombia, indicó que su fuerza política, Centro Democrático, va a enfrentar a los exguerrilleros para que “no triunfen en política”.

“Unas personas que asesinan no pueden tener legitimidad política”, indicó. EFE




Uribe rechaza acusaciones de Maduro por muerte de diputado Serra

El ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) rechazó el sábado las declaraciones del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien lo señala de ser el responsable del asesinato del diputado chavista Robert Serra el pasado miércoles en Caracas.

“Los autores intelectuales, estoy más que seguro, están fuera del país, por las informaciones que manejo, apuntan hacia Colombia y la banda de criminales que ha dirigido toda la vida el expresidente Álvaro Uribe”, aseguró el viernes Maduro durante el entierro de Serra y su compañera María Herrera.

Uribe calificó de “dictadura matona” al Gobierno venezolano y recriminó el silencio del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos, de quien dijo “apoya a Maduro para el Consejo de Seguridad y el dictador aprovecha para acusarme de asesinato de un diputado”, reseña en su cuenta de Twitter el ahora senador del Centro Democrático.

Dijo además que “La dictadura matona me acusa de asesinato y sus colegas ideológicos de tortura telefónica a integrante de Colectivo”.

Uribe rechazó también la actitud del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien hizo eco de las acusaciones del presidente venezolano, también a través de las redes sociales.

“Diputado socialista venezolano, Robert Serra, que denunció los vínculos del expulsado Saleh con los Nazis y con Uribe, ha sido asesinado”, señaló Petro en su cuenta de Twitter.

En respuesta al burgomaestre, Uribe dice: “Alcalde chavista de Bogotá hace eco a acusación de la dictadura matona de Maduro”.

El Gobierno venezolano ha indicado que el asesinato del diputado oficialista de 27 años y su pareja fue realizado con un arma punzante y obedece a “una macabra encomienda” y fue planificado al detalle.

El jefe del Ejecutivo aseguró el viernes que los autores materiales de las muertes fueron identificados y que las fuerzas de seguridad ya están detrás de ellos.

PUBLICADO EN EL NUEVO HERALD



Pierde Zuluaga, en entredicho Alvaro Uribe

COLOMBIA-DEFENCE-SANTOS-URIBE
Juan Manuel Santos y Alvaro Uribe, en los tiempos en que se llevaban bien

Bogotá, 15 jun.- La derrota del candidato Óscar Iván Zuluaga en las elecciones presidenciales de hoy en Colombia supone un duro golpe para el uribismo, el movimiento de derecha liderado por el expresidente y senador electo Álvaro Uribe, el gran perdedor de esta jornada.

Zuluaga fracasó en su intento de llevar de vuelta al uribismo al poder que su jefe ejerció en dos mandatos consecutivos entre 2002 y 2010, pero la cuenta de la derrota recae en el exmandatario, la figura que ha dominado la política colombiana los últimos doce años.

Uribe ganó con holgura las presidenciales de 2002, arrasó en las de 2006, y en 2010, cuando ya no podía aspirar a un tercer mandato por impedimento constitucional, logró que los colombianos eligieran a Juan Manuel Santos como su sucesor, entonces su heredero político.

Pero esta vez los votos no le han alcanzado para desalojar del poder a su antiguo apadrinado por medio de Zuluaga, una derrota que le ha costado asimilar.

“La confrontación no era con Óscar Iván Zuluaga sino con Uribe”, dijo a Efe el analista político Fernando Giraldo, de la Universidad Javeriana de Bogotá.

Por esa razón, el resultado de hoy abre un interrogante sobre el futuro del uribismo, que ya estaba fuera del poder por la ruptura del caudillo con Santos pero nunca había sido vencido en las urnas, como sucedió este domingo en que su candidato recibió 6,9 millones de votos (45,01 %), casi un millón menos que Santos, que obtuvo 7,8 millones (50,94 %).

En opinión de Giraldo, no se puede hablar del comienzo del fin del uribismo porque los casi siete millones de votos recibidos en la elección presidencial y los 20 senadores obtenidos por el Centro Democrático en las legislativas de marzo pasado son un considerable caudal electoral, pero es evidente que esta fuerza sale “damnificada” de los comicios y expuesta a “fracturas” internas.

  • La Vanguardia, Colombia