1

Recién casados: Dos inmigrantes cubanos hacen realidad su sueño en Ciudad Juárez

Matrimonio LGBTI+, Derechos LGBTI+, Comunidad LGBTI+, Migración

MIAMI, Estados Unidos. – Dos cubanos varados en Ciudad Juárez, México, desde hace dos años y medio, contrajeron matrimonio en esa ciudad fronteriza, “un sueño hecho realidad” que les estaba prohibido en Cuba, reveló en una transmisión de Instagram la periodista española Judith Torrea.

“La historia de amor de los cubanos George Alexander Díaz Ajo y Eddie Herrera comenzó hace seis años. (…) Desde hace más de dos años esperan en Ciudad Juárez poder solicitar asilo político en Estados Unidos”, precisó Torrea en un post de Instagram.

“Ellos se enamoraron en Cuba. Tuvieron que salir de Cuba para vivir con libertad; su destino final es Estados Unidos y nunca se presentaron al programa del MPP porque tenían miedo de ser deportados”, aseguró la periodista.

Por su parte, Eddie Herrera, uno de los recién casados, aseguró que se encontraba “muy feliz” por haber realizado el sueño que le estaba vedado en Cuba.

“Pudimos realizar un sueño (por) una vía legal que tenemos aquí en este país (México), que en Cuba no existe y es el poder casarnos (…) y poder hacer una familia legalmente, que es algo con lo que batallamos siempre allá. Y gracias a Dios aquí lo pudimos hacer”.

“Soñamos con poder hacer una familia un día, con poder estar en un país libre donde se reconozcan nuestros derechos”, agregó.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Judith Torrea (@judithenjuaritos)

Por su parte, Díaz Ajo apuntó que, como pareja gay, habían “batallado mucho” en Cuba. “En nuestro país somos muy rechazados por las personas porque son muy machistas. No creen en que dos personas del mismo sexo se quieran, se amen. (…) Por eso fue la razón de salir de nuestro país, porque no podíamos hacer nuestro sueño realidad”.

Hace dos años y medios, la pareja abandonó Cuba rumbo a Panamá. Después de llegar, los dos jóvenes emprendieron un trayecto hacia la frontera sur de Estados Unidos, lo que los llevó a atravesar Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, Honduras y México.

“Cinco países hasta llegar aquí”, apunta Díaz Ajo. “Estuvimos en la travesía varios días, pasamos varias cosas (…). Uno de nuestros sueños es lograr llegar a Estados Unidos, a ver si se nos hace realidad aparte de casarnos”.

Herrera especifica que nunca pensó llegar a estar casado. “Como allá (en Cuba) era imposible, verlo hecho realidad aquí fue un sueño”, aseveró.

El casamiento de Eddie Herrera, quien se desempeñó como profesor de geografía y bartender en un hotel, en Cuba, y George Díaz Ajo, licenciado en informática, no solo cumple un sueño largamente anhelado, sino que asegura que la pareja no sea separada al cruzar la frontera sur de Estados Unidos.

En ese sentido, la mexicana Lucy Valenzuela, quien acogió a la pareja en Ciudad Juárez y organizó su boda, apuntó: “Si ellos se iban a Estados Unidos muy probablemente en algún momento dado los separaran y la idea de ellos desde el momento en que salieron de Cuba era estar juntos”.

Hasta la fecha, en Cuba es imposible que las parejas del mismo sexo o género contraigan matrimonio. No obstante, el matrimonio gay estará contemplado en el nuevo Código de las Familias, cuyo referéndum, previsto para los próximos meses, ha sido ampliamente criticado por someter a consulta popular los derechos de las personas LGBTI+.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




¿Debe aprobarse el matrimonio homosexual en Cuba?

LA HABANA, Cuba.- Desde que comenzara a celebrarse en Cuba la Jornada contra la Homofobia muy poco se ha avanzado en la defensa de los derechos de la comunidad LGBTI. El CENESEX (Centro Nacional de Educación Sexual) ha elegido las causas más radicales -aunque no por ello menos atendibles-, como el derecho al cambio de sexo, o “luchar” para que en las escuelas no se fomenten prejuicios como la homofobia y la transfobia. Pero la legalización del matrimonio homosexual que traería consigo los beneficios del derecho conyugal, sigue aplazándose por razones de una vaguedad insultante.

La postura de la Iglesia es bien clara al respecto; así que cualquier acción en este sentido constituye una pérdida de tiempo. El argumento de que “no hay matrimonio homosexual en Cuba porque la Iglesia no está de acuerdo”, no pasa de ser una torpe justificación dado que al gobierno siempre le ha importado poco la opinión del clero; excepto cuando sirve a sus propios intereses.

Más preocupante que la intransigencia de los religiosos es el hecho de que Mariela Castro, durante una visita a México el pasado 13 de marzo, dijera que “en Cuba no se ha adoptado una ley a favor del matrimonio homosexual porque no es bueno repetir lo que hacen otros”. Según explicó la hija del actual presidente cubano Raúl Castro, hay una especie de contradicción -no definida- entre el matrimonio gay y la construcción del socialismo; pues al parecer la legalización de este tipo de unión “no se ajusta a la posibilidad de formación social y a nuestra realidad”.

A principios de 2017, en la revista Espacio Laical fue publicado un artículo en el cual se aseguraba que el matrimonio homosexual en Cuba no ha sido legalizado porque la iniciativa no cuenta con el respaldo popular. El texto no aclaró si se habían realizado entrevistas, encuestas, o aplicado cuestionarios para llegar a esta conclusión; por ello el equipo de CubaNet preguntó directamente a ciudadanos de distinta edad, extracción social y orientación sexual, su criterio acerca de esta cuestión.

Solo seis de los entrevistados dijeron no estar de acuerdo con la aprobación del matrimonio homosexual en Cuba; la mayoría dijo que sí y a otros les tiene sin cuidado, pero no se declaran en contra. Las entrevistas realizadas, así como la forma en que los cubanos han asumido “lo moderno”, revelan que este momento sería tan bueno como cualquier otro en el futuro para legalizar el matrimonio gay.

Paradójicamente los ancianos, que se supone fueron criados con mayor severidad y serían, por tanto, más proclives a los prejuicios, se mostraron absolutamente a favor de las uniones homosexuales legales y de educar a las nuevas generaciones en la aceptación de las personas, sin importar su orientación sexual. La opinión de los entrevistados hecha por tierra lo estipulado por la revista Espacio Laical y pone en crisis las explicaciones de Mariela Castro, pues no se percibe realmente una oposición entre el socialismo y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

De hecho, Mariela Castro ha hablado de que la meta principal es “lograr la igualdad de oportunidades como se logró en el proceso de trabajo con la discriminación a la mujer”. Sin embargo, los homosexuales, ocultos o declarados, se han insertado en la sociedad cubana como personas trabajadoras, decentes y capaces de sacar cualquier proyecto adelante, y esto desde mucho antes que Mariela Castro decidiera autoerigirse abanderada de la pluralidad sexual.

El hecho de que ya nadie pueda creerse con impunidad para discriminar abiertamente o maltratar a una persona por su orientación sexual, es apenas un alivio, en tanto el verdadero derecho de los gays se mantiene alienado. El propósito de casarse no es establecer una suerte de paridad con la heteronorma; sino que se garantice el derecho de una pareja homosexual mediante la legalidad, en un país donde la burocracia es agobiante y el derecho a heredar cualquier bien se basa en el grado de consanguinidad.

Las cruzadas pro-diversidad sexual en Cuba se alejan del foco principal de conflicto para dedicar algunos días del año, durante el mes de mayo, a impartir charlas y talleres, y arrollar en la conga. No se organizan desfiles del orgullo gay porque Mariela teme que la comunidad LGBTI cubana sea vista como algo “carnavalesco”, pero ¿acaso existe algo más carnavalesco que una conga?

La Jornada contra la Homofobia en Cuba tiene más que ver con limpiar la imagen del gobierno cubano que con la voluntad real de poner a la sociedad en función de una integración que no sea de carácter político. No es extrañar que en todas las actividades que se organizan predomine un público homosexual y transgénero; mientras los heterosexuales, a quienes debería estar más orientada la campaña, representan una minoría alarmante.

Jesús, un joven homosexual aseguró a CubaNet que en la Isla no existe una comunidad LGBTI; sino una recua de gente que le rinde pleitesía a Mariela Castro. Si hubiese comunidad, afirma, habría un activismo real para exigir los derechos más elementales. Cada mes de mayo sucede lo mismo, con las mismas personas y en el mismo lugar. Los resultados positivos no se aprecian a corto ni largo plazo; y lo peor es que, una vez concluida la Jornada, no volverá a hablarse del tema hasta mayo de 2018.




Campaña a favor del matrimonio igualitario cobra fuerza en Cuba

Cuba matrimonio igualitario cubanos iglesia

lgbti campaña matrimonio igualitario
Activistas LGBTI durante una demostración de orgullo gay (foto tomada de internet)

ARTEMISA, Cuba.- Osvaldo tiene 19 años y estudia medicina. Por temor a ser expulsado de la universidad prefiere no dar su apellido para este medio, pero asegura que su mayor anhelo es poder contraer matrimonio formalmente con su novio, quien vive con él desde hace un año.

Para lograr el objetivo de Osvaldo, así como el de muchos otros miembros de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexsuales), recientemente se lanzó la campaña “Nosotros También Amamos”, en pos del matrimonio igualitario en Cuba.

El inicio de este movimiento ocurrió formalmente el 1ro de diciembre, buscando específicamente llevar hasta la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) cubana el debate sobre la legalización del matrimonio igualitario.

Se puede decir que se han realizado con éxito las primeras acciones de esta iniciativa. El 2 de diciembre, el activista LGBTI Víctor Manuel Dueñas Otero presentó la campaña en el teatro municipal del poblado de Santo Domingo, provincia Villa Clara, durante el acto por el Día Mundial de lucha contra el SIDA (1ro de diciembre) y por el Día de la Medicina Cubana (2 de diciembre).

Asegura Víctor Manuel, también coordinador del proyecto cultural Babel, que al acto asistieron la presidenta del poder popular (local), el director de salud pública y el sub director de cultura municipal, además de trabajadores de la salud, enfermos de VIH-SIDA (virus de inmunodeficiencia humana y síndrome de inmunodeficiencia adquirida) y miembros de la comunidad LGBTI del poblado y zonas colindantes.

Al mismo tiempo Leticia Rodríguez, coordinadora de la campaña, envió un plegable encabezado por el logo de “Nosotros También Amamos” a las sedes diplomáticas acreditadas en La Habana así como a periodistas del diario de circulación nacional Juventud Rebelde y el semanario provincial El Artemiseño. En el documento se presentan sus objetivos y cómo participar en ella.

Al momento de redactar esta nota se tenía acuse de recibo por parte de una sola embajada, la de Uruguay, en la que se informa además que se trasladó a las instancias correspondientes del gobierno de su país y se adjunta una nota de prensa de su ministerio de relaciones exteriores, declarando que no existen derechos exclusivamente LGBTI, sino que ellos están incluidos en los derechos humanos y es por tanto obligación de todos en general, y de los gobiernos en particular, asumir su defensa.

Por su parte miembros del proyecto Shui Tuix de integración LGBTI han repartido el plegable de la campaña durante varias noches en el paseo del malecón habanero, y tienen planeado seguir haciéndolo en varios lugares de encuentro de la comunidad LGBTI en la capital.

Hasta este momento, la iniciativa ha sido enviada también a quince delegados de circunscripción o representantes locales.

declaracion de prensa Uruguay
Declaración de prensa enviada por la embajada de Uruguay (cortesía de Moisés Leonardo Rodríguez)

[email protected]

[email protected]

@cubamartiana