1

Para contar Cuba, mejor La Crema que el NTV

CIUDAD DE MÉXICO.- Puede parecer extraño, pero si a alguien le debe La Crema haber encontrado su estilo musical, y con ello el éxito, es al comandante de la Revolución Guillermo García Frías. El general Guillermo fue su primera musa.

Luis Alberto Vicet Vives, conocido como La Crema, cantaba desde la adolescencia y había pasado por diferentes agrupaciones como la orquesta de Cándido Fabré, en su natal Santiago de Cuba, y luego en La Habana fue parte de To Mezclao, hasta que inició su propia agrupación en 2014. Ciertamente tenía una carrera como cantante, aunque no era lo que llamaríamos un músico popular.

Algo que cambiaría en los años siguientes. Estamos hablando de 2019, el mismo año en que el comandante García  se viralizó por sus desatinadas declaraciones sobre jutías y avestruces en la Mesa Redonda. De inmediato eso despertó en redes una avalancha de memes, y las burlas no paraban. Vicet veía las reacciones desde su celular y estuvo, como diría él, “maquinando la idea” de escribir un tema y ver qué pasaba.

La Crema
La Crema. Foto cortesía

Antes de eso componía, pero eran canciones de amor, despecho, lo común. Pero no había escrito nada así, de crítica social usando el humor. Finalmente lo hizo en una noche. Porque él compone muy rápido, según cuenta. Su rutina es más o menos así: espera que una noticia esté dando de qué hablar, luego mira las reacciones en redes, lo que dice la gente en la calle y compara la cobertura que le dan a esa misma noticia en los medios oficiales. Con todo eso se nutre, se sienta frente a su computadora y arma una canción.

Eso hizo en julio de 2019, y salió con su tema “El avestruz” para un estudio de grabación en el barrio de Vieja Linda, por donde vivía en ese entonces. Ese mismo día el productor decidió subir un adelanto a las redes y ver cómo reaccionaba la gente. Sin esperarlo, La Crema tenía su primer hit.

La canción no dejaba de compartirse, salía en titulares de la prensa independiente y por último lo invitaron al Programa de Otaola. Con quien ha seguido trabajando. La Crema ha compuesto varios temas de presentación para los shows del youtuber y sus socios comerciales.

Volviendo a “El avestruz” (que de todas sus canciones es la que este santiaguero prefiere), la combinación de Guillermo como musa y Alex Otaola como divulgador hicieron que el tema se propagara. Ahí supo Luis Alberto que ese era el camino: contar desde su música la isla surrealista donde vive. “Yo soy una persona de la calle, que habla con todo el mundo, que escucha, que sufre todo lo que pasa aquí. Eso es lo que me inspira. Me conozco toda La Habana y sé lo que es pasar trabajo.”

La Crema llegó a la capital a los 18 años y con el dinero de la renta de un par de meses. Quería prosperar, tener otras oportunidades, y eso en el oriente del país parecía lejano. Ese dinero no duró mucho y se quedó en la calle. Tuvo que dejar la música por temporadas y dedicarse a trabajar desarmando computadoras o lo que apareciese, pero sin meterse en líos o cosas ilegales. Vivió en Boyeros, Alamar, Guanabacoa, la Habana Vieja. Saltaba de un alquiler a otro sin perder el foco de la música, que era su meta. Seguía intentándolo sin lograr consolidar su carrera, hasta que de un momento a otro ya no era un cantante anónimo. Pero la fama vino con un precio. Primero, en agosto de 2019 cuando tocaba en Matanzas cortaron “sospechosamente” la electricidad.

La Crema. Foto cortesía

Apenas había cantado dos canciones, y paró para anunciar una breve introducción sobre la tercera. Dijo que era “un programa de Internet que es lo que más está sonando, un programa de chisme y de brete que se llama Hola Otaola”, explicó en su Instagram después. En ese mismo momento, y antes de que empezara a tocar el tema del show, se cortó el suministro de la luz y su actuación quedó interrumpida.

Siete meses después, el grupo de Vicet no pasó la evaluación a la que debían someterse como músicos. La justificación que le dio el jurado para quitarles su empleo no le pareció convincente y hasta hoy asegura que le “hicieron un número ocho”, en reprimenda por el tipo de canciones que estaba produciendo. “Ya en esa fecha, además de El avestruz, tenía una sobre Internet e hice un tema de la limonada, inspirado en quien tú sabes. La Seguridad siempre se entera, e intuyo que metieron la mano ahí”. Sin embargo, ni remotamente lo pararon.

“No puedo tocar en establecimientos o fiestas estatales. En Palma Soriano, donde nací, la gente me dice: por qué no tocas acá en los carnavales, por qué no te presentas. Me encantaría, pero no me dejan. Tampoco pasan mi música por la televisión o las emisoras. Aún así, todo ha valido la pena porque mi principal logro fue descubrir en qué era bueno, dónde podía aportar algo diferente. Hay quien se pasa toda su vida buscando su don y no lo halla. Afortunadamente encontré mi camino y cómo encausar mi carrera.”

“Por qué me están criticando/ yo canto lo que escucho en la calle/ yo no estoy inflando”

“A mí me dicen La Crema desde la adolescencia porque en el preuniversitario iba un señor que vendía cremitas de leche y lo pregonaba muy simpático. Entonces me apropié de la palabra y saludaba a la gente  diciendo: qué volá la crema, y eso se me quedó. Finalmente lo adopté como nombre artístico.”

Luis Alberto asegura que casi nunca a él lo verán molesto. “Soy un gozador de la vida”, se define. Y así ha sido desde niño. Era lo que llamaríamos: el chistoso del aula, el que hacía reír a todos, el que cantaba y bailaba ante la menor oportunidad. De esa manera creció en Palma Soriano, uno de los municipios de Cuba más reconocidos por sus grupos de opositores. “Desde chamaquito yo era el centro y le veía el lado positivo a todo.”

Hoy, dar un vistazo en su canal de Youtube es como recorrer la realidad cubana mes a mes. Ahí él ha recogido desde la sátira lo que le preocupa a la gente, como la subida del dólar o la ruta Habana- Nicaragua. De hecho, la migración es uno de los temas más recurrentes en sus composiciones, y que lo persigue como una especie de obsesión compartida con sus coterráneos. “¿Qué si me gustaría irme de irme? No, qué va. Me encantaría.”

También le ha cantado al “próspero Marianao”, donde no quitan la electricidad, venden pollo diariamente y no hay colas. ¿Miedo a las consecuencias que podría traerle “poner el dedo”? “No hago nada malo. Ni siquiera digo algo que sea mentira. Pero sí, siempre hay un riego en este país.”

La Crema conoce cómo funcionan la represión y la censura en Cuba, y sabe que no necesitan que haga “algo malo” para hostigarlo por ejercer la libertad de expresión. Incluso ha hablado de esos temas en una de sus canciones:  “Hay que ser delicadito en la redes sociales porque te coge la ley que tú sabes. Ahora hay que hablar con señas, porque todo vale.”

Todas estas canciones distinguen por el uso del humor y el doble sentido como recursos de crítica social. Una marca que es distinguible en su obra. Sin embargo, de todos sus videos el que más visualizaciones registra en Youtube (132 811) es “San Isidro”. Una canción compuesta cuando el acuartelamiento en la sede de movimiento y que resalta el apoyo del músico a los otros artistas independientes.

Cada canción Vicet la acompaña con un video clip sencillo y sin una avanzada realización, pero simpático. Después de componer graba ese mismo día en un estudio que armó en su casa y al que poco a poco le fue invirtiendo. Al día siguiente filma las imágenes del clip, pide ayuda para que lo graben a él, y esa noche edita él mismo. A base de tutoriales aprendió a hacer sus videos. “Antes me los editaba un muchacho, pero tenía que esperar que él pudiese y no puedo perder el tiempo porque saco todo en caliente. Así que para no depender de nadie aprendí a hacerlo.” La Crema ha entendido que la inmediatez es imprescindible para que su obra pegue. No puede ponerse viejo el tema. En definitiva, es un “noticiero musical.”

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Guerra de canciones por Cuba: ¿quién gana?

canción Patria y Vida

CIUDAD DE MÉXICO.- El 16 de febrero se estrenó la canción Patria y Vida desde el canal de YouTube de Yotuel Romero. Ese día comenzó en Cuba una “guerra de canciones” entre el régimen y artistas que le son críticos. Casi dos meses, y al menos 10 canciones después, la batalla musical entre ambos bandos no ha cesado.

La primera respuesta oficial llegó luego de ocho días cuando colgaron en las redes Patria y Amor, cantada por niños de la Casa de la Décima de Mayabeque. Casi de inmediato, con un margen de 48 horas, se movió el epicentro de la batalla a Camagüey. El grupo Rumbatá decidió sumar el tema Convicción.

En él, los cantantes mencionan directamente el éxito de Yotuel Romero, Gente de Zona, Descemer Bueno, Maykel Castillo (Osorbo) y El Funky. “’Patria y Vida’ es la razón de un patria o muerte cubano (…) ‘Patria y Vida’ con decoro”, dicen

Sin embargo, la respuesta oficial más conocida llegó dos semanas después del lanzamiento de Patria y Vida.  Escrita por Raúl Torres, por supuesto, y promocionada por el sitio oficial Cubadebate, Patria o muerte para la vida tildaba de mercenarios a sus oponentes y auguraba 62 mil milenios para la Revolución Cubana. La consigna fidelista se repite en su letra una y otra vez.

El resultado fue que desató una avalancha de memes y hasta una campaña en redes para que los usuarios le dieran dislike en Youtube. Hasta hoy la canción registra 104 261 reacciones negativas contra solo 7 770 me gusta.

canciones
Infogram

Luego de este enfrentamiento inicial con un claro vencedor: Patria y Vida, el gobierno parece decidido a no admitir la derrota. Han continuado en su empeño de publicar otras “canciones respuesta” desde sus cuentas institucionales o páginas de la seguridad del estado. Por ejemplo, la canción Yo soy de Patria o Muerte, interpretada por Cándido Fabré, se estrenó por la cuenta de Youtube del sitio Cuba No es Miami, conocido por sus ataques a la disidencia cubana.

Además de Fabré y Rumbatá, se sumaron, del lado del gobierno, otras agrupaciones o intérpretes del interior del país como integrantes de Maravillas de Florida y el Dúo Voces. En contraposición desde el otro lado del campo asestaban El Micha, Willy Chirino, Alexis Valdés, y apenas una semana atrás Kamankola.

Pero el gobierno no se rinde y ha sacado también su artillería ligera. El 15 de marzo tres jóvenes desconocidos vestidos como oficiales del MININT, y cantando Patria o Muerte, venceremos, acapararon las burlas en redes sociales. El video lo promocionó el canal Alex Guerrero, un personaje que difama y ataca a quienes son molestos para el régimen de la isla.

Sin embargo, los tres chicos uniformados no fueron los únicos rostros anónimos que se sumaron a la batalla de las canciones. El 2 de marzo ya lo habían hecho decimistas de Pinar del Río. Hasta hoy la publicación solo tiene un like (y fue de la misma página).

En esta línea del tiempo ubicamos cada uno de los temas, de uno y otro lado, que hemos rastreado desde febrero a la fecha con sus intérpretes y videos.

A pesar de todos los intentos de la ofensiva musical del gobierno, hasta ahora, si sumamos todos los likes de cado uno de sus seis temas, apenas representan la mitad de los pulgares arriba que se llevó Patria y Vida. La cantidad de visualizaciones de esta canción, además, es casi cuatro veces superior a la sumatoria de las vistas de todas sus contrincantes.

grafico
Infogram

Luego de dos meses y una decena de temas uno podría pensar que esta batalla musical puede estar llegando a su fin. Pero el bando de los críticos aún prepara tres estrenos más: una colaboración musical entre Baby Lores, Insurrecto y Maykel Ososrbo, un dúo entre Descemer y la Diosa, y Chocolate ya anunció su remix de Patria y Vida. Del otro lado aún no han promocionado avances de posibles canciones respuestas, pero siempre les quedará Buena Fe y Arnaldo Rodríguez.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Fallece Frank Domínguez, autor de “Tú me acostumbraste”

Frank 2Frank Domínguez, el compositor cubano de canciones como “Tú me acostumbraste”, “Me recordarás” y “Pedacito de cielo” falleció ayer en Mérida, Yucatán, ciudad en la que residía desde 1993.

Francisco Manuel Ramón Dionisio Domínguez Radeón nació en Güines, provincia La Habana, el 9 de octubre de 1927. En su adolescencia, su familia se mudó para la ciudad de Matanzas donde, en 1947, finalizó el bachillerato.

Con pocos años de edad ya tocaba el piano, y era conocido en la emisora yumurina CMGW por su virtuosismo.

En su estancia en La Habana mientras estudiaba farmacología, carrera en la que obtuvo un doctorado, participó en programas de televisión como Buscando Estrellas, de CMQ; en 1951, en el televisivo Sábado Musical, y en 1959, en la programación inaugural de la TV Panamericana.

En menos de dos años alcanza la fama, diez de sus temas se convierten en verdaderos hits. Su canción “Tú me acostumbraste” le dio la vuelta al mundo e hizo de Domínguez uno de los compositores cubanos más grabados a nivel mundial.

El tema se conoció primero en la voz de la bolerista cubana Olga Guillot y luego en las de intérpretes como Toña la Negra, Pedro Vargas, Caetano Veloso, José Feliciano, Lucho Gatica, Luis Miguel, El Bambino, Percy Faith, las orquestas Casino de la Playa, Luis Alcaraz y Tokyo Cuban Boys, Doménico Modugno, Mina, Gal Costa y María Bethania, Lola Flores, Sara Montiel, los Gipsy Kings y muchos más.

Se le suele inscribir como compositor e intérprete en el movimiento del filin con autores como César Portillo de la Luz, José Antonio Méndez y Marta Valdés (Pablo Milanés incluyó dos temas suyos en su antología “Filin”), Por otra parte su talento pianístico ha sido comparado al de sus compatriotas Adolfo Guzmán, René Touzet e Ignacio Villa (Bola de Nieve) y al de latinoamericanos como la mexicana María Greever.

Irónicamente la estatal Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales de Cuba (EGREM), no le grabó un solo disco en 30 años, pero sí le otorgó como una especie de premio de consuelo la medalla por el 25 aniversario de la empresa. En 1980 Toña la Negra viaja a Cuba por primera vez después del 59 y, al ver las condiciones en las que vivía el gran compositor, prometió no volver más a la isla, y así lo hizo.

En 1993 Frank Domínguez viajó a Mérida, Yucatán, junto con su esposa Josefina, para visitar a sus hijos Glennys y Frank, y sus nietos, Jennifer, Glennicita y Jorge Carlos, quienes vivían allí desde algunos años atrás.

Quedó prendado de la belleza y tranquilidad de esa ciudad, y hasta su deceso vivió feliz, naturalizado mexicano, en la capital yucateca, en unión de sus seres queridos.

En noviembre de 2011, el maestro Frank Domínguez fue distinguido por la Sociedad de Autores y Compositores de México, con el Reconocimiento Trayectoria 50 y más.

  • AGENCIAS

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=XpObZx-17us[/youtube]




Los trovadores de Carlos III

LA HABANA, Cuba, marzo (173.203.82.38) – Guitarra en mano, dos muchachos se alistan a complacer a la pareja que solicitó la melodía de José José. Otros esperan a que el dúo termine esa canción para pedir sus favoritas.

Los dos jóvenes trovadores “cuentapropistas” amenizan las noches en el restaurante de comidas rápidas de Carlos III. Se dedican a hacer felices a los trasnochadores y enamorados que acuden al lugar. Se ganan la vida a fuerza de ritmo, melodía y sentimiento. Reparten alegría.

Varias veces han sido advertidos por los trabajadores de la cafetería, que incluso los han sacado del establecimiento “por órdenes superiores”. Dejaron la escuela hace un año para dedicarse a la música. Pronto se dieron a la tarea de aumentar el repertorio, porque la demanda de melodías en el “rapidito” aumenta con el paso de los días, y no quieren quedarse “cortos”, quieren complacer a la clientela.

“Esto deja más que estar en un aula oyendo a un maestro que puede ser tu hermano y está más interesado en enamorar a las muchachas de la clase. Cada vez que podemos venimos aquí a tocar, aunque ya hay chivatones que nos han echado la policía encima y hemos tenido que dormir unas cuantas veces en los calabozos” –dice el que parece ser director del dúo. Pero no se identifica.

A pesar de las advertencias y las detenciones, los jóvenes vuelven una y otra vez a cantar a su “público”, que se alegra cuando aparecen en el lugar. Las noches sin ellos son monótonas, y la victrola no suena porque la música que tiene no le gusta a los clientes, que prefieren pagar a los improvisados músicos que siempre complacen peticiones.

No dudo que pronto tendrán más problemas con las autoridades, que parecen siempre empeñadas en amargarnos cualquier posible momento de felicidad. Y es que ninguno de los dos ha cumplido 17 años, razón por la cual no pueden solicitar los permisos necesarios.

Por el momento ahí están. Chivatos, calabozos y “órdenes superiores” no han logrado aun detener la música y siguen alegrando a los noctámbulos.

[email protected]