Se incendia una moto eléctrica en plena vía pública de Holguín

Se incendia una moto eléctrica en plena vía pública de Holguín

Las llamas provocaron una inmensa columna de humo negra divisada en toda la ciudad. De la motorina solo quedó la estructura metálica

HOLGUÍN, Cuba. –  Vecinos y transeúntes de la céntrica calle Ángel Guerra, esquina Rastro, en la ciudad de Holguín presenciaron atónitos como el fuego devoraba una moto eléctrica a un costado de la vía.

El hecho ocurrió frente a Motor Centro, un taller estatal de automóviles. Un trabajador del local apagó el incendio con un extintor, pero ya era tarde.

Las llamas, que provocaron una inmensa columna de humo negra divisada en toda la ciudad, dejaron en cenizas a la moto de la que solo quedó la estructura metálica.

El fuego se produjo tras la explosión de la batería de litio de 60 amperes que utilizaba la carbonizada motorina marca Bucatti.

Según el dueño, la reparación de la batería, que incluyó celdas nuevas, le costó 60 dólares. Por recomendación del técnico, el hombre dio la vuelta a la manzana en la motorina para comprobar el arreglo.

“Sentí salir humo y una candela que, si no corro, me enciendo junto con la motorina. No me dio tiempo a nada. Traté de abrir el asiento para sacar la batería, pero no pude”, comentó el afectado quien finalmente cargó con lo que quedaba de la moto en un carretón tirado por un mulo.

Hechos como este son frecuentes en Cuba, donde las motos eléctricas son populares debido a la escasez de combustible y la crisis del transporte.

Según Mario, quien trabaja como técnico en uno de los talleres privados para motorinas en la ciudad de Holguín, los desperfectos con las baterías se deben al mal trabajo de los reparadores.

Entre los principales errores señalados por Mario resalta la unión de las baterías con alambre y estaño en vez de hacerlo con soldaduras de punto. Enfatiza que las “celdas tienen que ser del mismo tipo y serie y así se evita una explosión”.

También recomienda no desconectar el Battery Management System (BMS), un dispositivo de seguridad que al detectar anomalías en el funcionamiento de la batería impide su carga.No obstante, aconsejan evitar reparar la batería cuando llega al fin de su vida útil. “Lo mejor es comprar una nueva”, enfatiza el técnico.

Pero desde un inicio ha inquietado a los clientes el déficit de baterías en la red comercial lo que ha cuadriplicado su precio en el mercado negro.

“Me preocupa la inexistencia de baterías de 12 volt y 20 amperes para motorinas Minerva desde hace meses en la red comercial, lo cual propicia que especuladores revendan una sola de ellas en la mitad del valor del set de cuatro”, afirma Ana Hernández.

Otros han corrido con peor suerte y tienen la motorina guardada en la casa a la espera de que el Gobierno les facilite la compra de la batería a través de un crédito bancario.

“Compré una motorina Minerva con mucho sacrificio y ahora la tengo tirada en un rincón por falta de batería”, dice a CubaNet María Elena

La mayoría de las motorinas que circulan en Cuba son importadas de Panamá o EE.UU. Otras, de la marca Minerva, han sido fabricadas en el país por la Empresa Industrial Ángel Villarreal Bravo, situada en la central provincia de Villa Clara.

La escasez ha quedado “justificada” a partir de las deudas con los proveedores y la falta de liquidez, “las que han conspirado con las buenas intenciones de mantener un suministro estable de piezas de repuesto en las tiendas y organismos que los comercializan”, dijo Eliel Pérez Pérez, director general de la Empresa Industrial Ángel Villarreal Bravo al diario oficialista Granma.

Pérez descartó la posibilidad de vender motorinas y baterías en CUC en las cadenas de tiendas recaudadoras de divisas.

El problema, según publica Granma, no será resuelto a corto plazo y “dependerá de la rapidez con que la entidad pueda disponer del dinero necesario para ampliar sus producciones y honrar sus compromisos con los proveedores, expone el ingeniero, quien reconoce que las ventas en las tiendas que expenden en mlc y mediante el comercio electrónico marcan un buen augurio para el futuro de la empresa”.

Por eso, la mayoría de los motoristas en Cuba están obligados a arreglar las viejas baterías ante la imposibilidad de comprarlas nuevas en el mercado informal o en las tiendas estatales en dólares, donde el precio del producto oscila entre 360 y 460 dólares, en un país donde el salario medio mensual es de 42 dólares.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Fernando Donate Ochoa

Fernando Donate Ochoa

Periodista independiente. Reside en Holguín

[fbcomments]