El dengue en Cuba: la historia de nunca acabar

El dengue en Cuba: la historia de nunca acabar

“Tuvieron que habilitar la escuela vocacional para ingresar a la gente, entonces miras a tu alrededor y parece que estás en una zona devastada tras un bombardeo”

dengue Cuba
El dengue en Cuba: la historia de nunca acabar. Foto del autor

SANTIAGO DE CUBA.- Guantánamo, la provincia más oriental de Cuba, no escapa a la grave situación epidemiológica que atraviesa el país, sobre todo con la epidemia de dengue. Las imágenes que continúan saliendo a la luz ponen cada vez más en duda la “excelente calidad” del sistema de salud pública que pregona el Gobierno cubano, y pone de manifiesto la terrible crisis que atraviesa el pueblo.

A CubaNet llegaron imágenes del hospital pediátrico de la provincia de Guantánamo Pedro Agustín Pérez, y al respecto, una madre que prefirió el anonimato dijo que su hija menor de edad fue ingresada en este centro “yo no sé qué es peor, si estar en la casa de uno o en ese hospital”.

La mujer explicó que primero fue ingresada en la institución de salud y luego trasladada hacia una escuela vocacional, “son demasiados enfermos, gente en los pasillos durmiendo con los niños, acurrucándose por los rincones, con fiebre, con decaimiento, porque no hay camas y todo está lleno”, aseguró.

“Tuvieron que habilitar la escuela vocacional para ingresar a la gente, y aquello da grima, las paredes tú las miras te parece que estás en medio de una zona devastada tras un bombardeo”, lamentó.

A la pregunta de que como valoraba la calidad de la atención dijo: “si malo es el lugar, qué te voy a contar de la atención. Allí no hay médicos para tanta y tanta gente, no alcanzan los termómetros, y la forma de las enfermeras hace que uno se ponga peor. Todo el mundo está frustrado de no tener comida o un techo seguro, y va para el trabajo predispuesto”.

CubaNet también entrevistó al activista y opositor Jorge Cervantes García, quien recientemente estuvo acompañando a dos de sus hijos, ingresados en este hospital con sospecha de dengue. Su hija Diana, de 11 años, fue ingresada en los pasillos de una parte de la escuela vocacional, porque la otra sigue funcionando pese al riesgo de contagio que supone para los estudiantes.

“Ponen un termómetro de vez en vez, pero los médicos y enfermeras delegan en los acompañantes su responsabilidad, y somos nosotros los que tenemos que estar pendientes de nuestros familiares, si tienen fiebre, si se sienten mal, si tienen tos. Y los médicos, en su mayoría, durmiendo y descansando”, cuestionó.

Jorge Cervantes también explicó la atención que brindan en el hospital pediátrico de esta provincia: “mis hijos estuvieron en el Pedro Agustín Pérez, y aunque a veces los médicos quieran hacer algo bueno por sus pacientes no pueden, porque no están dadas las condiciones”.

El opositor catalogó la situación de bochornosa: “cómo es posible que en un país que dispone de tantos recursos para abrir hoteles y para reprimir al pueblo no tengan recursos para construir hospitales, y poder hacerle frente a esta epidemia que ya se ha vuelto nacional”.

El virus del dengue ha afectado todos los rincones del país. Recientemente CubaNet dio a conocer el caso de Arsenio Osvaldo Cruz, un holguinero positivo con el virus y al cual los médicos se negaron a ingresar por la falta de espacio en el hospital de su municipio.

Contactamos a la esposa de Cruz, Yilennis Aguilera Santos, quien nos explicó que dos días después de negársele el ingreso Arsenio tuvo que regresar en peores condiciones al hospital, porque estaba sangrando, síntoma de dengue hemorrágico.

“Yo me lo llevé la primera vez, con temor porque en Cuba los hospitales cada vez están peor, pero el pobre se sentía muy mal, y además tiene insuficiencia renal. Cuando llegué al hospital de Gibara me dijeron que tenía dengue, pero que no podían ingresarlo porque no había cama, que fuese para el hospital del municipio cabecera, pero allí estaban igual, y teníamos que quedarnos en los pasillos.”

Ante esta situación ellos prefirieron regresar a su casa. “No me querían ni dar receta de paracetamol porque según el médico estaba en falta, pero lo peor es que dos días después mi esposo empezó a sangrar y ahí sí tuvimos que correr.”

Casos como estos son cada vez más frecuentes en la isla. La pésima gestión del Gobierno cubano ante la agudización de la situación epidemiológica que azota al país es muy rechazable por los cubanos, sobre todo después del abastecimiento de equipos para dar apertura a nuevas tiendas.

“Yo quisiera que alguien me explicara cómo es culpa del bloqueo que no haya ni termómetros en los hospitales, que se estén cayendo a pedazos, y que en tan pocos días hayan podido abastecer esas tiendas con todos esos equipos que el Estado no los vendía anteriormente, sin mencionar que obviamente tampoco son para todos los cubanos, porque seguimos cobrando en moneda nacional (CUP)”, cuestionó Haydee Hidalgo, una joven psicóloga de la provincia santiaguera.

Lo cierto es que no hay una campaña efectiva para combatir la epidemia del dengue. No hay suministros de insecticidas y en las tiendas el precio es elevado, además de que la población no tiene, en su mayoría, acceso. En casi todos los barrios pululan los micro vertederos y el servicio de la Empresa de Comunales cada vez es más limitado por la falta de vehículos y de combustible. Asimismo, se ha reducido la fumigación en hogares y entidades.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.

[fbcomments]