Ocho nuevos presos políticos en Cuba tan solo en el último mes

Ocho nuevos presos políticos en Cuba tan solo en el último mes

“Si en el 2020 seguimos como hasta ahora, para el 2021 la imagen de Cuba estará destrozada en el mundo entero”

Cuba; presos políticos coronavirus
Presos en Cuba (Foto: Archivo/AP)

LA HABANA, Cuba. – De los 134 presos políticos actualmente en Cuba, ocho se sumaron en el último mes, según el informe publicado este lunes por Prisioners Defenders (PD). Para la organización, radicada en España, se trata de un recrudecimiento de la represión en Cuba “como nunca en años”.

Los ocho nuevos convictos de conciencia son: Yampiel Bernal Ampudia (FANTU), Juan Galbán Hernández (FANTU), Yuselín Ferrera Espinosa (UNPACU), Maikel Herrera Bones (UNPACU), Isáin López Luna (UNPACU), Juan Miguel Pupo Área (MONR), Wilson Quintero Cabrera (UNPACU) y Walfrido Rodríguez Piloto (Movimiento Opositor Justicia).

“En los ocho últimos meses ‒detalla el documento‒ han entrado en la lista de Prisoners Defenders 32 nuevos Convictos de Conciencia, pero la represión carcelaria ejecutada este último mes rompe al alza una ya desagradable tendencia de tres o cuatro presos políticos nuevos mensuales, lo que confirma un accionar represivo sin precedentes (…) Todos los indicadores apuntan a que el incremento de la represión del ´régimen´ se debe a un debilitamiento ideológico del sistema implantado y una falta de apoyo social evidente, agravado por una situación de crisis sanitaria que aumenta el riesgo de ruptura del mismo y genera, por ende, la reacción represiva preventiva de quienes no quieren hacer transitar al sistema hacia un Estado de Derecho”.

Javier Larrondo, presidente de PD, declaró a CubaNet que, como forma de contrarrestar esta creciente represión, la organización trabaja en enriquecer la información de la lista con pruebas irrefutables de que esos activistas son prisioneros de conciencia. Hasta la fecha, “esto ha dado como resultado cinco nombramientos de Amnistía Internacional, cuatro de la CIDH [Comisión Interamericana de Derechos Humanos], seis del Grupo de Detenciones Arbitrarias y de Desapariciones Forzosas de la ONU (Organización de Naciones Unidas), y todo eso solamente en 2019”.

El listado se divide en: Convictos de Conciencia (75), Condenados de Conciencia (30) y Presos Políticos de otras categorías (29). En el primer grupo se cuentan los privados de libertad únicamente por motivos de conciencia, “con acusaciones bien completas y probadamente falsas y fabricadas, o bien de índole no delictiva y absolutamente de pensamiento”.

Entre los Condenados de Conciencia se hallan aquellos que están sometidos a trabajos forzados domiciliares, medidas de limitación de libertad o libertad condicional bajo amenazas, “que el régimen, además, acostumbra a revocar y volver a insertar en prisión si el activista no cesa en su actividad prodemocrática”. Tales son los casos de Luis Manuel Otero Alcántara, José Daniel Ferrer García, Fernando González Vaillant, José Pupo Chaveco y Roilán Zárraga Ferrer.

En el último grupo se recogen a todos aquellos que no han recibido liberaciones ni indultos prematuros, son los presos con mayores períodos de cumplimiento en las cárceles del régimen de Cuba.

Asimismo, PD hace un llamado de atención acerca del peligro de encarcelamiento de los periodistas y actores de la sociedad civil que actualmente están siendo perseguidos y multados en base al Decreto Ley 370, y aún más sobre aquellos que se han unido para enfrentarlo y han declarado que no pagarán las multas.

“La muy posible entrada en prisión de no pocos de estos multados arbitrariamente, en aplicación del art. 170.1 del Código Penal, es la base de la amenaza que se cierne contra ellos, y no tanto la multa en sí. Prueba de ello es que ya figuran en nuestra lista otros siete condenados y convictos de conciencia por este precepto de impago de multas que previamente son impuestas de modo arbitrario y fuera del alcance de la economía de un cubano medio”.

Sobre esta alerta, Larrondo explica además que “una de nuestras mayores responsabilidades como organización de derechos humanos es detectar los patrones represivos antes de que se masifiquen”, para así, comunicarlos lo mejor posible de forma que “sean evitados en el futuro, en el mayor grado posible”.

PD reconoció además a 11 mil civiles cubanos, no pertenecientes a organizaciones opositoras, que se encontraban, al terminar el año 2019, Convictas o Condenadas de Conciencia por las Medidas de Seguridad Predelictivas, es decir, sin delito alguno, con penas de 1 hasta 4 años de privación de libertad.

El presente listado se ha realizado en coordinación con todas las organizaciones de la sociedad civil independiente de Cuba y se suma a las numerosas denuncias sobre violaciones de derechos humanos en la nación antillana.

Los trabajos de PD ‒que posee una sección denominada Cuban Prisioners Defenders‒ son adoptados por numerosas instituciones y enviados a la Organización de Naciones Unidas, Organización de Estados Americanos, Amnistía Internacional, Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Parlamento Europeo, Human Rights Watch, Civil Rights Defenders, Congreso y Senado de Estados Unidos, Gobierno de España, entre otros.

En abril, PD se sumó a una iniciativa de la sociedad civil independiente en Cuba que exigió la excarcelación de los reclusos políticos y de los condenados sin delitos, por  peligrosidad predelictiva.

Para Larrondo, todas estas denuncias generan un descrédito internacional para el régimen de la Isla. “Si Cuba torna a tener una imagen, incluso ante la izquierda europea, de ser una dictadura totalitaria y terrible, Cuba se quedaría sin negocio en el mundo entero. Sin negocio, acorralada, sin apoyo”, señaló.

El también fundador de PD explicó además que el año 2019 fue muy fructífero para la organización pues ganaron el Procedimiento Especial de las Expatriaciones Forzosas, el Procedimiento Especial de las Misiones de Médicos Cubanos en Esclavitud; tres procedimientos en el grupo de Detenciones Arbitrarias y otros tres casos ante el Comité de Desapariciones Forzosas, ambos de la ONU; así como les fue aceptado a trámite la denuncia a Cuba ante la Corte Penal Internacional por esclavitud, persecución y otros actos inhumanos del colectivo de Misiones de Internacionalización de Profesionales.

“Ante la intencionalidad de hipocresía mundial que tiene Cuba, la lucha es desenmascararles, detectar sus patrones y tratar de frenarles, expuso Larrondo y agregó: “Si en el 2020 seguimos como hasta ahora, para el 2021 la imagen de Cuba estará destrozada en el mundo entero”.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.

Acerca del Autor

Camila Acosta

Camila Acosta

Graduada en Periodismo en la Universidad de La Habana, 2016. Investigadora, Documentalista y Especialista en Comunicación del Club de Escritores y Artistas de Cuba (CEAC). Reside en La Habana, Cuba

[fbcomments]