Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
Sábado, 01 de octubre 2016

Usar el seso

LA HABANA, Cuba, noviembre (173.203.82.38) – El problema de hoy en Cuba no es de izquierdas ni derechas. Las soluciones no dependen de bandos políticos, sino, ante todo, de usar el seso, una facultad que hemos perdido. Esto es algo que acabo de escuchar en una calle habanera, en boca de una señora que le…

 |   |  comment count

LA HABANA, Cuba, noviembre (173.203.82.38) – El problema de hoy en Cuba no es de izquierdas ni derechas. Las soluciones no dependen de bandos políticos, sino, ante todo, de usar el seso, una facultad que hemos perdido. Esto es algo que acabo de escuchar en una calle habanera, en boca de una señora que le respondía a otra por haberla acusado de derechista.

Santa palabra la suya. Sólo que no todos, o no siempre, perdimos por igual la capacidad de usar el seso. Aunque generalmente ya casi nunca lo usamos para bien.

Ahora mismo, por ejemplo, los medios oficiales de propaganda están haciendo uso del seso para embromar una vez más a la gente, empujándoles la idea de que a los 187 representantes de gobiernos extranjeros que votaron en la ONU contra el embargo de Estados Unidos, les movió no el elemental raciocinio de oponerse a una medida tan estúpida, sino la simpatía hacia nuestra obsoleta dictadura.

Mientras, la dictadura no hace el menor uso del seso al gastárselo todo en el intento de asfixiar el mercado negro habanero antes de haber hallado los mecanismos mínimos para suplirlo, habida cuenta que es el único mercado seguro de la gente de a pie.

Y mucho menos usa el seso al creerse que el pueblo confía en esos palos de ciego a los que hoy llama “ajustes en nuestro modelo económico”, cuando en realidad lo único que ha hecho siempre el pueblo es aguantar los palos sin usar el seso. Pero ocurre que en estos días está dando muestras de haber empezando a usarlo, debido justamente a la insistencia del régimen en dar palos sin seso.

Ya sabemos que en política no suele ganar quien tiene la razón, sino aquel que logra imponerse. Pero hasta los poderosos necesitan usar alguna vez el seso en sentido positivo, aunque no sea más que para potabilizar la lógica de su poder.

Y quizá sea justamente en este detalle en el que logró dar en el clavo aquella señora cuando afirmaba que en nuestra isla el asunto no es de izquierdas ni derechas. Porque ante la falta de seso del régimen (que se manifiesta tanto cuando lo usa como cuando no), no se nota que sus competidores políticos de aquí y de allá acaben de encontrar el modo de usar óptimamente el suyo. A una carencia, otra.

Y conste que ya va siendo hora de que la oposición explore nuevas formas de usar el seso.

El gran paso en falso del despido masivo de trabajadores, unido al modo disparatado y mediocre en que los caciques pretenden impulsar el negocio independiente, pero sin conceder la menor independencia, está introduciendo aquí un giro en los enfoques públicos de la gente. Y este giro le exige a nuestros movimientos de la oposición pacífica abandonar trincheras partidistas y concentrarse única y rápidamente en el uso del seso.

Nota: Los libros de este autor pueden ser adquiridos en la siguiente dirección: http://www.amazon.com/-/e/B003DYC1R0

Acerca del Autor

José Hugo Fernández
José Hugo Fernández

José Hugo Fernández es autor, entre otras obras, de las novelas El clan de los suicidas, Los crímenes de Aurika, Las mariposas no aletean los sábados y Parábola de Belén con los Pastores, así como de los libros de cuentos La isla de los mirlos negros y Yo que fui tranvía del deseo, y del libro de crónicas Siluetas contra el muro.

Envíe su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: