Un detenido por sabotear ómnibus urbanos

Un detenido por sabotear ómnibus urbanos

Muchas “guaguas” amanecieron saboteadas, y la terminal tomada por oficiales de los departamentos Técnico de Investigación y de Seguridad del Estado

Guaguas
Omnibus en el patio de la terminal

LA HABANA, Cuba. — De la terminal El Calvario muy pocos ómnibus salieron a trabajar el pasado lunes. Las paradas se aglomeraban de pasajeros, y éstos reprochaban -más de lo normal- sobre el pésimo servicio de la transportación urbana.

Algunos pasajeros en vano recurrieron al teléfono, los funcionarios no confesaron lo sucedido: muchos ómnibus amanecieron saboteados, y la terminal había sido tomada por oficiales de los departamentos Técnico de Investigación y de la Seguridad del Estado.

“Eran ómnibus articulados Maz 700, de fabricación bielorrusa”, reveló en anonimato un chofer de la Empresa de Ómnibus Urbanos. “Le cortado la lona del acordeón por donde se articula la parte delante con la trasera”…

La terminal El Calvario tiene un parque automotor poco menor a los 50 ómnibus, mitad son articulados y mitad sencillos.

Ese día varios trabajadores fueron detenidos e interrogarlos, y luego liberados. Y uno está preso aún, como presunto autor del sabotaje.

“Todavía, a una semana del hecho, hay agentes instalados en una oficina”, explica la fuente. Primero interrogaban uno por uno del personal que trabajó el turno de la noche, supuestamente en el horario que sabotearon los vehículos, y después a los demás trabajadores.

Para poder trabajar, unos choferes han cocido el material con alambre. Reponer dicha pieza dañada requiere un gran desarme, y separar el ómnibus en dos, operación que solo se emprende en una de las cuatro empresas reparadoras de ómnibus en La Habana.

Reducen personal

Comienzo octubre la Empresa de Ómnibus Urbanos comenzó a reducir personal. El descontento y el temor a quedar desempleado se generalizó en todas las terminales. Entonces la frase para ser despedido sería: preséntate mañana a (departamento de) recursos humanos (de la empresa. Y en recursos humanos le decían: “Te brindamos dos opciones para tu reubicación, uno, trabajar en la campaña contra el mosquito aedes aegypti, y dos, custodio en la fábrica que te necesiten”.

De acuerdo a los lineamientos del Partido Comunista de Cuba, para lograr eficiencia, además de reajustar las plantillas, se suma el diseño de un nuevo y riguroso reglamento para los choferes de ómnibus urbanos, el cual estipula:

Reducción del salario a 315 pesos mensuales, sin incremento ninguno. Sin embargo, se le asigna una cuota de recaudación por viajes, y el resto del dinero pertenece al chofer.

Cada chofer ha de crear una cuenta en depósito de 700 pesos. Si se incumple con la recaudación la empresa toma del depósito, y el chofer deberá completar el monto sustraído.

Asimismo hará cumplir determinadas reglamentaciones multando a los choferes que incumplan. Circular con el ómnibus sucio es un parámetro que cuesta 30 pesos de multa; no parar en las zonas de paradas 100 pesos. Así como hacer mal uso del uniforme (camisa por fuera del pantalón, o la ropa sucia); no atrasarse más de 10 minutos ni adelantarse 2 minutos en el itinerario; reporte por accidente; etc…

[fbcomments]