Cuba, siete décadas sin elecciones presidenciales

Cuba, siete décadas sin elecciones presidenciales

El último jefe de Estado electo en democracia fue Carlos Prío

Un cubano mira las listas de electores en una circunscripción (EFE)

PUERTO PADRE.- El remedo electoral a celebrarse en Cuba este domingo me recuerda a Selección de selecciones, compendio de novelas publicadas por la revista estadounidense Selecciones del Reader´s Digest, en otro tiempo de amplia circulación en Latinoamérica.

Con los extractos de Selección de selecciones, es cierto, en un solo tomo cualquiera “leía” cuatro novelas, pero se perdía al menos tres libros por la tijera que habían dado los editores…

Dicho de otro modo: era la lectura de la selección del editor, no del lector. Igual nos pasa a los cubanos con la “elecciones” del próximo domingo: el “votante” deberá elegir a los “seleccionados” por otros.

Luego de gobernar por decreto entre 1959 y 1976, cuando promulgaron la vigente Constitución, en el régimen de partido único impuesto por los castristas a los cubanos es el Partido Comunista de Cuba (PCC), según precepto constitucional (Articulo 5), “la fuerza dirigente de la sociedad y del Estado”.

Cabe preguntarse: ¿Puede un partido político ser la “fuerza dirigente” de toda una nación, donde, para ser tal, debe existir multiplicidad de credos religiosos, políticos, culturales, estéticos…? Sí, puede, erigiéndose en lo que hoy es el PCC: una dictadura en manos de una familia.

En Cuba el último presidente elegido por el voto ciudadano fue el Dr. Carlos Prío Socarrás. Llegó a la presidencia el 1ro de junio de 1948. Gobernó tres años, nueve meses y 10 días. Fue depuesto la madrugada del 10 de marzo de 1952 por el golpe de Estado del general Fulgencio Batista.

Buenas, menos buenas o malas, en 56 años, siete meses y 11 días, desde Tomás Estrada Palma llegar a la presidencia el 20 de mayo de 1902, y hasta la huida de Fulgencio Batista la madrugada del 1ro de enero de 1959, Cuba tuvo 18 presidentes, entre ellos, dos dictadores.

El general Alberto Herrera y el escritor y periodista Manuel Márquez Sterling, fueron “presidentes” por un día. Carlos Hevia lo fue por tres. Carlos Manuel de Céspedes y Quesada, hijo del Padre de la Patria, fue presidente 23 días, entre el 13 de agosto y el 4 de septiembre de 1933.

Tres administraciones interinas gobernaron menos de un año: Grau San Martín, cuatro meses, Agripino Barnet, cinco, Carlos Mendieta, 23 meses.

Cinco presidentes, Estrada Palma, José Miguel Gómez, Alfredo Zayas, Fulgencio Batista y Ramón Grau San Martín, fueron presidentes electos y cumplieron períodos de gobiernos constitucionales de cuatro años.

El ingeniero y general de la Guerra de Independencia Mario García Menocal, tuvo dos mandatos y gobernó ocho años. Ocho años gobernó el también general del Ejército Libertador Gerardo Machado Morales, entre 1925 y 1933.

Devenido Machado dictador y derrocado por la revolución de 1933, la vorágine revolucionaria haría ir y venir presidentes interinos hasta 1936. Con todo, ese quita y pon decía de una época en movimiento y no de inmovilismo. Fue un período fecundo para la República de Cuba, en él tuvo espacio la Asamblea Constituyente y fue promulgada la Constitución de 1940.

Paradójicamente, fue Fulgencio Batista, primer presidente electo tras la Constitución de 1940, el primero en violarla antes que Fidel Castro lo hiciera en continuo a partir de 1959.

En países vecinos las mujeres todavía no votaban cuando las cubanas obtuvieron derecho al voto. Lo consiguieron en el gobierno del Dr. Ramón Grau San Martín.

Grau, presidente interino en la década del 30, fue presidente electo y gobernó desde el 1ro de junio de 1944 hasta esa misma fecha en 1948. Ese día le sucedió Carlos Prío Socarrás, derrocado por el golpe de Estado del general Batista.

Mucho se dice de la dictadura batistiana, en realidad, menos prolongada que la trujillista de República Dominicana, la somocista en Nicaragua, la duvalierista en Haití, la pinochetista en Chile o la de los hermanos Fidel y Raúl Castro en Cuba.

Fulgencio Batista fue dictador manu militari seis años, nueve meses y 21 días. Como primer ministro  Fidel Castro fue dictador 17 años y ocho días. Presidente “electo” en febrero de 1976, Fidel Castro lo sería poco más de 30 años hasta julio de 2006, sacado del poder por la enfermedad que lo llevaría a la tumba.

Interino tras la enfermedad de su hermano, y presidente “electo” en febrero de 2008, Raúl Castro gobernará desde el sillón presidencial del Consejo de Estado hasta el próximo 19 de abril, esto es, poco más de 12 años, pero mucho más que los seis años, nueve meses y 21 días que duró la dictadura de Fulgencio Batista.

Tan prolongada continuidad familiar en el mando de un país, el castrismo recuerda las dinastías de los Somoza y los Duvalier, a quienes los Castro llamaron “dictadores”.

Luego de 70 años sin elecciones presidenciales por voto directo, sin cambios en la ley electoral, y sobre todo, sin una Constitución genuina, donde sin interferencias de un partido político puedan ejercer sus funciones los legisladores, los jueces, y la administración del Estado, en Cuba proseguirá el castrismo, aunque en el sillón presidencial no esté sentado un Castro, y, más provechoso sería para los cubanos dedicarse a ocupaciones productivas este domingo que perder su tiempo en los colegios “electorales”.

En un país, donde el poder legislativo, el judicial y el ejecutivo se reúnen en un único Poder, sucede como con un tomo de Selección de selecciones: el lector lee, pero queda con deseos de leer. Y el domingo, quedándose con ganas de votar, los cubanos que vayan a las urnas irán a seleccionar la selección de otros, como en las novelas de Selección de Selecciones.

[fbcomments]