Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
sábado, 01 de noviembre 2014

Lo mejor que está por venir

Todavía siento la emoción vivida la noche de elecciones el pasado 6 de noviembre

“Si todavía queda alguien que dude que en Estados Unidos es un lugar donde todo es posible, esta noche es su respuesta.”
Barack Obama, 6 de noviembre del 2012

MIAMI, Florida, noviembre, 173.203.82.38 -Todavía siento la emoción vivida la noche de elecciones el pasado 6 de noviembre. La mayoría de los pronósticos daban la reelección de Obama por perdida. Algunas encuestas, un perro en una televisora mexicana -émulo del fallecido pulpo alemán- y los chamanes peruanos daban por seguro la permanencia del presidente afroamericano en los predios de La Casa Blanca.

Varios factores incidieron en lo que parecía una meta difícil de lograr después del primer debate entre un Romney inequívoco en un tema que domina, y un Obama que apenas podía responder la andanada de su contrincante en un ejercicio de democracia impecable. Aunque logró emparejar la carrera con su segunda aparición y ganar con mínima holgura el debate definitivo, los números seguían apuntando en su contra.

Mejor le fue a Joseph Biden quien demostró la valía de su experiencia política ante un joven Paul Ryan que no pudo perturbar al anciano vicepresidente. Por vez primera dos católicos, uno conservador y el otro liberal, dejaban fuera de sitio a la tradicional imagen del político protestante en la brega electoral por la vice presidencia. Un signo inusitado en los tiempos que corren, paralelo al de dos aspirantes a la presidencia representativos de dos grupos minoritarios: uno por su raza y el otro por su religión.

Que el rostro de Estados Unidos está cambiando es una realidad. Lo demostró el voto hispano decisivo a la hora de la verdad y con el que se sabe hay que contar. También ocurrió con el femenino y el de los jóvenes, que en número significante volvieron a las urnas para expresar su favoritismo hacia Obama. Por su parte el  voto judío que se ha revelado mayoritario hacia el presidente demócrata fue igualmente sorpresivo para algunos analistas.

En el estado de la Florida, a pesar de la criticada demora en dar a conocer los resultados, hay que señalar cierta inclinación del voto cubano hacia el ala demócrata. En esta ocasión la reñida lucha entre Joe García y el  republicano David Rivera por el puesto en el Congreso en disputa, resultó positiva para el primero. Mientras García es partidario del mantenimiento de contactos entre cubanos de la Isla y del exilio, Rivera había mostrado su disposición al cierre de las flexibilizaciones dispuestas por la administración Obama. Este resultado es un indicio de una diáspora cada vez menos propensa a los discursos tradicionales en un exilio que se debate entre su origen genuinamente político y otro relativamente reciente con motivaciones menos definidas. Es este último el que gana mayoría y podría ampliar sus influencias en un futuro próximo, algo que seguramente tendrán que sopesar los políticos locales en lo adelante.

La apuesta que hizo la campaña del presidente Obama dando un papel relevante a las redes sociales de comunicación se justificó con los resultados, menos costosos y mucho más efectivos. Obama, un hombre joven que entiende de estos avances y sabe usarlos al máximo hizo del Twitter la vía por la que comunicó el triunfo a sus seguidores. En tanto los organizadores de la campaña por Mitt Romney emplearon un tercio más de dinero que el utilizado por sus oponentes en anuncios televisados. La diferencia entre los mensajes es que los contenidos de algunos distaban bastante en cuanto a su solidez. Por ejemplo de pésimo talante y pobre alcance puede catalogarse el anuncio donde se trataba de desestimular el voto hacia Obama citando que Mariela Castro o Hugo Chávez preferían esa candidatura.

Cuentan que mientras Romney daba las últimas batallas en una campaña política que duró casi hasta el último minuto, por ganar a los indecisos de Ohio, Obama en su retiro de Chicago compartió un juego de básquet con amigos del lugar. El periodista Jorge Ramos, uno de los que cubrió las horas de tensión en estas elecciones, se refirió a esta anécdota como imagen de un Presidente seguro en su retorno a Washington para dar por terminado un mandato histórico para Estados Unidos y para el mundo.

“Recoge el esfuerzo que ha hecho la gente al elegirte. Hazlo bien porque ellos han demostrado su amor al votarte.” Palabras impactantes dirigidas a Barack Obama por su abuela paterna africana, desde una aldea de la lejana Kenia. Palabras a las que Obama pareció referirse cuando luego de conocerse los resultados que confirmaron su reelección manifestó que con el voto ganado o no de los ciudadanos había escuchado a todos. “He aprendido de todos y todos me han hecho mejor presidente.”

Un tremendo valor simbólico el de este mandatario que asienta sus raíces en el continente de donde hace siglos llegaron millones de esclavos que después pasarían a ser ciudadanos norteamericanos en un proceso lacerante de discriminaciones y odios superados. Sus descendientes hoy pueden ver realizarse el sueño del primer presidente negro, realidad ratificada por segunda vez este 6 de noviembre.  Un sueño que se hace extensivo hacia todos aquellos grupos que esperan lo mejor por venir en una tierra que ha sido pródiga en oportunidades para tantos emigrantes.

Acerca del Autor

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: