Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
domingo, 23 de noviembre 2014

Bajo amenaza de muerte

Esta vez no me amenaza de muerte un bribón o un oficial de la Seguridad del Estado

ENGLEWOOD, Florida, septiembre, 173.203.82.38 -Es hermosa la vida. Llenarse los pulmones con el aire fresco, contemplar el azul cielo cubierto de nubes blancas, esos cumulus nimbus que se mueven impulsados por los vientos, que se deforman en innumerables figuras de fantasía, que dibujan un dragón alado, un brazo fuerte, un rostro de niño… La vida es bella. Hay que disfrutarla, sentirla, respirarla… La vida es apetitosa como la más jugosa de las frutas y es tanto más deseable cuando te amenazan de muerte, cuando te dan plazo para el traspaso hacia otra dimensión.

Entonces recuerdas todos los bellos momentos que disfrutaste en tu edad, y hasta los desagradables y tristes que ahora ves como la parte agria que hace más intensa la dulzura de un postre y viene a tu memoria la sonrisa de una hermosa chica que fuera un sueño tal vez inalcanzable de tu adolescencia, y visualizas el nacimiento de tus hijos y la alegría que se encierra en una vida que comienza. Tantas memorias me asaltan en estos días…

Muchas veces vi de cerca la muerte y siempre pude burlarme de su acoso y escapar de sus garras, pero el tiempo es implacable y la edad no se anda con juegos, cada día te acercas a pasos, lentos pero constantes, al encuentro definitivo con la eternidad.

Estoy bajo amenaza de muerte. Me lo ha anunciado un médico que pretendía que me hiciera un cateterismo. “Si no te sometes a la prueba puede ser que mueras, tal vez mañana, tal vez dentro de algunos días”, y rechacé hacerme la prueba. Sea, acepto el reto. No le temo a la muerte, porque ella es el salto hacia lo desconocido, es el traspaso de una edad a otra como se pasa de infante a adolescente, de adolescente a persona madura, y de ahí te transformas en viejo, en anciano, en recuerdo, en sombra de lo que antes se era.

No obstante, pienso en lo que pudiera dejar detrás de mí, en los sueños que no pude realizar, en las responsabilidades que deberé dejar sin cumplir. Ya no veré crecer a mi última nieta ni me quedará espacio para la esperanza de ver a los nietos que están distantes, ni sentir la alegría de que algún día se reuniera en torno a mi mesa a mis hijos dispersos por el mundo. Se me quedará entonces en suspenso aquel sueño de ver un día feliz a mi pueblo, a mi pueblo que tanto amo y quiero verle libre de cadenas. Es triste partir entonces sabiendo que podría estar al alcance de una vida el fin de aquello que no debió haber tenido principio.

Esta vez no me amenaza de muerte un bribón, un forajido o un oficial de la Seguridad del Estado que es al mismo tiempo bribón y forajido, ahora la amenaza la acaba de pronunciar un joven médico del hospital de Englewood. ¿Se cumplirá su sentencia sin apelación? Quizá ahora también puede burlarme de la muerte y escaparme de su agarre por un par de años más. ¿Quién sabe? Todo puede suceder.

Acerca del Autor

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: