Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
sábado, 20 de diciembre 2014

Hija de Murillo vino a EE.UU. “para estar con su novio”

No se fue de Cuba “por razones políticas” y está feliz en Tampa, aseguró su tía.

Marino Murillo y Glenda Murillo, su hija.

MIAMI, Florida, 29 de agosto (Agencias, ww.cubanet.org) – Glenda Murillo, hija del vicepresidente cubano Marino Murillo, entró a Estados Unidos por la frontera desde México para estar en Tampa con su novio, y no por razones políticas, declaró su tía el martes.

Glenda Murillo tiene un novio en Tampa y dejó Cuba “por razones personales y no políticas”, aseguró a El Nuevo Herald la tía de Glenda Murillo, Idania Díaz, quien dijo que la joven está viviendo con ella.

Díaz agregó que Murillo no está casada, a pesar de que un desconocido contestó su teléfono celular en La Habana y le dijo a El Nuevo Herald que era su esposo.

Marino Murillo, un economista de 51 años formado en la Universidad de la Defensa Nacional de Cuba, está a cargo de poner en práctica las ambiciosas reformas económicas del gobernante cubano Raúl Castro y ha sido mencionado como un posible sucesor.

Glenda Murillo no tenía una visa de Estados Unidos y llegó a Texas a través de la frontera con México, donde había estado asistiendo a un seminario de Psicología, alrededor del 16 de agosto, según fuentes bien informadas. Fue admitida bajo parole según la política de “pies secos, pies mojados”, que permite quedarse a los cubanos que ponen pie en territorio estadounidense.

De acuerdo con El Herald, era evidente que Díaz habló con el periódico, primordialmente, para preguntar sobre el misterioso hombre que se identificó a sí mismo como el esposo de Murillo cuando el periódico llamó al número celular de ella en La Habana, la semana pasada. El hombre confirmó que ella estaba en Tampa, indicó que ella no haría ningún comentario, y se negó a dar su nombre.

Díaz confirmó que el número del celular al que llamó el periódico pertenecía a Murillo, y agregó que su sobrina había hecho arreglos para vender el teléfono antes de irse a un hombre que ella no conocía. “No sabemos quién podría haber sido ése hombre que respondió”, agregó Díaz.

Díaz también indicó que Murillo estaba feliz de estar en Tampa, pero cortó rápidamente cuando se le preguntó sobre los rumores de que Marino Murillo lloró cuando supo que su hija había desertado y estaba en Tampa.

Acerca del Autor

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: