Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
miércoles, 23 de abril 2014

Operación Juguetes contrarrevolucionarios

Chanel tiene seis años. Cuando supo que “un ladrón” se llevó los regalos que habían dejado los Reyes Magos, rompió a llorar

Bertha Sole con los niñosLA HABANA, Cuba, enero de 2014, www.cubanet.org.- El operativo policial se presentó a las 5 de la mañana del 3 de enero. Tocaron a la puerta de la casa de Héctor Maseda, -ex prisionero político de la causa de los 75, esposo de la difunta Laura Pollán-, donde está la sede nacional del Movimiento Damas de Blanco. Al abrir la puerta, Maseda pudo ver en la calle a un grupo de 20 agentes, encabezados por una Teniente Coronel acompañada de una fiscal, la presidenta del CDR y la secretaria del núcleo del partido comunista en la “zona”. En la orden de registro, constaba el nombre de la oficial al mando: Katia M. Morales Jarrín.
Entraron a la casa como quien sabe de antemano lo que anda buscando. Querían operar al mismo tiempo en la planta baja y en la barbacoa. Llevaban una cizalla. Con ella rompieron la aldaba del candado en la puerta de la habitación, donde se guardaban los juguetes.

Se lo llevaron todo: 160 bolsas de juguetes etiquetados con nombres de niños; toda la comida que encontraron (incluso la que se guardaba en el refrigerador para preparar ensalada fría: perros calientes, spaghettis, mayonesa, pollo, piñas, manzanas); una piñata llena de caramelos y chambelonas; 2 laptop, 3 impresoras domésticas, ropa de niños, ropa de mujer -incluyendo las que usó Laura Pollán-, cuadros pintados por amigos, rosarios, 57 sillas que utlizaban las Damas para celebrar el té literario; y otras cosas tan menudas, y por eso mismo tan importantes, que solo podían ser de interés familiar: recuerdos, símbolos.

El registro no duró más de 15 minutos; todo lo que cogieron, se lo llevaron. A Maseda lo trasladaron, detenido, a la que antes fue la Estación policial de Picota y Paula.  Dentro, pudo notar que aquello había sido remodelado y convertido en una especie de Centro de Instrucción, como 100 y Aldabó.

Lo mantuvieron sentado en una silla, mientras ellos clasificaban y contaban todo lo que se habían llevado. A la 1 de la tarde, lo liberaron.

La detención de Laurita

Bertha con los niños 2Mientras caminaba hasta la sede, a las 9 y 15 de la mañana de ese mismo día, Laura Labrada Pollán no sabía lo que había ocurrido. A solo tres cuadras de la casa, frenó estrepitosamente un carro de la Seguridad del Estado, del que se bajó un hombre muy gordo de ojos claros que no se identificó: -Laura, no puedes continuar, estás detenida-, dijo. Del carro se bajaron además dos oficiales vestidas de verde olivo.

El procedimiento que aplica la Seguridad del Estado a los detenidos comienza por el tuteo. La clave está en considerar el primer paso para conseguir la dominación total de un ser humano: suprimir su personalidad jurídica. Enfrentada como otras veces a una detención arbitraria, Laurita -como conocen sus amigos a la hija de Laura Pollán- no preguntó adónde la llevaban. Después de muchas vueltas, el carro se detuvo. La hicieron bajar y caminar por un pasillo, subir dos pisos por las escaleras y llegar a una oficina. Allí le comunicaron que estaba en 100 y Aldabó.

El documento

Laurita comprendió la magnitud de lo que estaba pasando cuando leyó la lista de artículos confiscados, en un documento redactado en unos términos que, pensó, valdría la pena reproducir, pero del que lamentablemente no pudo obtener copia. El oficial que llevó el documento se presentó como “Reinier”. Le dijo que en Neptuno 963, a las 5 y 10 de la mañana, se había efectuado un registro y habían confiscado todo, que no había fiesta, por “ser contrarrevolucionaria”, en sus palabras.

Del documento, Laurita recuerda frases al estilo de “los niños cubanos no necesitan los juguetes de contrarrevolucionarios”. Repetida hasta la náusea la justificación ideológica para todos los estériles sacrificios sociales a favor del Estado parásito: los juguetes carísimos, que envejecen en las vidrieras por los precios tan desfasados, son culpa de: “el bloqueo”.

Desde el mes de noviembre, con la Dama María Cristina Labrada Varona y en nombre de todo el Movimiento, Laurita había empezado a recolectar los nombres y las edades de los niños. En las tiendas del Estado, por un costo muy alto e inaccesible para el salario de un trabajador cubano, pudieron comprar juguetes para más de 150 niños, gracias a la ayuda de cubanos en el exilio. Cuando el operativo invadió la casa, en cada bolsita había más de un juguete. No solo estaban invitados los hijos y nietos de las Damas, o de opositores políticos u activistas. Los niños del barrio iban a participar, con permiso de sus padres.

La fiesta 

Laura-Pollan-disfrazada-para-los-niños-el-Dia-de-los-Reyes

A Laura Pollán le encantaba entretener a los niños el Día de los Reyes Magos

Las Damas de Blanco se las ingeniaron para hacer a los niños una fiesta como estaba programado, donde recibieran mucho amor, aunque les faltaran los juguetes. Algunos padres de las casas vecinas se ofrecieron para ir a buscar algunas confituras. El cake, que había sido encargado con muchísima antelación, no pudo salir del horno porque, según el repostero, que paga su licencia de trabajador por cuenta propia, a última hora no hubo gas.

Algunas Damas no pudieron llegar porque fueron detenidas; a otras, las visitaron y les leyeron el mismo papel, recalcándoles, al final, las amenazas. En las calles Aranguren y Hospital se desarrolló el cerco policial como es costumbre, acordonando la calle Neptuno, todo comandado por la Sección 21 de la Seguridad del Estado. No son policías uniformados. Visten de civil aunque están armados con pistolas. La peor impresión es la de su morfología. Transpiran violencia e impunidad. La impresión que causan y pretenden causar es la de estar acechando y tener la facultad de tirarse a causar todo tipo de daños si se los ordenara el alto mando.

La fiesta de los Reyes Magos en la sede de las Damas de Blanco se remonta al 2004. Fue creada por Laura Pollán para proporcionar alguna alegría a hijos y nietos de los 75 opositores pacíficos, activistas de derechos humanos y periodistas independientes que fueron injustamente encarcelados en la ola represiva de marzo de 2003, que ha pasado a la historia de nuestro país como la Primavera Negra.
Chanel tiene seis años. Sus padres están presos; su abuela es Dama de Blanco. Cuando supo que “un ladrón” se llevó los regalos que habían dejado los Reyes Magos, rompió a llorar. Como ella, más de 150 niños se quedaron con las manos vacías después de haber alimentado una ilusión que atravesaría el desierto a lomo de camello.

Acerca del Autor

Lilianne Ruiz
Lilianne Ruiz

Nació en La Habana el 30 de noviembre de 1976. Terminó el preuniversitario y quedó con deseos de estudiar Derecho, pero al matricular en la carrera, reconoció la abismal diferencia entre lo que creía de la justicia y la que se aplica en Cuba. Dejó la carrera inmediatamente, en el 2003. Se fue a la biblioteca de San Juan de Letrán a leer libros de poesía y mística, refugiándose en su mundo interior. Pero cuando se convirtió en madre, se dio cuenta de que no quería darle a su hija un futuro igual a su presente, y que el problema del totalitarismo afecta profundamente la vida espiritual y el destino de cada persona. Por eso quiere participar del cambio de su país y trascender las fronteras de su propia vida.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. El espacio para comentarios se cierra automáticamente 15 días después de ser publicada la nota. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus