Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
sábado, 01 de noviembre 2014

Sandy: Crónica del desastre contada por una damnificada

Nadie jamás había visto algo así; ni siquiera el ciclón Flora, hasta ese día el peor huracán recordado

LA HABANA, Cuba, octubre, 173.203.82.38 -A cincuenta años de la crisis de los mísiles, la naturaleza asesta un golpe nuclear sobre la ciudad héroe de la República de Cuba, dejándola, tal como dicen los santiagueros,  como una ciudad después de un bombardeo.

Otras ciudades sufrieron el rigor del ciclón Sandy, como Gibara, Banes, o Palma Soriano, la ciudad que más sufrió la embestida, a medianoche y el mismo día de octubre, cuando fue cercada en 1958 por el Ejército Rebelde,   para comenzar su toma,  la batalla de la derrota final del ejército de Batista.

Mi esposa tiene su familia en Palma Soriano,  por la mañana llamó por teléfono a su madre, que todavía aterrorizada le dio las primicias del desastre. Vilma Cruz  contó que la idea general de la población  era que se sentirían ráfagas de viento y mucha lluvia, pero cuando el ciclón llegó,  más bien sintieron la fuerza de un terremoto azotándolos.

Dice que nadie jamás había visto una cosa así. Ni siquiera el ciclón Flora, hasta ese día el símbolo de la fortaleza máxima de un huracán. Dice que ella tuvo que encerrarse en el baño con su pequeña Claudia, de siete años, cuando el techo de la casa se fue volando. Fue rescatada por su hermano Hugo, entre objetos que viajaban en el aire como sostenidos por una mano invisible, su hermano las llevó cargadas   a  la casa de abajo, que es de mampostería y más resistente.

Siguió contando Vilma que su esposo Ramón estaba desparecido, él atiende una pequeña parcela en el monte, donde siembra el sustento de la familia,   no  pudo regresar  por la fuerza del viento,  estaban temiendo  por su vida. Contó que el pillaje estuvo a la orden del día,  cuando fueron abajo la tienda en divisas TRD Caribe, Guareña,  La campana y El águila.  Bajo el temporal algunos “salvaron” lo que pudieron,  y se lo llevaron a su casa, o la casa del vecino si había quedado en pie.

Había manzanas completas sin techo, los barrios marginales Indalla y  Maribel habían casi desparecido. Muchas calles estaban vueltas escombros, con el pavimento removido como por un buldócer. Las siete panaderías se habían ido a bolina y no había pan. Los precios de las pocas cosas que aparecían para comer, estaban disparados por las nubes. No tenían electricidad y demorarían en ponerla, porque casi todos los postes del alumbrado público estaban en el piso, y los de teléfonos, muy pocos quedaban en pie.

Ya está faltando el agua,  porque muchas cañerías fueron destrozadas. Esto es un infierno –dijo –. El estado es el único que puede  salvarnos  de esta hecatombe,  y ayudarnos  a la reconstrucción, porque nosotros solos  jamás podremos.  Ahora es  el momento de demostrar que esto es una revolución. Confiamos en eso.  Su voz era entrecortada y llorosa. La voz de una mujer que tendría por delante el trauma permanente,  de la posible llegada de otro holocausto.

Por la tarde mi esposa trató de contactarla de nuevo, para saber el paradero de su padrastro, pero fue imposible. Ha continuado llamando inútilmente,   al parecer los postes que quedaban en pie también fueron abajo. Al momento de escribir esta nota no conocía aún la suerte de Ramón.

Ver más en:

Acerca del Autor

Frank Correa
Frank Correa

Frank Correa, Guantánamo, 1963. Narrador, poeta y periodista independiente. Ha ganado los concursos de cuento Regino E. Boti, Ernest Hemingway y Tomás Savigñón, todos en 1991. Ha publicado el libro de cuentos La elección beilycorrea@yahoo.es

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas u ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: