Cubanet
Noticias de Cuba – Prensa Independiente desde 1994
martes, 30 de septiembre 2014

¿Derechos animales?

A fuerza de ser pobres, cada día nos hacemos un pueblo más insensible y cruel con los animales

LA HABANA, Cuba, noviembre, 173.203.82.38 -Hasta hace unos años, la mayoría de los cubanos adoraban a  los animales afectivos. Hoy, son pocos los que se pueden dar el lujo de tratar a sus mascotas como Dios manda. Y lo que es peor: por cotidiana, pasamos por alto la continua crueldad contra los animales.

A los caballos mal alimentados,  sus dueños no pueden sacarlos de una provincia a otra, y menos sacrificarlos para comérselos, pero sí azotarlos y hacerlos tirar de  carretones, largas horas, bajo un sol de penitencia, hasta reventar…

Gallinas prietas, palomas y chivos son sacrificados a tutiplén por los santeros. Aparecen, ofrendados con cintas rojas, tirados en las esquinas. Los gatos negros son empleados por los mayomberos para ciertos trabajos, pero después de la degollina del Período Especial, los gatos, del color que sea,  han tenido que aprender a  cuidarse, además de  comer de todo y  convivir y compartir los infortunios –y las sobras- con los perros.

Los perros viven como tales y peor aun. Datos del Departamento de Higiene y Epidemiología  dan cuenta de millares de perros callejeros, muchos de ellos enfermos, que deambulan por todo el país. La mayoría  nacieron en la calle o fueron  abandonados por sus dueños porque no tenían con qué alimentarlos o medicamentos para curarlos si enfermaban. ¿Qué iban a tener para los animales si apenas tienen dinero, medicinas ni qué comer?

En Cuba sigue sin haber una ley para la protección de animales. ¿Y las sociedades protectoras? Bien, gracias…

Parece que a fuerza de ser pobres,  cada día nos  hacemos más insensibles. Ante nuestra indiferencia (¡son tantos los problemas!) ya forman parte del cotidiano paisaje deprimente  los perros y gatos atropellados por los carros, destripados en mitad de las avenidas, sus cuerpos putrefactos, quemados en las cunetas en el mejor de los casos… Los que sobreviven, vagan rengos, mutilados, hambrientos, mugrientos, sarnosos, rebosantes de pulgas y garrapatas…Es más de lo que una persona medianamente sensible  puede soportar.

Diestros escarbadores de  la  basura, están pendientes, con su instinto perruno, de nuestra mirada o el menor gesto para seguirnos los pasos a casa. Quien sabe si se ponen de suerte y logran conquistarnos con la humedad de sus ojos, sus gemidos y el menear de sus colas…

A falta de otras soluciones más humanas para el saneamiento canino, Zoonosis y las llamadas unidades de Higiene del Ministerio de Salud Pública en algunos sitios del país recurren al exterminio masivo e indiscriminado por envenenamiento. Muchas personas se quejan del  deplorable  espectáculo de la agonía de los animales en las aceras, que convulsionan  ante las lágrimas de los niños.

Periódicamente se habla de la esterilización quirúrgica de perros y gatos, pero la gente teme que cuando los recogen no es para operarlos, sino para que sirvan de comida a las fieras del Zoológico. Como ocurre con los pollitos vivos que dicen les arrojan en las mañanas como desayuno a leones, tigres y cocodrilos en el zoo de la calle 26.

A propósito, ¿por qué no se da una vuelta por dicho zoológico  Fernando Ravsberg, el corresponsal de BBC Mundo en La Habana? Que eche un vistazo a las jaulas apestosas, las bestias famélicas,  la basura por doquier,  las lagunas cubiertas por una nata verdosa donde apenas se ven los cocodrilos… Tal vez eso le haga cambiar su optimismo acerca de la suerte de los animales procedentes de Namibia que arribaron recientemente al Zoológico Nacional, el que está por Calabazar…

¿Para qué engañarnos?  Lo siento por las personas sensibles, estoy con ellas, pero, ¿cómo se va respetar en Cuba la Declaración Universal de Derechos de los Animales si la población apenas conoce sus propios derechos que no tiene y la policía política reprime severamente a los que reparten ejemplares de la casi proscrita Declaración Universal de los Derechos Humanos?

luicino2012@gmail.com

Acerca del Autor

Luis Cino Álvarez
Luis Cino Álvarez

Luis Cino Álvarez (La Habana, 1956). Trabajó como profesor de inglés, en la construcción y la agricultura. Se inició en la prensa independiente en 1998. Entre 2002 y la primavera de 2003 perteneció al consejo de redacción de la revista De Cuba. Es subdirector de Primavera Digital. Colaborador habitual de CubaNet desde 2003. Reside en Arroyo Naranjo. Sueña con poder dedicarse por entero y libre a escribir narrativa. Le apasionan los buenos libros, el mar, el jazz y los blues.

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas y/o ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus

Coméntalo en Facebook: