Cubanet
Prensa Independiente desde 1994
jueves, 24 de julio 2014

Crisis del transporte habanero: vuelven las bicicletas

Peligro de accidentes: las dos ruedas amenazan ante la debacle de las guaguas

Ante la agravada crisis del transporte público, el gobierno cubano implementará un plan urgente para resolver los problemas de movilidad de pasajeros en La Habana que incluye la promoción del uso de la bicicleta, símbolo de los oscuros días del “período especial” en la isla.

Durante una reunión del Consejo de Ministros, presidida por el gobernante Raúl Castro, los prolongados incumplimientos en la transportación pública en ómnibus centraron parte de las discusiones de los participantes y desembocaron en un programa de reordenamiento del transporte en la capital del país, de acuerdo con un extenso reporte publicado en los medios oficiales.

Entre las propuestas lanzadas por el vicepresidente Marino Murillo Jorge, zar de las reformas económicas y jefe de la llamada Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo, estuvo la promoción del uso de bicicletas como un paliativo a la debacle del transporte público en La Habana.

No obstante, Raúl Castro aseveró ante sus ministros que el país continúa avanzando en la esfera económica y se notan los resultados: “Nos movemos a un ritmo más rápido de lo que se imaginan quienes critican nuestra supuesta lentitud e ignoran las dificultades que enfrentamos”, dijo el mandatario.

Movilidad de la población

Murillo informó que la promoción del uso de bicicletas tiene como fin que este medio participe en la “movilidad de la población” y anunció que “se evaluará la aplicación de precios no recaudatorios en la venta de piezas para su mantenimiento”.

La evocación oficial de la bicicleta recuerda inevitablemente la crisis económica que golpeó la isla tras el derrumbe del campo socialista y el fin de los subsidios soviéticos, a comienzos de los años 90.

Un total de 1.5 millones de bicicletas chinas fueron adquiridas por el gobierno cubano para enfrentar la estrepitosa disminución del transporte urbano durante el llamado “período especial”. Se calcula que unos 700 mil habaneros emplearon ese vehículo para trasladarse al trabajo y desplazarse por la ciudad durante esa década de penurias.

La reunión se efectuó el pasado viernes, como anticipo del próximo período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que se efectuará el sábado 6 de julio en el Palacio de Convenciones de La Habana.

El gabinete ministerial analizó los problemas generales del transporte público, ocasionados fundamentalmente por “el deterioro del estado técnico de los equipos y la insuficiente gestión del Ministerio de Transporte y las Direcciones Provinciales para garantizar a tiempo el suministro de partes y piezas”, reseñó el reporte oficial.

Murillo se centró en perfilar la política de reordenamiento del transporte de pasajeros en La Habana, una actividad que calificó de “inestable, insuficiente y de baja calidad” durante años.

Los que no pagan y los que roban

Según explicó, el propósito de la iniciativa es identificar las acciones que posibiliten un incremento de la transportación pública con mayor eficiencia en las condiciones actuales del país.

En el diagnóstico presentado por Murillo ante los miembros del Consejo de Ministros reconoció la existencia de evasión del pago por parte de los pasajeros y el robo de la recaudación de manera impune por algunos trabajadores del sector transportista.

“Además, la gestión de las empresas de ómnibus, incluyendo las lanchas de la bahía, es deficiente, a lo que se suma el inestable y limitado empleo del ferrocarril”, explicó el informe.

Murillo agregó los servicios por cuenta propia están mal atendidos, son caros y en muchos casos los vehículos no reúnen las condiciones técnicas requeridas.

“Los principales insumos para estas labores, tanto el combustible como las piezas de repuesto, son adquiridos en el mercado informal, cuya fuente principal es el sistema estatal”, señaló el vicepresidente cubano, quien también reconoció la congestión en los horarios picos, las vías en mal estado, las paradas de ómnibus sin condiciones adecuadas y el deficiente alumbrado público en esos lugares.

Medidas urgentes

La política aprobada por el Consejo de Ministros reconoce la necesidad de “priorizar el transporte colectivo como la forma más eficiente y accesible para la mayoría de la población”, e incluye los siguientes aspectos:

Mantener los servicios básicos de transporte de ómnibus públicos y de ferrocarril bajo un esquema estatal.

Buscar formas organizativas que resuelvan la evasión del pago y la apropiación de la recaudación.

Introducir un renovado régimen de remuneración a trabajadores y directivos.

Organizar en cooperativas de servicios complementarios los taxis ruteros, ómnibus escolares, el transporte de trabajadores de las entidades estatales y los porteadores privados.

Diseñar un sistema de incentivos que incluya bonificaciones, exenciones en materia de impuestos e incluso subsidios, que permita que no incrementen los precios del pasaje.

Crear la Dirección de Transporte de La Habana y la Empresa de Ómnibus Metropolitanos, esta última bajo un nuevo modelo organizativo.

Implantar el procedimiento para el uso de tarjetas magnéticas en el consumo de combustible por parte de los trabajadores por cuenta propia.

Las calles de La Habana no están señalizadas para el uso de bicicletas, como ocurre en otras grandes ciudades, además del deterioro de las vías, los baches a cada paso.
Lo que constituye un grave peligro de accidentes.

  • Fuente Café fuerte, Granma

Acerca del Autor

Envie su Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y no reflejan la opinión de Cubanet Noticias. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario que viole alguno de los términos y condiciones del reglamento será inhabilitado para volver a comentar. Pedimos a los usuarios abstenerse de utilizar palabras obscenas y/o ofensas de tipo personal. Enviar un comentario implica la aceptacion del reglamento. Servicio proporcionado por DISQUS.


comments powered by Disqus