Los masones y La Bayamesa

Fueron masones quienes dieron a Cuba sus tres símbolos más importantes: el escudo, la bandera y el himno

LA HABANA, Cuba, octubre, 173.203.82.38 –Hoy, 20 de octubre, se conmemora un aniversario más de haber sido escrita la letra del Himno Nacional cubano, originalmente conocido como La Bayamesa. Este hecho es conmemorado en Cuba como el Día de la Cultura Nacional.

El aparato publicitario castrista se dedica en ese día a exaltar los sentimientos chovinistas y anti norteamericanos de los cubanos, sin mencionar la participación fundamental de los masones en aquellos acontecimientos; tal vez para evitar que los afiliados a esta Institución Fraternal puedan sentirse tentados a reverdecer sus laureles.

Esta historia comienza en 1867, con el fracaso que tuvieron los esfuerzos de la Junta de Información, la cual había procurado obtener de España, por medios  pacíficos, ciertas mejoras económicas, y la flexibilización del comercio entre la Isla y la Península. Este acontecimiento llevó a los criollos a pensar que la única solución para Cuba, era la separación de la metrópoli española por la vía de la insurrección.

A la sazón, en Bayamo radicaba la logia masónica Estrella Tropical #19, subordinada al “Gran Oriente de Cuba y las Antillas”; en la cual militaban Francisco Vicente Aguilera, Francisco Maceo Osorio y Pedro (Perucho) Figueredo. Fueron ellos los criollos que se reunieron en la vivienda de Perucho, la noche del 13 de agosto de 1867 para  acordar constituir un Comité Revolucionario que preparara el alzamiento contra del régimen colonialista español.

Al concluir la reunión, Osorio dijo a Figueredo: “ahora te toca a ti, que eres músico, componer nuestra Marsellesa”. En la madrugada del 14, ya los cubanos contaban con la música de su himno.

La primera ejecución del mismo se produjo durante la celebración de la fiesta religiosa del Corpus Christi, en presencia del gobernador de la plaza, y de un considerable número de pobladores de la Villa.

Algunos días después, el 20 de octubre, entraban las tropas insurrectas en Bayamo y en medio del entusiasmo popular, Perucho Figueredo escribió la letra del Himno Nacional.

Aquellos masones, además de derramar su sangre, y de realizar ingentes sacrificios por la libertad de Cuba, supieron rendirle su tributo a la patria, dando a la Nación, sus tres símbolos más importantes: el escudo, la bandera y el himno nacional.

Los masones cubanos de hoy, aunque se sienten orgullosos de aquellos hechos, están sumidos en un letargo inducido por el régimen, que puede resultar nefasto para el sostenimiento, e inclusive para la sobrevivencia de esta Institución.

Gustavo E. Pardo

Gustavo Pardo. La Habana, 1941. Especialista geotécnico. Ingresó en la Masonería en el año 1984, y fue proclamado Gran Canciller del Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba 2005-2008. Cumplió sentencia como preso político en las prisiones de La Cabaña, Isla de Pinos y Melena. Desde 2005 es Presidente de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos. Ha publicado Martí masón, El Autonomismo en Cuba, La mujer en la Masonería, Ética y Familia, entre otras.

[fbcomments]