1

La Virgen de la Caridad del Cobre y el sueño de los cubanos

Virgen de la Caridad del Cobre, Cuba, Cubanos

LA HABANA, Cuba. — En vísperas de otro aniversario del santuario erigido en El Cobre —inaugurado el 8 de septiembre de 1927—, cientos de personas concurrieron a homenajear a la Patrona de Cuba en su Basílica Menor, situada en la calle Salud entre Manrique y Campanario, en el municipio de Centro Habana.

Desde hace días, una asistencia no masiva, pero constante, de fieles se ve en las misas y otros horarios. Las posibles causas de que no haya la masividad acostumbrada de otros años pueden ser las grandes dificultades con el transporte público y las colas para poder comprar alimentos.

Las personas oran en silencio; piden a la virgen resolver problemas personales, de salud; otros ruegan por la libertad de sus familiares presos; por los que se marchan del país por vías ilegales, por mar o atravesando fronteras, para que puedan llegar a su destino; para que todo mejore en Cuba y no haya necesidad de emigrar.

Los devotos esperan milagros de la virgen; están seguros de que sus ruegos serán atendidos; confían más en el poder de la santa que en las promesas de los dirigentes del gobierno y del Estado.

Personas con limitaciones físicas piden limosna en la puerta del templo, situado a unos 100 metros de los caros restaurantes del Barrio Chino.

En los alrededores de la iglesia hay vendedores de velas, flores y otros objetos propios del culto. También, dentro del recinto sagrado, se venden estampas, crucifijos, rosarios e imágenes pequeñas de la virgen.

Los precios de esos artículos ponen a prueba la fe de los devotos, que no escatiman el dinero para honrar a Cachita, como la llaman popularmente. Las flores están entre los 30 y 100 pesos cada una. Los ramos, a 300 pesos los más pequeños. Las velas blancas a 50, si son de color cuestan más.

Los orígenes del culto a la Caridad del Cobre se remontan al siglo XVI, cuando, según dicen, en medio de una tormenta los indios Juan y Rodrigo de Hoyos y el negro Juan Moreno encontraron en la bahía de Nipe la imagen de la santa, que flotaba sobre el mar en una tabla que tenía la inscripción: “Yo soy la Virgen de la Caridad”.

En el Hato de Bajaragua, donde se hallaban las minas de cobre de Santiago del Prado, los vecinos del lugar construyeron la primera ermita. En el mismo sitio se edificaría la gran basílica que existe hoy.

Los mambises, en las guerras de independencia, eran devotos de la santa y la invocaban antes de entrar en combate. Por ello, en 1915, los veteranos solicitaron en una carta al Papa Benedicto XV la proclamación de la Caridad del Cobre, la llamada Virgen Mambisa, como Santa Patrona de Cuba, lo que fue concedido por el sumo pontífice.

No existe en Cuba otra santa o santo católico con tantos atributos oficiales, religiosos y folclóricos ni que haya recibido más homenajes.

Algo insólito ocurrió en el año 2011, cuando luego de varias décadas de ateísmo de Estado, el régimen comunista dio su beneplácito para que la imagen de la Caridad del Cobre, con motivo del aniversario 400 de su aparición, fuera sacada de su santuario en Santiago de Cuba y paseada por todo el territorio nacional, en un recorrido cercano a los 30 000 kilómetros.

Otro hecho inusual en la Cuba comunista es que, en lo que va de siglo, cuatro libros sobre la Virgen han sido publicados por editoriales estatales. Estos son: La Virgen de la Caridad del Cobre, Historia y Etnografía, de Fernando Ortiz; otro de Olga Portuondo Zúniga, con casi igual título; La Virgen Cubana en Nipe y Bajaragua, de Ángel Peña, Roberto Valcárcel y Miguel Ángel Urbina; y Sin Pecado Concebida: La Caridad del Cobre en las artes visuales cubanas, de Dennys Castellanos Mogena y Sergio L. Fontanella Monterrey.

La visita a nuestra patria del Papa Juan Pablo II propició la coronación y bendición de la Virgen en la misa celebrada el 24 de enero de 1998, en Santiago de Cuba.

En 2012, el papa Benedicto XVI le otorgó el título de La Rosa de Oro de la Cristiandad por el 400 aniversario de la aparición de la Virgen en Cuba, y el pontífice Francisco, en septiembre del 2015, en el centenario de su consagración, decretó el Año Santo Excepcional de la Misericordia.

La santería acoge a la Caridad del Cobre en su panteón de orishas como Ochún, la diosa del amor, el dinero y las aguas dulces.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Virgen de la Caridad del Cobre: Cómo se convirtió en Patrona de Cuba

Virgen de la Caridad del Cobre, Cuba

MIAMI, Estados Unidos. — El 10 de mayo de 1916 Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, o Virgen de la Caridad del Cobre, fue declarada Patrona de Cuba por el Papa Benedicto XV.

Se trata de un suceso poco conocido, pero a la vez de gran relevancia para los cubanos, que tienen a Cachita como rectora y guía espiritual de los destinos de la nación.

El nombramiento de la Nuestra Señora de la Caridad del Cobre como Patrona de Cuba tiene antecedentes el 24 de septiembre de 1915, cuando el Mayor General Jesús Rabí, a nombre de los veteranos del Ejército Libertador, solicitó a la Iglesia la proclamación de la Virgen de la Caridad del Cobre como celestial patrona de la joven república cubana.

Archivos de la Arquidiócesis de Miami relatan que al amanecer de ese día más de 2 000 mambises a caballo inundaron las calles y el santuario para celebrar la Santa Misa en la Casa de la Madre de todos los cubanos.

“Los generales tuvieron el honor de sentarse cerca de la Virgen en el presbiterio y allí, desde el púlpito, el general Padró Griñán leyó, a nombre de todos los veteranos de la Guerra de Independencia, la solicitud dirigida al Papa Benedicto XV”.

En 1916, Benedicto XV respondió a la petición de los mambises reconociendo y declarando el patronazgo de Santa María de la Caridad con carácter solemne.

La Virgen en la historia reciente

Veinte años después, el Papa Pío XI autorizó la coronación canónica de la sagrada imagen. El 20 de diciembre de 1936, una enorme muchedumbre se concentró en la entonces Alameda Michaelsen para celebrar el Congreso Eucarístico de Santiago de Cuba y la solemne Coronación de la Imagen de la Virgen de la Caridad.

“Fue el acto público católico más grande celebrado hasta entonces en Cuba. Más de cien mil personas, cantidad extraordinaria para la época, presenció emocionada cuando Monseñor Valentín Zubizarreta colocaba sobre las cabezas de las imágenes de la Madre y del Hijo, las hermosas coronas de oro y piedras preciosas, regalo de los agradecidos devotos de la Virgen”.

Cabe señalar que la petición que el episcopado cubano había hecho llegar al papa Pío XI fue respondida en largo documento aprobatorio firmado, a nombre del pontífice, por el Cardenal Eugenio Pacelli, futuro papa Pío XII.

Pero el vínculo entre El Vaticano y la Virgen de la Caridad del Cobre no termina ahí, ya que el Santuario Nacional de la Virgen del Cobre fue elevado a Basílica por la Santa Sede, específicamente por el Papa Pablo VI. En representación suya viajó a la Isla el Cardenal Gantín para consagrar la nueva basílica menor.

Cabe señalar que los últimos tres papas han estado junto a la imagen de la Virgen de la Caridad. San Juan Pablo II la coronó en Santiago de Cuba durante su visita pastoral a la Isla en 1998; Benedicto XVI visitó su santuario en 2012, oró delante de la bendita imagen y le obsequió la Rosa de Oro, distinción extraordinaria que la Iglesia concede a lugares de excepción; mientras que en 2015, el actual Papa Francisco, que celebró la Eucaristía en la Basílica del Cobre, oró y acarició con cariño la bendita imagen y le dejó de ex voto un hermoso jarrón de plata con flores de porcelana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




La Virgen de la Caridad del Cobre en Francia

Virgen de la Caridad del Cobre

PARÍS, Francia.- El 10 de mayo de 1916 el papa Benedicto XV, en solemne nombramiento, proclamó a la Virgen de la Caridad del Cobre como “Patrona” de Cuba. Años después, el 30 de diciembre de 1936, otro papa, Pío XI, coronó la imagen canónicamente. Tal fue la consagración de un mito que se remonta a los albores del siglo XVII, en que, según la tradición oral, tres hombres que navegaban por la bahía de Nipe en busca de sal encontraron flotando en sus aguas una talla de madera con la inscripción “Yo soy la Virgen de la Caridad”.

En el Archivo de Indias se encuentra el legajo mediante el que Juan Moreno, uno de los testigos del hecho, da fe del hallazgo años después. El documento (encontrado en 1973 por el historiador Leví Marrero) aparece fechado el 1° de abril de 1687, fecha en que Juan Moreno ya era adulto, y describe los hechos que ocurrieron en 1612, cuando este tenía diez años y acompañaba a los indios Rodrigo de Hoyos y Juan de Hoyos durante la travesía. Recogieron la imagen, asombrándose de que las vestiduras permanecieran secas a pesar de haber estado flotando en las aguas, y la llevaron al hato de Barajagua (actual territorio de Holguín) en que la presentaron a Miguel Galán, mayoral de este sitio, quien improvisó su primer altar en lo que anunciaba la noticia al capitán Francisco Sánchez de Moya, administrador de las minas del Cobre. Aunque solo dos de los buscadores de sal se llamaban Juan, la tradición oral los dio a conocer como “los tres Juanes”, pues al principio y durante mucho tiempo se ignoraba el verdadero nombre de Rodrigo.

Adorada desde entonces, sobre todo a escala local, la Virgen no aparece mencionada en ninguno de los textos de poetas, escritores o pensadores de las primeras seis décadas del siglo XIX. Tampoco aparece representada en la pintura ni en la escultura cubanas de ese siglo. Aparece, eso sí, en dos iglesias consagradas en su honor, en Marianao (1724) y Puerto Príncipe (1734), y se supone que existían peregrinaciones al Cobre en el siglo XIX, pues en 1835 se construye en Camagüey una hospedería llamada San Roque para albergar a los que iban camino del santuario. Pero todo parece indicar que fue durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878) que los insurrectos cubanos empezaron a invocarla a partir de la toma del poblado del Cobre por Carlos Manuel de Céspedes, razón por la que ostenta también el título de “Virgen mambisa”.

Curiosamente, hasta 1913 no fue que un obispo (monseñor Pedro González Estrada) utilizara la imagen de la Caridad en su propio escudo. Tal vez se tramaba ya la petición de los veteranos de las guerras de independencia, encabezados por el mayor general Jesús Rabí, quienes escribieron (en septiembre de 1915) al papa Benedicto XV y consiguieron que se le reconociese como “Patrona” de la nación cubana. Y aunque fue encontrada un 27 de octubre, su fiesta patronal se celebra cada 8 de septiembre por corresponder a las festividades del culto mariano.

Basílica Santa Teresa de Lisieux, en el poblado normando de ese nombre, en Francia. Foto cortesía del autor

Un santuario nacional

En 1633, tres años después del hallazgo en Barajagua, la Virgen se trasladó al poblado de Santiago del Prado, construido en torno a los ricos yacimientos de cobre que influirían en el cambio de su denominación por la de “El Cobre”. Allí se erigió la ermita primitiva que destruyó el terremoto de 1766, reconstruida y nuevamente afectada por otro sismo en 1906.

En 1926, auspiciado por el arzobispo Valentín Zubizarreta y diseñado por el arquitecto J. Navarro, se construyó en lo alto del cerro de La Cantera, en el poblado santiaguero de El Cobre, el templo que cumple la función de santuario nacional y que podemos ver hoy en día. Con campanario central, dos torres simétricas a ambos lados y una escalinata de 254 escalones, el edificio fue elevado a “basílica” por el papa Pablo VI en 1977, y desde entonces tres papas han estado junto a la Virgen: Juan Pablo II (quien la coronó en Santiago de Cuba en 1998); Benedicto XVI (que estuvo en el santuario en 2012 y le obsequió la Rosa de Oro) y Francisco (quien celebró la Eucaristía en la basílica en 2015).

A ese sitio se han dirigido a lo largo de décadas muchos devotos de la Virgen. Debajo de su camarín, en la llamada Capilla de los Milagros, no pocas personalidades han depositado o mandado a depositar sus ofrendas. El propio Ernest Hemingway, quien entonces residía en La Habana, envió a Monseñor Enrique Pérez Serantes la medalla del Premio Nobel que recibió en 1954 para que la colocara en dicho lugar. Discos, zapatillas de bailarines, trofeos y medallas olímpicas completan la colección de ofrendas depositadas al pie de la imagen.

La Virgen de la Caridad a lo largo del mundo

El de La Caridad es uno de los cultos bajo la advocación de la Virgen María. Como Virgen de la Caridad, sin que tenga relación directa con su consagración en Cuba, se ha convertido en la patrona de otras ciudades y pueblos como Cartagena de Levante, Villarrobledo, Guadalcázar (provincia de Córdoba), La Garrovilla (Badajoz), Camarena (Toledo), Uias (Cantabria), Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), etc. Pero de todas las localidades, es la de Illescas la que más vínculos suponemos deba guardar con el culto cubano, ya que de ese pueblo de la provincia de Toledo provenía el capitán Francisco Sánchez de Moya, quien en 1597 recibió el mandato del Rey Felipe II para que fuese a las minas del Cobre, en Santiago de Cuba, a defenderlas de las incursiones de los piratas ingleses. Y fue a él, en resumidas cuentas, a quien se le encomendó la tarea de erigir la primera ermita.

Este es el Sánchez de Moya que en la mitología cubana fue advertido de la talla encontrada en la bahía de Nipe por los tres buscadores de sal criollos.

Tampoco debe confundirse la Orden de las Hermanas de la Caridad, que es francesa, fundada por Santa Luisa de Marillac y San Vicente de Paúl, y cuya implantación en Cuba data de 1846, con el culto mariano de la Caridad del Cobre en Cuba.

Pero en España, la Virgen cubana es venerada desde que en 1921 la Reina Regente María Cristina ordenó que la imagen traída desde la Isla por españoles que volvieron a la Península tras la independencia fuera colocada en el Monasterio de las Descalzas Reales. Es en dicho monasterio en donde radica la sede española de la Archicofradía de la Caridad del Cobre. En 1923 se crea en Madrid la Asociación de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, formada por mujeres católicas cuyo objetivo era dar culto a la Virgen Santísima y llevar a cabo obras de caridad. Fueron ellas quienes compraron un viejo palacete para convertirlo en escuela de niñas pobres y después de las vicisitudes de la Guerra Civil española lo pusieron, en 1947, bajo la advocación de la Virgen del Cobre, con una capilla en que la que se le venera. Colegio y capilla han sido renovados sucesivamente hasta ofrecer la imagen del edificio actual, sito en el n° 17 de la avenida de la Institución de Libre Enseñanza, en el barrio madrileño de Ciudad Lineal, donde se estudia secundaria, bachillerato y ciclos formativos.

También en la iglesia de Nuestra Señora del Carmen y San Luis, a pocos metros de la Puerta del Sol madrileña, hay una capilla que la Virgen del Cobre comparte con Santa Teresa de Jesús y Santa Rita de Casia, a donde se dirigen los cubanos devotos de la capital española y en donde es corriente encontrar ofrendas y ramos de flores amarillas que evocan el sincretismo de la Virgen con la deidad afrocubana de Ochún.

Asimismo, abundan en México las iglesias y capillas consagradas a la Virgen de la Caridad. Y entre las más conocidas se encuentran las de la isla Mujeres (frente a Cancún), las de Mérida y Sisal (también en Yucatán), la del Carrizal (en Guerrero), la de Guadalajara, León, la de Zimapán (Hidalgo), Sinaloa, la de Gustavo Madero (en Ciudad México) o la de General Escobedo (Monterrey), entre otras. Un culto extendido a otras zonas de Américas Latinas, por lo cual podemos encontrar también otras iglesias consagradas a la Virgen cubana del Cobre en Colombia (Barranquilla y Medellín), Perú (Pueblo Libre, barrio de Lima), Venezuela (Turmero y Maracaibo), Panamá (Ciudad Panamá, Coloncito y La Chorrera), Ecuador (San Jacinto y Guayaquil), Puerto Rico (Hato Rey y San Juan), República Dominicana (Quisqueya), entre otras.

En Miami, la capital del exilio, se consagró en 1967 la primera ermita en que se veneró a la Virgen, antes de que se construyera, seis años después, la ermita actual a orillas de la bahía de Vizcaya, que acoge, detrás de su altar, el gran fresco de Teok Carrasco, pintado en 1977, en donde vemos representadas a 67 personalidades vinculadas con la historia cubana.

El caso insólito de una capilla francesa de la Caridad del Cobre en Normandía

Un caso insólito de una capilla dedicada a la virgen cubana es el de la Basílica de Santa Teresa de Lisieux, en el poblado de ese nombre, en la Baja Normandía, Francia. Insólito porque es probablemente uno de los pocos sitios fuera del área de influencia hispanoamericana en que podemos encontrar un espacio consagrado a la veneración de la Virgen del Cobre.

La Basílica fue erigida en honor de Santa Teresa del Niño Jesús, y su construcción, que imitó el estilo romano-bizantino del Sagrado Corazón de Montmartre, en París, comenzó en 1929. María Francisca Teresa Martín, nombre de la santa, nació y murió de tuberculosis a los 24 años de edad en ese pequeño pueblo normando de la región de Calvados. Es considerada una de las grandes místicas del siglo XIX. Junto a Santa Teresa de Ávila y Santa Catalina de Siena se convirtió en la tercera mujer declarada “Doctora” por la Iglesia, por haber desarrollado su propia teología llamada “pequeño camino”. Su popularidad fue enorme y en parte contribuyó el hecho de que, poco después de fallecer, se publicaron sus relatos autobiográficos con el título de Historia de un alma, cuya tirada total asciende -se estima- a unos 500 millones de ejemplares después de su primera edición.

Capilla de la Caridad del Cobre en el transepto de la Basilica de Santa Teresa, Lisueux, Normandía, Francia. Foto cortesía del autor

Fueron los obispos de Bayeux y Lisieux quienes, tras la canonización de Teresa en 1925, lanzaron el proyecto de construcción de una “basílica espiritual”. Las obras comenzaron en 1929, la cripta fue terminada en 1932 y la basílica inaugurada en 1937.

En su interior, diseminadas entre las naves, el coro y el transepto, 18 países disponen de capillas en honor de sus santos patrones. De América, solo México, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, Canadá y Cuba tienen las suyas.

En 1929 se decretó a Santa Teresa de Lisieux patrona de la Confederación Nacional de Colegios Católicos de Cuba, cuyo conciliario general durante la década de 1930 fue Monseñor Manuel Arteaga Betancourt (el futuro primer Cardenal de la historia de Cuba). En ese momento, la directiva de la Confederación decidió dedicar un álbum a recopilar las firmas de los devotos cubanos de la santa. Nos cuenta Teresa Fernández Soneira, en su libro Historia de la educación católica en Cuba, que en un mes pudieron recogerse unas 20 000 firmas.

Y continúa recordando que fue entonces que, aprovechando un viaje del Reverendo Hermano Carlos del Colegio de La Salle a Lisieux, en compañía de familias cubanas, se le confió el álbum y una suma de diez mil francos para la construcción de la basílica en Francia. Los embajadores cumplieron su cometido y entregaron a la madre superiora del Carmelo de Lisieux (el convento al que perteneció Santa Teresa) lo que traían y, en cambio, recibieron de parte de esta una reliquia para la Confederación.

El domo de la Basílica Santa Teresa de Lisieux visto desde el interior. Foto cortesía del autor

La contribución de la Confederación cubana de la que formaba parte la Federación de la Juventud Católica creada en Cuba en 1929, por el Venerable Hermano Victorino de La Salle, desempeñó un papel crucial en que la Basílica incorporara al templo una capilla en honor a la Virgen de la Caridad del Cobre.

En esta capilla aparece un altar con la imagen en bronce de la Virgen, realizada por un escultor asturiano, y una inscripción a ambos lados en la que se lee: “Je suis la Vierge de la Charité / Confederación Nacional de Colegios Católicos de Cuba / Vénérée patronne de Cuba” (Soy la Virgen de la Caridad / Venerada patrona de Cuba). O sea, la misma inscripción que según la leyenda aparecía en la talla flotando a la deriva en la bahía de Nipe cuando fue encontrada por los “tres Juanes”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Regreso a la otra cárcel: algunas impresiones

Cuba, Guantánamo
(Foto: Havana Times)

GUANTÁNAMO, Cuba. – Paul Joseph Goebbels creyó firmemente que una mentira repetida muchas veces se convertiría en verdad. Se desentendió de la frase de Abraham Lincoln que asegura que se puede engañar a todo el pueblo una parte del tiempo, a una parte del pueblo todo el tiempo, pero que no se puede engañar a todo el pueblo todo el tiempo.

La creencia “goebbeliana” ha anidado fuertemente en la ideología del castrismo. En un contexto como el nuestro, donde no hay respeto por la diversidad política, muchas personas aceptan como algo lógico que se denigre a quienes luchan por sus derechos. Así, los que desde el extranjero claman por un país democrático son, para esas personas, traidores; y los que escriben desde Cuba o allá para un medio de prensa contestatario, o se oponen pacíficamente a la dictadura, son vendepatrias, gusanos, mercenarios, etc.

Quienes usan cotidianamente esos calificativos también afirman que son tolerantes, que Cuba es un estado democrático, de derecho, y otras bonituras. Esos denuestos me los han lanzado los oficiales de la seguridad del estado cada vez que soy obligado a concurrir a sus “entrevistas”. A veces opto por callar. Se ocupan tanto en golpear y abusar de otros cubanos que no tienen tiempo para instruirse y ya se sabe que sin cultura es muy difícil sostener una conversación enriquecedora.

Desde que este “mercenario” y “asalariado del imperio” llegó a su casa el pasado 4 de septiembre no han cesado las muestras de solidaridad y cariño de amistades, ex compañeros de trabajo, colegas de la prensa, residentes en el extranjero y vecinos. No creo que un “enemigo del pueblo” pueda recibir tantas muestras de aprecio.

Desconozco mucho de lo que se publicó sobre mi caso, pero me ha impactado extraordinariamente lo que he visto y, sobre todo, la reacción de los vecinos de mi zona de residencia. He recibido más de lo que merezco. Eso ha ocurrido debido a la soberbia de un régimen que prefirió exonerar de responsabilidad penal al esbirro que me golpeó cobardemente y enviarme a prisión porque me negué a pagar la multa que me impusieron.

Al hacerlo me dieron una visualidad mediática que nunca busqué y sirvió para que importantes personalidades de la política cubana e internacional se pronunciaran por mi libertad y contra el despotismo castrista.

Muchas colas y represión

Cuba es el único país del hemisferio occidental que encarcela a ciudadanos por no usar mascarillas para protegerse contra la COVID- 19. También ha prohibido las fiestas e impuesto toques de queda.

Los comunistas invierten cifras multimillonarias en el Ministerio del Interior (MININT) y la Seguridad del Estado para reprimir a los cubanos. Esas cifras no se informan cuando la Asamblea Nacional del Poder Popular aprueba el plan anual del presupuesto del estado.

Los represores de la Seguridad del Estado en Guantánamo detienen a los opositores y los trasladan a las afueras de la ciudad, donde los golpean y los dejan desnudos o en calzoncillos, después de robarles los teléfonos y el dinero.

Aunque ninguna ley lo prohíbe, si alguien hace una foto a las colas, o a esas detenciones ilegales, puede ser detenido y privado de su teléfono móvil. ¡Así funciona nuestro “estado de derecho”!

Lamentablemente, a pesar de las medidas represivas adoptadas y del estado de sitio a que han sido sometidas La Habana y otros territorios del país, la COVID-19 no retrocede.

Alimentarse, algo que aquí siempre ha sido un problema, ahora es mucho más difícil. Las colas para comprar un paquete de pollo, jabones o detergente son interminables. Las carnes de cerdo, carnero y pescado están desaparecidas, al igual que muchos otros productos. Esa es una parte del panorama que he apreciado después de mi excarcelación.

Este viernes 11 de septiembre vi una aglomeración de personas frente a la Feria El Guararey, en el noroeste de Guantánamo, para comprar un módulo de galletas dulces, de sal y sirope, valorado en 144 pesos cubanos. Tuvo que venir la policía para controlar el orden.

¿Querrán robarnos a la Virgen de la Caridad del Cobre?

Como en otros años esperé el amanecer del 8 de septiembre junto con mi esposa y otros hermanos de la Iglesia Católica frente al mar, alrededor de una imagen de nuestra querida Virgen de la Caridad del Cobre.

Cuando llegamos a Tortuguilla había mucha oscuridad. Luego de colocar la imagen de la Madre de todos los cubanos muy cerca del mar comenzamos el rezo del santo rosario.

Estar al lado de hermanos de fe, escuchar cánticos y oraciones por todos los cubanos, por nuestra amada y sufrida patria, fue muy emocionante. Por la noche fui a la celebración en la catedral de Guantánamo, donde me reencontré con varios abrazos.

Allí supe de los insultos de Mariela Castro contra otros cubanos. Alguien me dijo que el señor Díaz-Canel habló sobre la Virgen en el noticiero del mediodía. ¿Será que quieren apropiarse de nuestra Madre como han intentado hacerlo con el 10 de diciembre? No me molestaría que lo hicieran si la reciben sinceramente, porque, si eso ocurre, se acabará el odio que el castrismo ha sembrado entre los cubanos, terminarán la represión y la discriminación. ¡Qué hermoso sería que por fin tuviéramos un país con todos y para el bien de todos! ¡Qué hermosa sería la congruencia entre las palabras y las acciones de los comunistas!

La dictadura llegó al absurdo de prohibir la venta de girasoles y convirtió al amarillo en un color sospechoso.

Todo eso lo pensé luego de ese día intenso que para mí fue el 8 de septiembre. Llegué de madrugada hasta el mar para poner a los pies de la Virgen mis miserias y limitaciones, para pedir por mí, por mi familia, por todos los cubanos, por la humanidad. Me aparté y lloré mientras escuchaba el Ave María. Recordé a Maggie Carlés.

Luego llegó el amanecer. Estoy absolutamente seguro de que algún día la frase dejará de ser simbólica.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Un 8 de septiembre para olvidar

cuba cubanos virgen caridad cobre represión girasoles revolución policía libertad religiosa

cuba cubanos virgen caridad cobre represión girasoles revolución policía
Grupo de policías y agentes de la Seguridad del Estado, Iglesia de la Caridad, Centro Habana (foto del autor)

LA HABANA, Cuba. – La Iglesia de la Caridad, emplazada en el barrio Los Sitios del municipio Centro Habana, permaneció el día de ayer custodiada por fuerzas policiales, agentes de la seguridad del estado y miembros de las brigadas de respuesta rápida. En medio de las restricciones aplicadas por el régimen para controlar el rebrote de la COVID-19, los fieles no pudieron acceder al santuario y tuvieron que conformarse con la misa televisada por el Canal Educativo de la Televisión Cubana. Algunas personas, no obstante, se acercaron a la iglesia con ramos de flores, para encontrarse con que tampoco era posible dejarle ofrendas de ningún tipo a la Santa Patrona, supuestamente para evitar el contagio por coronavirus.

“Las ofrendas las pone usted en su casa”, explicó cordialmente una empleada que repartía volantes ante la mirada escrutadora de los agentes de la seguridad y los grupos de policías que, desde la esquina, acechaban a quienes se detenían delante de la Iglesia para escuchar algunos pasajes de la misa que llegaba hasta la calle a través de un amplificador.

Desnudo y triste lucía el templo que tradicionalmente celebra este día con sus pórticos repletos de flores en tributo a la Virgen de la Caridad. La gente rezaba sus plegarias desde la calle, bajo la mirada de los represores, para luego retirarse frustrada, sin entender por qué no era posible acomodar las flores en los peldaños de la breve escalinata y dejar ir con ellas al menos una parte del temor y el disgusto que no han dado tregua durante todo el año, debido a la crisis epidemiológica y la catástrofe nacional que no deja de empeorar.

Estos tiempos de encierro, avinagrados por la mala economía, no han sido propicios a la empatía y el amor por el prójimo. Es una pena que a nadie se le ocurriera el noble gesto de permitir que los fieles dejaran flores en el pórtico de la iglesia. Ese acto generoso, por insignificante que pueda parecer, hubiera aliviado la pesada carga del cubano, renovado su fe y su esperanza, brindado alegría y tranquilidad.

Pero el girasol se ha convertido en una flor disidente, en el símbolo de un reclamo que exaspera al régimen y lo pone en vergüenza ante la opinión internacional. El girasol es la flor que engalana la causa por los presos políticos, el clamor de la oposición y de todo un país que quiere lo mismo, a pesar de que son pocos los que se aventuran a marchar con la divisa de la Santa Patrona apretada contra su pecho.

El régimen no hubiera permitido, en una jornada de arrestos o vigilancia domiciliar a activistas y opositores, un monte de girasoles en el corazón de Centro Habana, aunque estuvieran consagrados a la Virgen de la Caridad. Por ello cercó el santuario con un número considerable de efectivos, para recordarnos de paso que no estamos mucho mejor que aquellos esclavos que escondían a sus deidades y camuflaban sus creencias para burlar al opresor.

La historia de la religiosidad en Cuba durante los últimos sesenta años está marcada por una exclusión feroz, por el robo de cuanto hace persona a un individuo, incluida su Fe. Las recientes declaraciones de Mariela Castro enturbiaron aún más la fecha. Su provocación reabrió viejas heridas en la que debió ser una jornada de humildad y concordia, evidenciando tanto el grado de locura de los dirigentes castristas como el servilismo de la iglesia cubana y la dolorosa pequeñez de su pueblo.

Día horrible para la fe y para el bolsillo, este 8 de septiembre la Patrona de Cuba pasó en silencio por el almanaque, sin homenaje multitudinario ni paseo por Los Sitios. En su honor solo hubo represión por parte del régimen y poca vergüenza de quienes aprovecharon la escasez crónica, y la buena fe de los devotos, para vender ramos de girasoles mustios a 100 pesos (4 USD) en las contadas tarimas de flores autorizadas a trabajar. Una cifra escandalosa considerando que la mayoría de los cubanos se halla, literalmente, resistiendo bajo asedio.

No hubo marcha de los girasoles, como era de esperarse luego de tanto anuncio en las redes sociales. Sus principales promotores fueron calladamente neutralizados, mientras Cuba sigue desgarrándose sin brújula moral ni espiritual en un año aciago a pesar de estar regido por Oshún, deidad yoruba que se sincretiza con la Virgen de la Caridad, protectora de todos los cubanos. La paradoja encierra un mensaje que debe ser atendido. En sesenta años hemos perdido la libertad, la patria y la prosperidad. Con frecuencia nos hemos jactado de haber sobrevivido milagrosamente, despedazados y por muy poco margen, pero vivos. ¿Qué pasará cuando también se nos acabe el aché?

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Zuñiga-Brown: “Que la Virgen guíe a los cubanos hacia un futuro libre”

Timothy Zuñiga-Brown, Cuba, Virgen de la Caridad del Cobre, Cubanos

Timothy Zuñiga-Brown (Foto: Captura de pantalla/Twitter)

MIAMI, Estados Unidos. – El Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Cuba, Timothy Zuñiga-Brown, envió su felicitación a los cubanos por el día de la Virgen de la Caridad del Cobre.

A través de un mensaje publicado por la sede diplomática en redes sociales, el funcionario destacó la figura de la Virgen como protectora de los cubanos y aprovechó la jornada para desear un “futuro próspero” al pueblo de la Isla.

“Envío mi felicitación en el día de la Virgen de la Caridad del Cobre, un símbolo de protección y esperanza para el pueblo cubano. Hoy, me uno al deseo de que la Virgen guíe a todos los cubanos hacia el futuro próspero y libre que merecen”.

Se trata de la aparición pública de Timothy Zuñiga-Brown como Encargado de Negocios en Cuba, puesto en el que sustituyó a la diplomática Mara Tekach a inicios de agosto.

El día de la Virgen de la Caridad del Cobre también fue recordado por diferentes sectores políticos en Estados Unidos. El equipo de campaña del presidente Donald Trump, candidato republicano a la reelección, se unió a la comunidad cubanoamericana y envió un mensaje en honor a la Patrona de Cuba.

“Hoy nos unimos al pueblo cubano y a nuestros amigos cubanoamericanos para honrar a la Virgen de la Caridad. El Papa Juan Pablo II describió a Cachita como la ‘madre amorosa’ de todos los cubanos, y hoy nos unimos a ellos para celebrarla. ¡Que Dios los bendiga!”.

Algo similar hizo el candidato demócrata Joe Biden, que dejó palabras a los cubanos a propósito de la fecha.

“En el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, Jill (su esposa) y yo oramos para que el amor y la compasión que ‘Cachita’ inspira llene los corazones de sus creyentes en todo el mundo”, dijo el exvicepresidente.

En Cuba, las celebraciones por la jornada han estado marcadas por la pandemia de COVID-19 y por la represión desatada por el régimen contra activistas y opositores pacíficos.

La fecha también ha sido empleada por miembros de la dirigencia castrista, como el gobernante Miguel Díaz-Canel y la diputada Mariela Castro, para vincular la figura de la Virgen de la Caridad del Cobre al proceso “revolucionario”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Equipo Trump a los cubanos en el día de la Virgen: “¡Que Dios los bendiga!”

Trump equipo de campaña Virgen de la Caridad cubanos
Presidente de Estados Unidos Donald Trump. Foto Getty Images

MIAMI, Estados Unidos.- Este martes 8 de septiembre, día en que los cubanos festejan a la Virgen de la Caridad del Cobre, el equipo de campaña del candidato por el Partido Republicano a las elecciones de noviembre, y actual presidente Donald Trump, se unió a la comunidad cubanoamericana y envió un mensaje en honor a la Patrona de Cuba.

“Hoy nos unimos al pueblo cubano y a nuestros amigos cubanoamericanos para honrar a la Virgen de la Caridad. El Papa Juan Pablo II describió a Cachita como la ‘madre amorosa’ de todos los cubanos, y hoy nos unimos a ellos para celebrarla. ¡Que Dios los bendiga!”, escribió en la red social de Twitter el equipo de Trump.

En horas de la mañana se había dado a conocer el mensaje que Joe Biden, candidato por el Partido Demócrata a las elecciones presidenciales, envió en el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre a los cubanos.

“En el Día de la Virgen de la Caridad del Cobre, Jill [su esposa] y yo oramos para que el amor y la compasión que ‘Cachita’ inspira llene los corazones de sus creyentes en todo el mundo”, dijo.

“Hoy Jill y yo nos unimos a todos aquellos que adoran y veneran a la Patrona del pueblo cubano. Nos unimos a todos los que buscan un futuro en el cual el pueblo cubano sea libre de determinar su propio destino. Y reafirmamos nuestro compromiso inquebrantable de luchar por los derechos humanos, la libertad y la democracia en la isla”, agrega el texto.

Recientemente, en una entrevista para el canal de noticias NBC 6, Biden prometió a la comunidad cubana que revertiría las políticas del actual presidente Donald Trump con respecto a Cuba, las cuales considera fallidas pues la represión del régimen de La Habana contra sus ciudadanos ha aumentado en lugar de disminuir.

“Yo trataría de revertir las políticas de Trump que han perjudicado a los cubanos y sus familias, Trump no ha hecho nada para avanzar la democracia y los derechos humanos en Cuba. La represión ha empeorado en Cuba”, dijo hace apenas una semana.

Sin embargo, el pasado mes de mayo la campaña del presidente Donald Trump arremetió contra el político demócrata por un tuit en el que criticó la gestión en política exterior de la actual Administración, y aseguró que había abierto el paso para que Cuba fuera electa al Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Arzobispo de Santiago de Cuba pide acercarse más a la Virgen este año

Virgen de la Caridad

Virgen de la Caridad
Templo dedicado a la patrona en Santiago de Cuba. Foto archivo

MIAMI, Estados Unidos.- Durante las festividades por el día de la Virgen de la Caridad del Cobre este 8 de septiembre, el arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García Ibáñez, dijo que “en El Cobre todo va a ser exactamente igual, lo que no van a existir peregrinaciones organizada por las iglesias ni las procesiones”.

En declaraciones a Radio Televisión Martí, el párroco aseguró que este año es especial, por lo que “le pedimos a la gente que con más razón hay que acercarse a la Virgen, ya que ella ha estado con nosotros hace 400 años acompañándonos en la historia y precisamente en los momentos más difíciles es cuando nosotros nos hemos acercado a ella”.

A causa de la pandemia del coronavirus, y con el objetivo de prevenir la propagación de la COVID-19, en las iglesias cubanas se celebrarán solo misas, sin las acostumbradas procesiones de los fieles.

La celebración de la Santa Eucaristía en la Basílica Santuario Nacional del Cobre será retransmitida en horas de la noche por el Canal Educativo, informó además Martí.

Por su parte, en la Ermita de la Caridad en Miami, la celebración por el día de la Virgen, Reina y Patrona de Cuba, comienza a las 7 de la mañana, cuando se permite el acceso de los peregrinos al Santuario para saludar a la Virgen y dejar sus ofrendas.

Fernando Hería, rector del Santuario, aseguró a Martí: “estamos compartiendo ese amor de Dios que hay en nuestro corazón, ese amor de la madre con que ella nos cubre con su manto. Tenemos que propagarlo unos a otros”, y dijo sentirse orgullo además “de que nuestra madre no solamente nos pertenece a nosotros, sino que pertenece a todo el pueblo hispano. Eso es indiscutible en este momento”.

“La Ermita de Miami es la casa de todos los hijos de María de la Caridad, sin distinción de los cubanos y de todos los hermanos latinoamericanos, como deseaba el fallecido obispo Monseñor Agustín Román”, dijo el sacerdote.

Haría señaló que al “Santuario llegan las personas con sus ruegos y esperanzas, para sentirse acogidos por la Virgen María, la Santa Madre de Dios”, sin embargo, en esta celebración, a causa de la pandemia que estamos viviendo “se requiere mascarilla y mantener la distancia social en todo momento”.

De acuerdo a la nota de Martí, la imagen de la Virgen será llevada en procesión vehicular hasta la Iglesia San Miguel Arcángel de Miami, y se ubicará en el exterior del templo para que los fieles puedan saludarla, sin bajarse de los automóviles.

Por su parte, “a las 7 de la noche la Misa Solemne en Honor a Nuestra Señora de la Caridad estará presidida por Thomas Wenski, Arzobispo de la Arquidiócesis de Miami”.

La imagen de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre fue hallada flotando en el mar en 1612, en la Bahía de Nipe, por tres trabajadores de las minas de cobre, de acuerdo a los documentos del Archivo de Sevilla.

A los tres hombres se les conoce como “los tres Juanes”, dos indios, Juan y Rodrigo de Hoyos, y un niño negro, Juan Moreno. Junto a la tabla donde estaba la Virgen se encontró la inscripción “Soy la Virgen de la Caridad”.

La imagen original fue llevada a la mina El Cobre —y permanece ahí en la actualidad—, donde en 1684 fue edificado el primer santuario.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Mariela Castro: “Oshún no aceptará ofrendas de mercenarios ni traidores”

cuba mariela castro lgbti marcha
Mariela Castro (Foto: AFP)

MIAMI, Estados Unidos. – Mariela Castro, hija del ex gobernante cubano Raúl Castro, lanzó este domingo un polémico mensaje en redes sociales “aprovechando” las jornadas de homenaje a la Virgen de la Caridad del Cobre para arremeter contra aquellos a quienes considera “traidores” a la Revolución.

La también directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) agradeció a la Patrona de Cuba por proteger y amparar a los símbolos del castrismo. Sin embargo, aseguró que la deidad no recibiría ofrendas de enemigos políticos.

“Gracias Cachita por protegerlo, por amparar a Fidel y a la Revolución Cubana. Oshún no aceptará ofrendas de mercenarios y traidores Cuba”, escribió Mariela en su cuenta de Twitter.

La respuesta a la publicación de la funcionaria no se hizo esperar. En ese sentido, decenas de internautas recordaron que la Virgen de la Caridad del Cobre (Oshún en la religión yoruba) no es propiedad exclusiva de los Castro, sino que representa a todos los cubanos.

“Oshún es como la Patria, acepta ofrendas de todos que la quieren de corazón, que no es el caso de los doble moral como ustedes. Estoy segura que no fue ella quien los protegió a ustedes, por la manera de comportarse deben estar venerando a Lucifer, quien pronto se llevará a Raúl”, replicó una usuaria identificada como Claudia González.

“Juegas con la fe de los verdaderos creyentes. Ni tú ni tú papá y menos tu tío creyeron en la Virgen. Deberías tener miedo, los santos ni olvidan ni perdonan. Los discriminados por su religión saben la verdad”, señaló el tuitero Juan Carlos Borges.

La escritora y periodista de CubaNet María Matienzo Puerto también reaccionó a las palabras de la diputada.

“Créete que la justicia no llega. Al final uno no sabe cómo duermen los malos y Mariela Castro ha hecho y está haciendo mucho daño. Disfruta el 8 de septiembre con detenciones y acosos e invócala así. Yo espero. Yo tengo paciencia”.

Otros contrastaron el mensaje de Mariela con la persecución religiosa que por décadas llevó a cabo Fidel Castro, cerrando instituciones educativas confesionales e imponiendo la educación marxista por sobre el catolicismo y el sincretismo afrocubano.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Celebraciones de la Virgen de la Caridad del Cobre serán por radio y televisión

Procesión de la Virgen de la Caridad el 8 de septiembre de 2019 (Foto: AP)

MIAMI, Estados Unidos. – Las celebraciones en homenaje a la Virgen de la Caridad del Cobre, a celebrarse los días 6 y 8 de septiembre próximos, se realizarán a través de los medios de comunicación estatales, informó a Radio Televisión Martí Monseñor Emilio Aranguren, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

En ese sentido, las habituales procesiones quedan suspendidas debido a la pandemia de coronavirus, presente en la Isla desde el pasado mes de marzo.

Aranguren, obispo de la diócesis de Holguín, explicó a Radio Televisión Martí que, como preparación a la Fiesta de la Virgen de la Caridad, el 6 de septiembre, y la Solemnidad de la Virgen de la Caridad del Cobre, el día 8, los obispos cubanos, en cada una de sus diócesis, ofrecerán un mensaje radial a los fieles y a todo el pueblo.

La información también quedó recogida en un comunicado emitido por el Secretariado General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

“El próximo domingo 6 de septiembre, como preparación inmediata a la Fiesta de la urgen la Caridad. Madre y Patrona de Cuba, cada Obispo tendrá alocución radial por la emisora provincial del territorio diocesano, teniendo en cuenta que hay Diócesis que abarcan varias provincias. Se valora la posibilidad de integrar en la programación de la Televisión Cubana la transmisión de la Misa dominical que se celebra en el Camarín de la Virgen en el Santuario, tal como se hizo durante los domingos de los meses de abril, mayo y junio pasados”, señala la nota.

Asimismo, la celebración de la Santa Misa, que tendrá lugar el día 8 de septiembre en la Basílica-Santuario Nacional de El Cobre, será transmitida de forma diferida a través del Canal Educativo ese mismo día en horas de la noche.

La ceremonia estará presidida por el Monseñor Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba.

En esta ocasión, los obispos cubanos pedirán a la Virgen de la Caridad del Cobre por todo el pueblo cubano, especialmente por quienes sufren las consecuencias de la COVID-19, que ya ha dejado más de 4 000 contagios y casi 100 muertes en la Isla.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.