1

Díaz-Canel: “si alguien está complicado es Estados Unidos”

Díaz-Canel

MIAMI, Estados Unidos.- El dictador cubano Miguel Díaz-Canel dijo a TeleSur que “si alguien está complicado es Estados Unidos”, es por ello que recomendó usar en redes sociales las etiquetas #SOSMiami y #SOSEstadosUnidos.

“Yo creo que lo que el mundo debía dar es un #SOSMiami y un #SOSEstadosUnidos, porque si alguien está complicado es Estados Unidos. Si una sociedad es compleja, tiene fracturas, es la mafia cubanoamericana esa que domina intereses políticos en Miami”, expresó el gobernante a la periodista Fabiola López.

La declaración de Díaz-Canel tuvo lugar durante una jornada de trabajo voluntario con militantes de la Unión de Jóvenes Comunistas en la que López le preguntó “sobre la operación en redes sociales que, según expertos, se organiza desde la Florida contra Cuba, y donde se intenta posicionar la etiqueta #SOSCuba”.

Además de asegurar que los estadounidenses tienen una situación más complicada que los cubanos, Díaz-Canel aprovechó el momento y arremetió contra los manifestantes del 11 de julio. Según el gobernante las protestas antigubernamentales fueron “hechos vandálicos” y estuvieron “alentadas” desde el exterior a través de la etiqueta #SOSCuba.

“Ahora quieren decir que fueron manifestaciones pacíficas. Yo nunca he visto manifestaciones pacíficas que rompan vidrieras, que ataquen a personas, que lancen piedras”, dijo el dictador cubano, que no hizo referencia al llamado a la violencia que realizó en Televisión Nacional esa misma tarde.

El gobernante defendió los juicios masivos que el régimen realiza contra los manifestantes del 11J, y aseguró que se están llevando a cabo “con una racionalidad tremenda”. Además, agregó que quienes tienen sanciones más altas “es porque cometieron delitos más graves”.

Varios de los manifestantes del 11 de julio en Cuba enfrentan condenas superiores a los 20 años de prisión por romper cristales de tiendas estatales.

“Aquí no hubo brutalidad policial ¿Qué es lo que pasa en EE.UU. con cualquier cosa? ¿Qué pasa con los negros en EE.UU.? ¿En los EE.UU. no les están haciendo juicios a los que entraron al Capitolio? ¿Cuál es lo distinto con Cuba?”, dijo.

Con respecto a la invasión a Ucrania, Díaz-Canel culpó también a EE.UU. “¿Qué han hecho los EE.UU.? Una salida ante una situación interna compleja que tienen: atizar una guerra, trasladarla a la guerra para que de salida a su crisis. Han manipulado la opinión pública mundial. Del conflicto nada más que han puesto una parte, pero no las causas y los orígenes que llevaron a un país a una posición extrema. Todo eso es manipulación, todo eso forma parte de las campañas”, declaró.

Díaz-Canel también habló del éxodo migratorio que se está viviendo en Cuba, especialmente entre los más jóvenes. Volvió a culpar a Estados Unidos y sentenció: “¿Qué le duele a uno? Que haya jóvenes que no encuentren que su proyecto de vida lo pueden desarrollar en el país y tengan que emigrar. Pero también yo digo: No es sólo eso, también eso es generalizar. Hay personas que quieren probarse en otro mundo, que quieren demostrar que no están rompiendo con su patria, que su aspiración es también mejorar un poco y después regresar…”

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Guaidó promete recuperar la cadena Telesur

Juan Guaidó; Telesur; Venezuela

Juan Guaidó promete recuperar la cadena Telesur (Foto: Internet)

MIAMI, Estados Unidos. – El presidente encargado de Venezuela y líder del Parlamento, Juan Guaidó, aseguró que la cadena multinacional Telesur, brazo informativo del régimen chavista, será reestructurado y puesto al servicio del pueblo.

En un acto en la parroquia El Paraíso, en el Distrito Capital, Guaidó señaló que se creará una comisión para cambiar el sentido de ese medio, operado en su mayoría por venezolanos y cubanos.

“Ustedes imaginen en todo el continente ya no una señal que miente, que busca la desigualdad, la desinformación, promover grupos terroristas y desestabilizadores sino una al servicio de la democracia en la región, al servicio del empoderamiento de los ciudadanos, de buscar un modelo que sí funciona”, dijo Guaidó frente a cientos de seguidores.

Con la medida, el presidente encargado buscará desmontar el aparato de propaganda estatal.

“Desde su creación, Telesur ha sido utilizado para promover la desestabilización de la región, respaldar grupos terroristas, atentar contra la democracia, mentir sobre Venezuela y defender a la dictadura de Maduro”, dijo Guaidó en Twitter.

Telesur es un canal de televisión multiestatal de noticias con sede central en la ciudad de Caracas, Venezuela. Fue fundada en enero de 2005​ bajo la jurisdicción del Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información de Venezuela.

El canal ha sido acusado de informar de manera parcial, realizar propaganda chavista, promoción del socialismo y de tergiversar hechos a favor del régimen de Nicolás Maduro y de gobiernos con ideologías de izquierda.

Si tienes familiares en Cuba comparte con ellos el siguiente link (descargar Psiphon), el VPN a través del cual tendrán acceso a toda la información de CubaNet. También puedes suscribirte a nuestro Boletín dando click aquí.




Sacan del aire señal de Telesur en Ecuador

Telesur

(Foto de archivo)

MIAMI, Estados Unidos. – Autoridades de Ecuador sacaron del aire este sábado la señal del canal Telesur, según indicó en redes sociales el propio medio venezolano, financiado por el régimen chavista.

Como resultado del corte, la televisora publicó un comunicado en Twitter criticando el hecho y exigiendo la restitución de la señal.

“Sin ninguna justificación a esta hora nuestra señal ha sido retirada de canal satelital 722 y cable 626 en Ecuador. Denunciamos este hecho y llamamos a nuestros usuarios en este país a exigir a las operadoras la restitución inmediata de Telesur”, denuncia la publicación, compartida por la presidenta del canal, Patricia Villegas.

 

Precisa la nota que la retirada del canal fue llevada a cabo por la empresa ecuatoriana de telecomunicaciones Grupo TV cable, con sede en Quito, y con la proveedora de servicios satelitales DirecTV.

Comunicado (Fuente: Twitter)

De momento, ninguna de las dos compañías ha especificado las causas que llevaron a la salida del aire de Telesur, un canal “multinacional” operado casi en su totalidad por periodistas y realizadores cubanos y venezolanos.

De momento, las autoridades las autoridades de Ecuador tampoco se han pronunciado sobre el hecho.

El país sudamericano es escenario de un estallido social que ha generado numerosas protestas contra las medidas de austeridad dictadas por el presidente Lenín Moreno.

Recibe la información de Cubanet en tu teléfono a través de Telegram o WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 498 0236 y suscríbete a nuestro Boletín dando click aquí.




Díaz-Canel en su primera entrevista a la prensa

Miguel Díaz-Canel Cuba

Miguel Díaz-Canel junto a Raúl Castro (Cubadebate)

LA HABANA, Cuba.- Un acontecimiento inusual resulta la presentación del presidente cubano entrevistado por un periodista en la televisión, aunque nunca sea en vivo y las preguntas hayan sido pactadas cuidadosamente.

Miguel Díaz-Canel concedió la primera entrevista desde su ascenso a la presidencia el 19 de abril pasado, a Patricia Villegas, directora del canal Telesur, y fue transmitida el 16 de septiembre.

Raúl Castro sorprendió a los cubanos con la entrevista publicada por la periodista de la televisión cubana Talía González, el 31 de diciembre de 2008. Había sido confirmado como presidente el 24 de febrero de ese año, aunque ejercía como tal desde el 31 de julio de 2006.

Fidel Castro otorgó algunas entrevistas durante su prolongado mandato, a periodistas extranjeros famosos, sobre todo estadounidenses.

Los dignatarios cubanos no suelen presentarse en conferencias de prensa, porque no tienen control de las preguntas.

El general Raúl Castro estuvo muy deslucido en la conferencia de prensa efectuada durante la visita de Barack Obama a La Habana, en marzo de 2016.

El timing actual antecede al viaje de Díaz-Canel a Nueva York, donde asistirá por primera vez al segmento de alto nivel de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas a finales de septiembre, para el cual se anticipan sus posiciones sobre los temas de mayor interés nacional e internacional, enfocados fundamentalmente hacia los dignatarios participantes y los medios de Estados Unidos.

Los desplazamientos del presidente y su comitiva a las provincias de Cuba, las opiniones de la población en las reuniones sobre el proyecto de Constitución cuyo apoyo al gobierno interesa resaltar, las relaciones con Estados Unidos y la novedosa inclusión de la vida familiar del mandatario, ocuparon la presentación de Díaz-Canel. Sin embargo, estuvieron ausentes los serios problemas económicos, que se profundizarán en los meses venideros.

El mandatario resaltó el reconocimiento a la propiedad privada, pero solo mencionó que “el salario ha perdido un poco su papel y la relación salario-precios es compleja”, como explicación por el supuesto apoyo mayoritario de los cubanos a limitar la concentración de la propiedad y la demanda de añadir igual tratamiento a la riqueza, que se había dejado para las leyes complementarias. Pasó por alto que el trabajo y el incremento productivo no son estimulados por los bajos salarios, mientras los altos precios mantienen una mísera calidad de vida y fomentan la corrupción.

La autonomía de los gobiernos municipales fue resaltada por el mandatario, pero solo se refirió al gobierno provincial como enlace entre aquel y el gobierno central, sin mencionar la nueva figura del gobernador, cuya designación por el presidente y subordinación al primer ministro ha llamado la atención al abolirse las elecciones a esa instancia.

Díaz-Canel basó el mantenimiento del Partido Comunista de Cuba como único y fuerza dirigente del país en que no es un partido electoral, sino para “mantener la unidad y preservar la revolución”, como el Partido Revolucionario Cubano, creado por José Martí.

Las bases del PRC no son divulgadas, ya que demostrarían que pudo aunar a las distintas tendencias para emprender la guerra de 1895, ya que “no tiene por objeto llevar a Cuba una agrupación victoriosa que considere la Isla como su presa y dominio, sino preparar, con cuantos medios eficaces le permita la libertad del extranjero, la guerra que se ha de hacer para el decoro y bien de todos los cubanos, y entregar a todo el país la patria libre”. (Artículo 5).

En cuanto a la supresión del “avance hacia la sociedad comunista”, Díaz-Canel expresó que no lo entiende como una renuncia, sino que cualquiera de los dos términos (socialismo-comunismo) implica el otro. Dijo que se está más cerca de llegar al socialismo, y que alcanzar el comunismo depende de la construcción de sus bases a nivel internacional.

La periodista planteó que la contrarrevolución llamaba a no participar en el proceso de la Constitución. Como es usual se identificó a cualquier opinión discordante como contrarrevolución, con posiciones idénticas y al servicio de Estados Unidos, lo cual enfatizó el presidente. El embargo-bloqueo se mantiene como el causante de todos los problemas en Cuba, y la justificación a la reticencia de algunos dirigentes a adoptar decisiones, con el supuesto temor de que haya nuevas medidas que perjudiquen más.

En cuanto a las relaciones con Estados Unidos, Díaz-Canel respondió que están en retroceso, y que el gobierno cubano está dispuesto al diálogo entre iguales, sin condiciones, pero advirtió que si se mantiene “esta aberrante actitud del gobierno de Estados Unidos, no puede haber diálogo”.

También reiteró el apoyo al gobierno de Venezuela, al tratado ALBA-TCP y Petrocaribe. Y sobre México, dijo haber recibido con mucha satisfacción la victoria de Andrés Manuel López Obrador.

Finalmente, el presidente resaltó la comunicación casi diaria con el primer secretario del PCC, Raúl Castro, a quien considera un padre. También se refirió a su vida familiar de domingos y a la alta calificación profesional de su esposa, que le ayuda mucho, aporta ideas, hace contraparte.

Muestra del interés por la difusión de los mensajes del presidente, la entrevista fue presentada en dos canales cubanos simultáneamente con la primicia de Telesur, el domingo 16 de septiembre; por la Mesa Redonda de Cubavisión el día 17, y después de la telenovela nocturna, el día 18.

 




GAESA, Prensa Latina y TeleSur en la mira de EEUU

Marco Rubio

Marco Rubio (AP)

MIAMI, Florida.- El senador republicano por la Florida, Marco Rubio, ha declarado que el emporio militar cubano GAESA está en la mira de las autoridades estadounidenses para futuras sanciones.

En entrevista concedida al sitio Martí Noticias durante su estancia en Lima para asistir a la Cumbre de las Américas, el senador republicano añadió que la agencia cubana oficialista de noticias y la cadena Telesur también están bajo el escrutinio estadounidense.

La Ley Global Magnitski, aplicada a funcionarios corruptos o violadores de los derechos humanos del mundo y aprobada recientemente en Estados Unidos, podría ponerse en práctica en Cuba, donde “hay personas, en especial en la compañía GAESA controlada por militares que se benefician de manera corrupta del acceso a ese sistema”.

“Ya se le niegan la visa de viajes a algunos de ellos”, añadió Rubio.

Rubio envió recientemente, junto a otros senadores de ambos partidos, una carta al Departamento de Justicia de EEUU, pidiendo que las mismas regulaciones para la inscripción sobre agentes de potencias foráneas, conocida como Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA), y que se aplicó a Russia Today y Sputnik, sirvan para regular a la empresa china CCTV.

La agencia oficialista de noticias Prensa Latina y la cadena TeleSur caerían bajo las mismas disposiciones exigidos a los medios rusos.

“Todas ellas son agencias de propaganda estatales, dedicado a la difusión de mentiras, desinformación, dividir y ya hemos empezado de pedir eso”, aseguró el legislador.




Patricia, dígale también al gobierno cubano

Patricia Villegas, presidenta de Telesur (cubadebate.cu)
Patricia Villegas, presidenta de Telesur (cubadebate.cu)

GUANTÁNAMO, Cuba.- En el tinglado del populismo, donde la gran mayoría de los éxitos existen sólo en la retórica oficial, acompañan al de Cuba gobiernos tan desacreditados en materia de derechos humanos como los de Corea del Norte, Irán, la República Popular China y Viet Nam, aunque en estos tres últimos países al menos hay progreso económico. Del lobo un pelo, seguramente repetirán quienes apoyan a estos regímenes. Al grupo se añade Venezuela cuyos principales dirigentes han demostrado ser excelentes discípulos del castrismo.

Y aunque tal retórica es cada día menos efectiva por la evidente incongruencia que existe entre lo que se pregona y lo que verdaderamente se hace en materia de igualdad ciudadana y derechos humanos, todavía continúa siendo un arma efectiva ante personas desinformadas e ingenuas que, desgraciadamente, abundan en nuestro continente.

De ahí que la manipulación y el cinismo sean armas esenciales del periodismo de cierta izquierda continental. Un ejemplo de ello ha sido la muy reciente visita a Argentina de Patricia Villegas, presidenta de Telesur, la cadena informativa transnacional chavista, a donde fue nada más y nada menos que para “alzar la voz por aquellas personas que tienen derecho a tener distintas fuentes informativas” y para dejar establecido no sólo “que Telesur tiene derecho a estar en las pantallas de los argentinos, sino que ese es el derecho de cualquier propuesta audiovisual”.

¡Qué bien! Apoyo totalmente a Patricia Villegas. Creo como ella que el gobierno de Macri debería permitir que la señal de su canal llegue a todos los argentinos. Pero me gustaría que la señora Villegas hiciera un viajecito más corto desde Caracas a La Habana y le dijera al gobierno de aquí que los cubanos también tenemos el derecho de acceder libremente a Internet; recibir en nuestras casas, sin intercepción ni censura, las emisiones de su propio canal Telesur y de Radio y TV Martí, de la CNN y de tantos otros canales de Hispanoamérica. Quisiera que le dijera al gobierno cubano que también es una violación bloquear las transmisiones de esos medios y la lectura de publicaciones digitales como Diario de Cuba, CubaNet, Café Fuerte, 14 y Medio, Primavera Digital y otras que tienen el derecho de circular libremente aquí para que los cubanos tengan acceso a un periodismo con otros enfoques de nuestra realidad, muy distinto del monótono y apologético que hacen los periodistas del oficialismo. Y no es que en los medios oficialistas no haya periodistas brillantes, porque los hay, el problema es que están totalmente atados a los ucases del departamento ideológico del partido y sin libertad no hay periodismo que alcance madurez ni pueda abarcar todos los ángulos de un suceso.

Quiero decirle también a la señora-o señorita-Villegas, que informar objetivamente no es lo que hizo el canal que ella dirige cuando recientemente transmitió el juicio político hecho a la ex presidenta Dilma Rousseff, pues -al menos hacia Cuba- televisaron sólo las alegaciones de la ex presidenta y sus acólitos y cuando tocó el turno de hablar a los opositores, dieron entrada a un locutor para que hiciera explicaciones a los televidentes que, según la dirección de Telesur al aplicar esa censura, son incapaces de discernir por sí mismos.

La señora-o señorita- Villegas y el canal que dirige son de los primeros en formar una alharaca cada vez que a algún diplomático o político se le ocurre decir algo sobre Venezuela. De inmediato ponen el grito en el cielo y acusan a esas personas de injerencia en los asuntos internos de Venezuela. Pero como toda izquierdista obediente, la Villegas sólo tiene ojos para lo que supuestamente le hacen otros a su país y está ciega ante lo que hace el chavismo, porque ella misma ha ido a Argentina y se ha reunido en Buenos Aires con Hebe de Bonafini, dirigente del grupo Madres de la Plaza de Mayo, para pedirle ayuda con el objetivo de revertir lo que calificó como “apagón informativo” allí y para que no se extienda hacia otros países de la región. Que yo sepa, la decisión de que Telesur no se vea más en Argentina fue tomada por un gobierno electo democráticamente y mala o buena, los demás países y ciudadanos del continente deben respetarla, cosa que no ha hecho la señora Villegas, a quien se le ha permitido ir a cuestionar esa decisión en la misma Argentina, una decisión que cualquier ciudadano o movimiento social o político de dicho país puede cuestionar pública y hasta judicialmente. ¡Vaya dictadura la de Macri!!Ojalá los cubanos tuviéramos esa dictadura aquí!

Claro que la Villegas no vendrá a Cuba para pedirle al gobierno castrista el mismo derecho que reclama para los argentinos. Pero no importa. Sean cuales sean las mañas de Magaña, como dice un viejo refrán africano, “lo que la mentira recorre en mil años la verdad lo hace en un segundo” y el populismo que ella y Telesur representan está herido de muerte. Eso sí que lo sabe bien la señora -o señorita- Villegas.




¿Que no es vocera de gobiernos?

taco_de_telesurLA HABANA, Cuba.- Durante la última decena, ha recibido notable cobertura el tema de las relaciones entre la Argentina de Mauricio Macri y el canal transnacional Telesur. El nuevo gobierno del país austral sólo decidió retirarse de la empresa. No obstante, a menudo las informaciones hacen hincapié en las consecuencias de esa medida, como el cese de su inclusión forzosa en las grillas de todos los cableoperadores.

Desde que esa señal comenzó a transmitirse de modo sistemático en Cuba, he sido espectador asiduo de ella, de modo que creo contar con elementos suficientes para hacer una evaluación al respecto. Lo primero a señalar es su indudable carácter chavista o, si se prefiere, de partidaria a ultranza del “Socialismo del Siglo XXI”. Esto a pesar de lo consignado, en respuesta al anuncio hecho en Buenos Aires, por la misma emisora: “Telesur no es vocera de gobiernos”.

Que se lo crea quien no la conozca. Desde su fundación por Hugo Chávez en 2005, el régimen bolivariano (poseedor del 51% de las acciones) la ha utilizado para difundir sus criterios y políticas. Como lema, enarbola la frase “Nuestro norte es el Sur”. La afirmación va ilustrada con un continente puesto de cabeza, una clara indicación de los propósitos de los creadores.

Como dijo de manera eufemística Hernán Lombardi, ministro argentino de Medios y Contenidos Públicos, sus informaciones “son unidireccionales y carecen de pluralidad”. Pero nadie mejor que Fidel Castro para caracterizar la verdadera esencia del órgano propagandístico: “Telesur es una trinchera de ideas”, escribió al conmemorarse su décimo aniversario, en una carta que dirigió a su directora Patricia Villegas. A confesión de parte…

Esta señora exhibe un partidismo a ultranza: desde la muerte de Chávez viste de negro en señal de luto. Ella entró a trabajar en el canal desde la fundación de éste, en calidad de presentadora de noticias. Sin embargo, su matrimonio con Ricardo Menéndez, ministro y amigo cercano del Presidente, la catapultó con rapidez a la dirección de la cadena.

Me parece conveniente aclarar aquí que, si estoy al tanto de las transmisiones de Telesur, no es por mi afinidad política con los contenidos de sus noticieros y programas. La causa es la relativa brillantez que éstos (a pesar de su innegable carácter partidista) tienen, si los comparamos —¡claro!— con su competencia en Cuba. Me refiero a los bodrios confeccionados en cumplimiento de los ucases del coronel Alfonso Borges, jefe del Departamento Ideológico del CC-PCC (Comité Central del Partido Comunista de Cuba).

También influyen los asomos de pluralismo del canal caraqueño, algo impensable en el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión). Ejemplo de esto último es su joven programa “7 Preguntas”, que conduce el ex ministro chavista Ernesto Villegas. Fue inaugurado el pasado 15 de marzo, nada menos que con una comparecencia del presidente Nicolás Maduro.

Hace una semana contó con la presencia de la diputada de la MUD (Mesa de Unidad Nacional) Tamara Adrián Hernández. La referida parlamentaria transexual —primera no sólo en Venezuela, sino en toda América— recibió un tratamiento hostil del conductor. Además, la misma selección de la invitada (teniendo en cuenta el machismo y la homofobia que por desgracia imperan en el país y el subcontinente), parece orientada a que la mayoría de los oyentes, cegados por los prejuicios, no prestaran atención a las verdades que planteaba Adrián.

Pero el hecho cierto es que ella las dijo, y muy claras y contundentes. Por supuesto que esto sería algo impensable en un programa del ICRT. Por ello debo confesar, a fuerza de sincero, que jamás pensé poder escuchar cosas así por la televisión castrista. De modo que, pese a su pro-chavismo evidente, debo decir: Al menos por esta vez, bien por Telesur y por Villegas. Esperemos que la ocasión se repita.

En sus recientes declaraciones, hechas a raíz de anunciarse la decisión argentina, Doña Patricia se declaró dispuesta a “reconocer los errores” cometidos. No precisó cuáles son éstos, pero en verdad que su ofrecimiento parece bien difícil de cumplir. La equivocación esencial de Telesur es de concepto: Los “socialistas del siglo XXI” —igual que los del XX— están muy de acuerdo con las emisoras oficialistas, consagradas a defender a ultranza el régimen instalado.

Pero el establishment, en esos mismos países, parece incapaz de comprender qué cosa es una emisora pública. Este último tipo de canales —como la famosa BBC de Londres— pertenecen al Estado, pero sus administraciones las operan no en provecho ni a la orden de los mandones de turno, sino respetando el pluralismo y tomando en cuenta los intereses de la sociedad en su conjunto.

Comprendo que es demasiado pedir que un “socialista del siglo XXI” perciba y respete matices tan delicados como ésos. Y esto pese a esa única golondrina (que ya sabemos que no hace verano) de la entrevista a la diputada transexual opositora. Más fácil, sin dudas, resulta divulgar pronunciamientos como los muy recientes de Nicolás Maduro: “Están tratando de desaparecer Telesur los mismos que desaparecieron treinta mil jóvenes en Argentina”…

A raíz del diferendo argentino-chavista, el mexicano Fernando Buen Abad expresó: “Algo magnífico para los pueblos debe estar haciendo Telesur que tantas oligarquías quieren enmudecerla”. Yo preferiría soslayar la deficiente sintaxis de la cita, y manifestar, a mi vez, con un poco más de moderación: Algo bueno debe estar haciendo el gobierno de Macri cuando tantos autoritarios y populistas lo atacan.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=or_nW8pOVjo[/youtube]




Argentina se retira de la cadena Telesur

(Foto: tn.com.ar)
(Foto: tn.com.ar)

BUENOS AIRES, Argentina.- El ministro argentino de Medios, Hernán Lombardi, confirmó este lunes la desvinculación de su país de la cadena de televisión Telesur, al considerar que Argentina era ajena a las decisiones financieras y periodísticas de la entidad.

Según Lombardi, Argentina “no tenía la más mínima injerencia en las cuestiones financieras y periodísticas” sobre la cadena fundada por el fallecido gobernante venezolano Hugo Chávez en 2005, durante los años en que el gobierno argentino estaba en manos del también fallecido Néstor Kirchner.

El propósito declarado de Telesur es ser “una voz alternativa a los medios de comunicación con línea hegemónica y neoliberal”.

Sin embargo, “Argentina era un socio que no tenía capacidad de opinar, de ningún tipo”, dentro de Telesur, dijo Lombardi. Por eso “nos pareció pertinente salir de esa sociedad”.

“No es que la señal desaparezca”, añadió el ministro de la nación sureña, “pero no descarto que deje de pasar por el sistema de Televisión Digital Argentina (TDA)”. Para Lombardi, además, redes como “Telesur o RusiaToday no muestran claramente el pluralismo al que nosotros aspiramos”.

“Esta determinación va en línea con lo que nos hemos propuesto para los medios públicos en términos de pluralismo y austeridad”, agregó.

Ahora Telesur estará integrada por los gobiernos de Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela.

El Estado argentino es propietario del 16 % de las acciones de La Nueva Televisión del Sur, sociedad dueña de Telesur y compuesta además por los países antes mencionados. Una vez notificada la intención de dar por terminado el convenio, la desvinculación se hace efectiva seis meses después, según explicaron las autoridades argentinas. (Con información de AFP y EFE)




La hija de Fidel y Chávez ha cumplido diez años

fda7383f-9a75-4553-ade7-1b3d2ce8baf2LA HABANA, Cuba. -Entre los mensajes de felicitación por los diez años de Telesur llaman la atención el de Nicolás Maduro, el místico presidente de Venezuela, y el de Fidel Castro, dueño de la finca Cuba hasta que fue reducido por sus “luchas intestinas” a empinar moringa en Punto Cero —que a veces es Cero Punto y a veces Punto y Aparte.

Es curioso el mensaje del venezolano porque llama a Telesur “hija de Chávez”, como si fuera el fruto de una inteligencia brillante y visionaria, de una inédita estrategia de integración regional para el bien de todos y de un proyecto que llevó a la práctica el sueño dorado del Comandante Eterno (“por ahora”).

El valor del mensaje de Fidel Castro está en que, sencillamente, fue él el padre verdadero de esa criatura nacida el 24 de julio de 2005, que lleva pura sangre castrista aunque puedan endosarle apellido bolivariano o chavista. Prensa Latina (1959), y Cubavisión Internacional (1986), son dos hermanas mayores en la causa de hacer de los medios un arma para el dominio masivo.

Aunque manejada desde Cuba, Telesur funciona desde Caracas principalmente con dinero venezolano, tiene veinticinco corresponsalías por el mundo, se ve en veintiséis países y está diseñada para denigrar a Estados Unidos y sus aliados y para exaltar a los países bolivarianos y sus amigos.

Telesur divulga la pobreza y la violencia en Estados Unidos, pero no en Rusia o en China; los desesperados emigran masivamente desde Centroamérica o África, no desde Cuba; las protestas populares, incluso violentas, son legítimas en Grecia o en Perú, pero en los países bolivarianos son siempre intentos de golpes de estado de la extrema derecha; el problema de Ucrania es causado por “Occidente”; en Siria los terroristas pagados desde el extranjero quieren derrocar a un gobierno legítimo, y, bueno, Corea del Norte no hace más que defenderse de las amenazas norteamericanas.

Aunque presume de estar totalmente libre de publicidad comercial, casi toda su programación está dedicada a la publicidad política, a la propaganda más brutal, y, aunque también presume de “voz de nuestra américa” (así dicen Fidel Castro y Daniel Ortega en sus mensajes de felicitación), es solo voz de los gobiernos de Venezuela, Cuba, Argentina, Ecuador, Nicaragua y Bolivia.

Para dar un aire de seriedad e ilustración, no es raro encontrarnos en alguna esquina de Telesur con intelectuales de izquierda que muchas veces son respetables profesores en universidades de Estados Unidos o de Europa, como Tariq Alí, que es su asesor y tiene tan buen estómago que puede tragarse a Maduro verde sin hacer una mueca.

En los últimos tiempos, sus conductores principales aparecen hablando de sus vidas privadas en relación con su trabajo, de la gran responsabilidad que tienen en las manos, de cuán sacrificados son como individuos y de cómo son a la vez coductores y periodistas y velan celosamente por que se mantenga la línea editorial.

Aunque algunos reporteros y locutores pueden tener cierta apariencia de profesionalismo, la verdad es que en demasiadas ocasiones uno no puede evitar el desagrado, por no decir el asco, que pueden provocar personajes tan impúdicos como Walter Martínez, Rolando Segura o Hisham Wannús, quienes se las dan de muy objetivos. Pero nunca olvido una pequeña manifestación a favor del gobierno de al-Asad, hace dos años, donde uno de los más vociferantes era el corresponsal en Damasco Hisham Wannús.

Algo de lo que no se habla mucho es de que Telesur cobija también, en todos los sentidos, a la Radio del Sur, fundada en 2010 “para integrar comunicacionalmente a países de América Latina, África, Asia e incluso Estados Unidos, Canadá y Europa”, y concebida “para generar la batalla de las ideas en la lucha contra el capitalismo y la comercialización de la información”.

La Radio del Sur, desde la sede de Telesur en Caracas, está presidida por la periodista y ex diputada a la Asamblea Nacional venezolana Desirée Santos Amaral y ha hecho suyos diversos espacios de radios y televisoras de varios países latinoamericanos, e incluso tiene un reporte diario de Radio Pacífica desde Estados Unidos.

Su noticiero, Voces del Sur, sale tres veces al día en medio de una programación centrada en “los movimientos sociales en lucha”, que busca nada menos que “reflejar en profundidad las realidades de las naciones hermanas, destacando la lucha social y las transformaciones que se viven actualmente”.

Lo mismo que Telesur, la gran bastarda castrista, a la que el místico Maduro, que ve a Chávez en la pared del metro y lo oye hablar a través de los pajaritos, ha llamado en su mensaje de felicitación “una ventana a la verdad y la libertad”.

Es evidente que esta televisora multiestatal se acerca cada día más al modelo del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, pero este artefacto todavía le lleva varios decenios de ventaja en la cuidadosa construcción de una realidad virtual a prueba de CNN.

De manera que la bastarda mayor no es todavía perfecta. La prueba está en que, aunque tarde, tuvo que informar finalmente de la muerte de Chávez. De haber alcanzado ya Telesur su perfección, Chávez, sencillamente, seguiría vivo, por lo mismo que, de haber contado Napoleón con un periódico como el Granma, ¿quién se entera de que perdió Waterloo?

Así que, a los que creen que Telesur es todavía un poco mejor que el Sistema Informativo de la Televisión Cubana, les decimos, como Chávez, que “por ahora”.




Walter Martínez: EE.UU. quiere a Cuba para llegar al petróleo venezolano

Walter Martínez de visita en La Habana, con el autor (foto del autor)
Walter Martínez de visita en La Habana, con el periodista Manuel Guerra Pérez (foto del autor)

LA HABANA, Cuba. – El periodista y conductor de televisión Walter Martínez, conocido por su programa de análisis Dossier en el canal oficialista venezolano Telesur, se encuentra de visita en La Habana.

Uruguayo y residente en Venezuela, CubaNet tuvo la oportunidad de encontrarlo el pasado día 23 en la oficina comercial de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA) en el Vedado, obteniendo un servicio como cliente y acompañado de una dama. Se pudo constatar que era transportado por un auto perteneciente al Ministerio del Interior (MININT).

A la pregunta de este reportero acerca de su opinión sobre las negociaciones para el restablecimiento de las relaciones entre EE.UU y Cuba, el susodicho declaró:

“Estados Unidos está haciendo todo lo posible por lograr un acuerdo, pues Cuba es una espina que tienen clavada en la garganta hace más de 50 años. Las negociaciones hoy siguen su curso pero eso puede cambiar mañana. Hay que tener cuidado, primero quieren a Cuba para luego ir sobre los recursos energéticos de Venezuela y eso nunca lo van a lograr.”

El motivo de la presencia en Cuba del conductor y corresponsal de guerra, que entrevistara al ex gobernante Fidel Castro en julio del 2014, no ha sido divulgada por los medios de noticias nacionales.

Martínez recibió en abril 2014 la distinción Félix Elmuza dada por el Consejo de Estado a través de la Unión de Escritores y Periodistas de Cuba (UPEC).