1

Compositora cubana Tania León recibirá honores del Centro Kennedy de EE. UU.

Tania León

MIAMI, Estados Unidos. – El Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, de Estados Unidos, rendirá homenaje a la compositora cubana Tania León en diciembre de este año, anunció este jueves la institución en un comunicado de prensa.

Junto a la artista cubana también recibirán sendos homenajes por sus logros el actor y cineasta George Clooney, la cantautora cristiana Amy Grant, la cantante de soul, gospel, R&B y pop Gladys Knight y la banda de rock irlandesa U2.

El presidente del Centro Kennedy, David M. Rubenstein, definió a Tania León como “una valiente y joven refugiada cubana convertida en compositora ganadora del Premio Pulitzer y embajadora de la música”.

Asimismo, dijo que la artista “ha bendecido a Estados Unidos durante más de cinco décadas con sus composiciones asombrosamente originales y sigue siendo una gran influencia en la música clásica”.

A lo largo de sus 44 años de historia, la Gala de Honor celebrada anualmente por el Centro Kennedy ha devenido punto culminante del calendario cultural y social de Washington.

Los artistas que reciben los Honores del Centro Kennedy son reconocidos por sus contribuciones a la cultura estadounidense a través de las artes escénicas, ya sea en la música, la danza, el teatro, la ópera, el cine o la televisión. 

En 2021, León recibió el Premio Pulitzer de la Música 2021 por su pieza “Stride”. 

Tania León: ha sido “difícil” llevar a ópera historia de racismo

Nacida el 14 de mayo de 1943, Tania León creció con la aspiración de ser “una pianista de concierto”. Con los años, ganó concursos que reforzaron su reputación de talentosa pianista, que, además, terminaría estudiando Contabilidad.

“Fue parte de la armadura con la cual más o menos salí al mundo pensando que yo iba a continuar mis estudios como pianista y viajar al mundo, cosa que yo quería hacer y, sobretodo, quería hacer algo que me diera la posibilidad de tener mejor finanzas y de esa manera entonces ayudar a mi familia. Nosotros somos o éramos en aquel momento una familia muy pobre y yo estaba muy consciente del sacrificio que mi familia estaba haciendo por los estudios de mi hermano y míos”, contó a Radio Televisión Martí.

“Hasta cierto punto me ayudó mucho porque el primer trabajo que tuve en Nueva York fue precisamente en la oficina de una factoría de confecciones de señoras. Y como yo sabía manejar las máquinas de sumar y las máquinas contables y hacer estados de cuenta, bueno pues ese fue mi primer trabajo. Hasta el día de hoy todavía tengo la chapa del número mío como empleada de ese lugar”, agregó.

El portal especializado Scherzo señala que Tania León se estableció en Estados Unidos en 1967. Allí estudió composición con Úrsula Mamlok y también se perfeccionó en dirección orquestal con Leonard Bernstein y Seiji Ozawa.

Dos años después se convertiría en la primera directora musical del Teatro de la Danza de Harlem, de Arthur Miller, donde estableció un departamento de música, una escuela de música y su orquesta. Para dicha compañía compuso la música del ballet Haiku en 1973, y Bele, ambas con Geoffrey Holder.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




De La Habana a Nueva York: Tania León, la cubana que ganó el Pulitzer de la Música

Tania León, Cuba, Música, Pulitzer

MIAMI, Estados Unidos. – La compositora y directora de orquesta Tania León, recién ganadora del Premio Pulitzer de la Música 2021 por su pieza Stride relató a Radio Televisión Martí algunos pasajes de su carrera artística, que la consolidan como una de las artistas cubanas de más renombre en los últimos años.

León confiesa haber empezado “inesperadamente” en la música a muy corta edad, impulsada por sus abuelos, quienes reconocieron en la pequeña una sensibilidad especial por los ritmos y los sonidos.

“Yo comencé en el mundo de la música inesperadamente. Mi abuelita se dio cuenta de que siendo niña, yo tendría cuatro años de edad y me gustaba mucho ir a la radio y cambiar las emisoras y al cambiar las emisoras, si había música, bailaba al compás de la música, cosa que a ella le llamó mucho la atención. También habían oportunidades donde habían cantos y yo repetía los cantos tal y como los escuchaba. O sea que no cambiaba nada, sino que lo repetía en el mismo tono que lo cantaban y todo. Pues eso la inspiró mucho a ella y pensó que a mí me gustaba la música y me llevó a un conservatorio”, explicó la artista.

Stride, la pieza que le valió el Pulitzer, fue estrenada el 13 de febrero de 2020 por la Filarmónica de Nueva York bajo la batuta de Jaap van Zweden. El lauro no fue cuestión de azar, sino que coronó un recorrido de muchos años en el mundo de la música.

Los inicios de Tania León no fueron sencillos. Como ella misma cuenta a Radio Televisión Martí, en el conservatorio Carlos Alfredo Peyrellade, en La Habana, “los maestros allí dijeron que era muy muy pequeñita y que no sabía leer ni escribir y que iba a ser muy difícil aprender la teoría de la música”, tópicos todos superados gracias al apoyo de su familia.

“Mi abuelita era muy insistente. Ella persistió, persistió. No sé cuánto. Y por supuesto todo esto era porque me lo contaron a mí, porque yo no tenía en ese momento manera de recordar lo que estaba pasando cuando tenía cuatro años. Conclusión, que yo creo que en el conservatorio se cansaron de la persistencia de mi abuela y entonces dijeron que iban a aprobarme y las cosas de Teoría, como no podía leer los libros, mi abuela dijo que ella se encargaba de que yo me supiera las cosas de teoría”, expresó León.

Cuando tenía cinco años, recibió un piano regalo de su abuelo, quien también le apoyó incondicionalmente desde el principio.

“Él me compró un piano de uso cuando yo tenía cinco años. Cosa que me llama mucho la atención, que tengan ese tipo de visión de respaldar a un niño. Nunca pensé que me comprarían un piano de verdad, con tan poca edad. Pero así sucedió. Y, por supuesto, se sumaron entonces al proyecto mi madre y mi padre”.

Nacida el 14 de mayo de 1943, Tania León creció con la aspiración de ser “una pianista de concierto”. Con los años, ganó concursos que reforzaron su reputación de talentosa pianista, que, además, terminaría estudiando Contabilidad.

“Fue parte de la armadura con la cual más o menos salí al mundo pensando que yo iba a continuar mis estudios como pianista y viajar al mundo, cosa que yo quería hacer y, sobretodo, quería hacer algo que me diera la posibilidad de tener mejor finanzas y de esa manera entonces ayudar a mi familia. Nosotros somos o éramos en aquel momento una familia muy pobre y yo estaba muy consciente del sacrificio que mi familia estaba haciendo por los estudios de mi hermano y míos”.

“Hasta cierto punto me ayudó mucho porque el primer trabajo que tuve en Nueva York fue precisamente en la oficina de una factoría de confecciones de señoras. Y como yo sabía manejar las máquinas de sumar y las máquinas contables y hacer estados de cuenta, bueno pues ese fue mi primer trabajo. Hasta el día de hoy todavía tengo la chapa del número mío como empleada de ese lugar”, comentó León a Radio Televisión Martí.

El portal especializado Scherzo señala que Tania León se estableció en Estados Unidos en 1967. Allí estudió composición con Úrsula Mamlok y también se perfeccionó en dirección orquestal con Leonard Bernstein y Seiji Ozawa.

Dos años después se convertiría en la primera directora musical del Teatro de la Danza de Harlem, de Arthur Miller, donde estableció un departamento de música, una escuela de música y su orquesta. Para dicha compañía compuso la música del ballet Haiku en 1973, y Bele, ambas con Geoffrey Holder.

Tania León instituyó la serie de conciertos comunitarios de la Filarmónica de Brooklyn en 1978, y en 1994, fue cofundadora de la Orquesta de compositores americanos SONIDOS, de los Festivales de las Américas como consejera latinoamericana de música.

Entre 1993 y 1997 fue asesora de nueva música para Kurt Masur y la Filarmónica de Nueva York. En su catálogo (que incluye obras orquestales, vocales y de cámara) destaca, en 1994, el encargo de la ópera Scourge of Hyacinths por parte de la Bienal de Múnich y el estreno de la pieza Horizons en 1999 por la Orquesta Sinfónica NDR de Hamburgo.

Asimismo, ha sido directora invitada en las más prestigiosas orquestas del mundo como la Orquesta Beethovenhalle en Bonn, la Gewandhausorchester, en Leipzig, la Orquesta Santa Cecilia en Roma y la Orquesta Sinfónica Nacional de Sudáfrica.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Tania León: ha sido “difícil” llevar a ópera historia de racismo

Tania León (EFE)

NUEVA YORK.- La compositora y pianista cubana Tania León traslada a la ópera uno de los sucesos que marcó un hito en la historia de la lucha por la integración racial en Estados Unidos, la crisis de Little Rock, ocurrida hace seis décadas en Arkansas.

“Es un proyecto difícil porque es un choque constante con lo que es la actitud del corazón humano. Es la historia de la humanidad vivir en conflicto”, dice León, elegida por la University of Central Arkansas College of Fine Arts and Communication para este proyecto a largo plazo.

La premiada compositora eligió al crítico literario e historiador Henry Louis Gates para el libreto sobre “los nueve de Little Rock”, un grupo de estudiantes negros de 15 y 16 años que el 4 de septiembre de 1957 se enfrentaron a la Guardia Nacional y una multitud que les escupió, insultó y empujó cuando trataban de entrar a la escuela superior de ese pueblo de Arkansas.

A pesar de que el Tribunal Supremo del país había emitido en 1954 una decisión que puso fin a la segregación racial, la Guardia Nacional, convocada por el gobernador Orval Faubus, impidió el acceso a los estudiantes a las aulas.

Debido a esa crisis de derechos civiles surgida en Little Rock el entonces presidente, Dwight Eisenhower, envió tropas del Ejército para asegurar que los jóvenes pudieran entrar y asistir a sus clases.

León, que por invitación del famoso bailarín y coreógrafo negro Arthur Mitchel fue miembro fundador y primera directora musical del Dance Theatre de Harlem, confesó a Efe que cuando la Universidad de Arkansas le contactó, desconocía ese hecho histórico.

“Leí y me afectó muchísimo”, conocer esa historia, indicó la también conductora, que en diciembre pasado tuvo la oportunidad de dirigir una orquesta por primera vez en Cuba, cincuenta años después de haber emigrado para seguir su carrera como pianista.

Como parte del proyecto de Arkansas, ha visto fotos y conversado con Elizabeth Eckford, una de las protagonistas de esta historia.

La ópera no estará concluida para el 60 aniversario del incidente el próximo septiembre, pero se presentará una muestra de las piezas, explicó León, de 73 años.

La ópera en su totalidad podría estar finalizada para el próximo año.

León, una mujer de baja estatura, sencilla y de sonrisa fácil, ha escrito antes sobre temas que involucran la conducta humana y el respeto a los derechos humanos, como su celebrada “La maldición de los jacintos” del Nóbel Wole Soyinka, para la que escribió la partitura y es coautora del guión.

Dice estar complacida con lo que ha logrado en los cincuenta años en este país, donde llegó en los llamados “vuelos de la libertad” con una maleta llena de sueños y poca ropa, y sin conocer el idioma.

Desde entonces, se ha convertido en una reconocida compositora, ha dirigido musicales en Broadway y orquestas dentro y fuera de EE.UU.

También creó hace seis años el festival de compositores en Nueva York, que se lleva a cabo en este momento, para dar a conocer el trabajo de autores emergentes.

A León le angustian controversias como la polémica sobre la presencia latina en este país, el asunto de las razas, de los géneros, “del ser humano que no se comprende y divide en lugar de unirse”.

“Siempre me pregunto por qué la gente se mata, por qué a una gente no le gusta como luce otra, por qué creen que su idioma es mejor que el de la otra persona. Tal vez soy muy idealista pero hay una cosa que me habla espiritualmente”, indicó, agregando que en ese sentido, tal vez es “como una niña que no ha crecido todavía”.

“Mi angustia tiene que ver con el maltrato humano que tenemos a nivel mundial. Se están olvidando que vivimos en el planeta tierra y porque hablamos diferente, lucimos diferentes, somos mas altos o bajitos, nos estamos peleando siempre”, afirmó.

(EFE)