1

Ya empezó el alboroto castrista en torno a Martí

José Martí, Cuba, Cubanos

LA HABANA, Cuba.- El destructor de la Sala Infantil y Juvenil de la Biblioteca Nacional de Cuba, que dejó hace varios años sin acceso a la lectura a buena parte de los niños y adolescentes de La Habana, el historiador oficialista Eduardo Torres-Cuevas —ahora convertido en el martiano mayor del castrismo—, ofreció hace pocos días una conferencia de prensa para dar a conocer el inicio este próximo 28 de enero de una Jornada Nacional e Internacional por el aniversario 170 del nacimiento de nuestro Apóstol José Martí.

La referida jornada transcurrirá durante todo un año y culminará en el 2023 con el arribo a la citada efeméride, cuando se celebrará en La Habana la V Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo, entre los días 24 y 28 de enero de ese año.

En esta ocasión el señor Torres-Cuevas, al referirse a la figura de Martí, aludió a “un hombre cuyo pensamiento abrigó el sueño de crear una sociedad internacional, mundial, basada en el amor, en la paz, en un concepto de civilización amplio, en la pluralidad”.

Lo primero que tendríamos que analizar es si en la Cuba actual se cumplen esas facetas de Martí expuestas por el ahora director de la Oficina del Programa Martiano. Detengámonos ante todo en el concepto de pluralidad.

Es curioso, y a la vez contradictorio, contemplar cómo el castrismo ensalza la pluralidad martiana en el equilibrio del mundo, al incorporar al contexto internacional las aspiraciones de las naciones tercermundistas de nuestra América, del Bravo a la Patagonia, al tiempo que niega la pluralidad hacia el interior de la isla, mediante la prohibición de cualquier otra ideología que se oponga a la doctrina marxista-leninista.

Semejante despropósito deja a las claras la hipocresía de las autoridades cubanas al acudir a la pluralidad martiana, la que resalta solo como fin utilitario que dé legitimidad al régimen. Aquí el castrismo, y dicho en buen cubano, se comporta como “candil de la calle y oscuridad de la casa”.

Vayamos ahora a otra de las características del pensamiento de José Martí enumeradas por el señor Torres-Cuevas: su apego a la paz. También en este caso, si nos adentramos en el contrapunteo que enfrenta a la OTAN con Rusia acerca del futuro de Ucrania, podríamos notar el contrasentido latente en la actuación de los gobernantes cubanos.

Porque no es que Occidente presione a Ucrania para que se incorpore a la OTAN, sino que se trata del deseo de esa nación de proteger su independencia ante el apetito expansionista del Kremlin —ver lo sucedido recientemente en Kazajstán— con respecto a los países que forman el espacio postsoviético.

¿Y cuál ha sido la posición del castrismo ante la sugerencia de Moscú de desplegar tropas y equipos militares en Cuba si por fin Ucrania ingresa en la OTAN?  Pues el silencio total, haciendo válido aquello de que el que calla otorga.

Por supuesto que casi nadie pondría en duda la aceptación de los dirigentes cubanos en caso de materializarse una petición de Rusia en ese sentido, sobre todo teniendo en cuenta la creciente dependencia cubana del gigante euroasiático, tanto en lo económico como en lo político.

Si ello llegara a ocurrir se estaría repitiendo el episodio de la Crisis de Octubre de 1962, cuando hace sesenta años el afán geopolítico de Moscú y la irresponsabilidad de Fidel Castro pusieron al mundo al borde de la hecatombe atómica.

Así muy poco favor le harían las autoridades castristas al deseo de José Martí de fomentar la paz en Cuba y en el mundo.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Los problemas de la oposición

Manuel 2LA HABANA, Cuba. –Nuestra cultura y mentalidad se han negado por siglos al auto examen y a la mirada interior. El resultado ha sido devastador para la construcción de un proyecto de nación sólido y perdurable. Los demócratas cubanos hemos heredado esa condición cultural que parece insuperable.

Si Cuba ha sido tomada en serio por sus mitos, nunca ha podido ser tomada en serio por sus políticos. A diferencia de otras esferas, la política jamás ha sido entre nosotros un campo de alta realización humana. Cuatro déficits pueden explicar esto: déficit ético, déficit del sentido de lo político, déficit institucional y déficit psicológico; este último, fundamental porque tiene que ver con la maduración psíquica.

Frente a las herencias culturales caben al menos dos actitudes: ocultar nuestras precariedades políticas, bajo la coartada de nuestra supuesta misión histórica; o develarlas, asumiendo con valentía nuestros defectos.

Creo conveniente la segunda de las actitudes. No somos responsables de nuestras herencias. Pero sí somos responsables por las posiciones que adoptemos frente a ellas. Porque resulta cada vez más claro que el escrutinio de nuestros modales y actitudes está tecnológicamente garantizado. No nos podemos esconder. Un dato excelente para la ecología política.  

En tanto oposición, no hemos estado a la altura de los desafíos ni de las expectativas creadas. Nuestro problema no radica en la falta de éxito, sino en la ausencia de examen, al hábito de transferir la culpa por nuestros fracasos, a nuestra incapacidad para revisar nuestras actuaciónes y conceptos políticos. De ahí la fácil personalización de los conflictos y la pérdida de perspectiva del momento histórico. Dos de los acentos agudos del castrismo.

La decencia pública

El cambio que se verifica en Cuba, en medio de una crisis sin precedentes históricos, no desembocará necesariamente en la democratización política de la sociedad. La condición necesaria para ello está amenazada, entre otras cosas, por nosotros mismos. Contrario a lo que afirman algunos críticos, la razón fundamental de este desfase no tiene que ver con la capacidad intelectual, sino con nuestra incapacidad para abrirnos a una nueva decencia pública.

No es cierto que para lograr el cambio democrático haya que poseer conocimientos previos. El culto al saber es garantía para la aristocracia intelectual y, en condiciones propicias, para el desarrollo técnico y económico; no lo es para la democracia. La intolerancia, el irrespeto, la facilidad para sucumbir a las historias de enredo y la incultura cívica son las que minan las fortalezas creadas para resistir los usos y abusos despiadados del poder, y las posibilidades para construir los espacios de sentido común que hacen a la democracia. Carencias que abundan en una sociedad altamente instruida como la cubana. 

Y nuestra peripecia histórica como oposición ha alimentado una percepción que estimo falsa. Nuestras precariedades no se deben tanto al uso eficaz de las técnicas de penetración policial como a la hábil explotación de nuestras debilidades culturales. Donde no han podido triunfar ni la fuerza, ni el manual o la tecnología, han podido hacerlo la retroalimentación del cotilleo, la incontinencia verbal, la ausencia de humildad y los usos migratorios de la disidencia política. 

La revisión permanente

¿Podemos potenciarnos? Pienso que sí. Ello pasa por incorporar seis recursos insustituibles.

Primero, la revisión permanente de nuestro curso, de nuestros discursos y de nuestro lenguaje. Si ninguna sociedad que se respete admite los dictados desde el exterior, ninguna sociedad que se pretenda madura puede darse el lujo de que la crítica de sus fallas y vicios sea primero revelada por los extranjeros. Esto último entrecomilla nuestra condición de adultos.

Segundo, la proyección ética de nuestros comportamientos. El reconocimiento en los otros y de los otros es la premisa ética para colocarnos más o menos a la altura de los acontecimientos. Y no hay que ir a la escuela para asumir esa premisa ética.

La unidad de la oposición puede que no sea posible dada la gama diversa de matices, proyectos loables y talantes políticos, pero el respeto es imprescindible para animar la nueva decencia pública que exige una sociedad basada en el reconocimiento y la legitimación de las diferencias. No es obligatorio resultar simpáticos entre nosotros. 

Tercero, la conexión con los ciudadanos. A diferencia de todos los demás regímenes, la base esencial de la democracia está en el ciudadano. Sin expresar sus intereses ni respetar la pluralidad de opciones no habrá cambio democrático.

Cuarto, la imaginación creativa. Llegar a metas globales y abstractas exige la adecuación entre las propuestas y los intereses concretos de la gente. Identificar qué quieren los ciudadanos y expresar sus demandas como portavoces es esencial. Solo con la retroalimentación y el acercamiento humilde a los ciudadanos podremos avanzar y afianzar diseños estratégicos. 

Quinto, la institucionalización de las alternativas. La democracia no empieza ni termina con nosotros. Sin organizaciones institucionalizables y reglas del juego claras, asumidas y respetadas la democracia posible estará sujeta a los vaivenes y caprichos humanos, no a su concepto básico: la regulación neutral y pacífica de intereses y diferencias.  

En sexto y último lugar, es necesario asumir cierta inteligencia emocional. El control de nuestras emociones y pasiones es un requisito imprescindible para el éxito de la vida democrática. La democracia no elimina los conflictos y las tensiones, solo los regula pacíficamente. Sin la debida distancia que despersonalice dichos conflictos, faltará la elegancia de estilo de quienes se supone hemos renunciado a la verdad absoluta.

El desván de la historia

No debemos alimentar la eventualidad de que la comunidad internacional se resigne a cualquier evolución de los acontecimientos en Cuba. Así ha sido leído el reciente acuerdo para iniciar el diálogo político entre la Unión Europea y Cuba. Que dicha comunidad vea como suficiente que un gobierno, en alguna de las versiones factibles de las dictaduras blandas, pague sus deudas, abra sus mercados, tolere la crítica y el postmodernismo culturales, y controle las consecuencias posibles de los conflictos probables.  En estos términos, poco podríamos hacer para que los demócratas del mundo  —sean gobiernos, instituciones o personas—  recuperen la esperanza de que la democracia cubana es viable.  

En términos democráticos, sin embargo, la democracia futura nos necesita. A estas alturas hay suficiente evidencia histórica de que, dejados a su evolución, los regímenes dictatoriales o totalitarios no avanzan hacia la democracia. Parte de la Europa del Este nos demuestra el punto. Está demostrado que aquello resulta imposible sociológica, cultural y psicológicamente. Solo la existencia de vigorosas fuerzas democráticas en cualquier presente garantiza la democracia en cualquier futuro.  

Pienso finalmente que, con las apuestas democráticas realmente existentes, podemos desempeñar el papel que nos corresponde. Tenemos la conciencia, la retórica y los instrumentos adecuados. Solo nos falta incorporarlos. Una tensión difícil y edificante que yo asumo en el día a día, y cuyo ejercicio no debemos demorar para no seguir retardando  nuestra entrada al concierto de naciones libres. Y todos podemos asumir la tarea. 

Solo un tipo de mentalidad es el prerrequisito forzoso para construir un proyecto específico de sociedad y de convivencia.  Consciente de que el siglo XXI llegó para complejizar nuestros desafíos, me parece bueno resaltar uno de los retos de ese tipo de mentalidad: el de la política hecha y pensada con decencia. En ella, solo los medios justifican los fines. Dejemos el castrismo en el desván de la historia.