1

Elecciones en Perú: Castillo aventaja a Fujimori por 25 000 votos con el 94% de las boletas procesadas

MIAMI, Estados Unidos. – El profesor y político Pedro Castillo tomó ligera ventaja sobre Keiko Fujimori en las elecciones de Perú con el 94% del escrutinio completado.

De acuerdo con la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Castillo posee un 50,12% de los votos, mientras que Fujimori suma 49,88% de respaldo, una diferencia de apenas 25 000 votos.

Señala el diario argentino Infobae que “la carga de datos es progresiva, por lo que el resultado final aún es incierto”. En ese sentido, las autoridades peruanas ya adelantaron que no habrá ganador en la jornada de hoy.

“Los resultados que presentamos son un avance de las actas replegadas de las mesas de sufragio más cercanas a nuestros centros de cómputo, por lo que no son una muestra, son solo un avance”, dijo la ONPE.

La entidad dijo que la mayoría de los datos revelados hasta ahora son urbanos, “donde Fujimori es más fuerte”, pero aún restan por contabilizarse los votos rurales y del exterior.

La participación en las elecciones presidenciales de este domingo fue del 78%, y los resultados muestran la votación de los peruanos en los 27 distritos electorales del país, incluyendo el extranjero.

A pesar de la incertidumbre electoral, Pedro Castillo dijo que está seguro de que en su país “se va respetar la voluntad popular” en el conteo oficial que se hace de las actas del balotaje presidencial. “Somos un pueblo de esperanza, hay que tener fe en el pueblo”, aseguró.

Por su parte, en un breve mensaje desde el local del partido fujimorista Fuerza Popular en Lima, Keiko Fujimori aseguró que tomó con alegría, pero con prudencia los datos del sondeo a boca de urna de la encuestadora de Ipsos.

“Esta campaña ya culminó y será fundamental tender los puentes y encontrar espacios de diálogos entre todos los grupos políticos”.

De ganar las elecciones, Fujimori podría eludir durante el tiempo de su mandato una acusación de más de 30 años de cárcel por presunto lavado de dinero en sus anteriores campañas electorales.

“Lo que se muestra son dos grandes bloques, con ciudadanos que todos quieren un cambio, pero con una visión diferente de país. Ese cambio lo tiene que buscar gane quien gane. Aquí no hay un ganador o un perdedor. Lo que se tiene que buscar es la unidad de todos los peruanos”, agregó.

Noticia en desarrollo…

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




¿Se suicidarán los peruanos?

peruanos elecciones

MIAMI, Estados Unidos.- Las dos encuestas nacionales hechas en Perú dan ganador a Pedro Castillo frente a Keiko Fujimori. La última le concede una ventaja de 16 puntos. Es verdad que falta un mes y medio para el balotaje, que será el 6 de junio, y que hay un 40% de indecisos, pero cumplo con mi deber de avisarles a los peruanos que cometerán un suicidio colectivo si instalan en la casa de gobierno a Pedro Castillo. Les hice la misma advertencia a los venezolanos en 1998 con respecto a Hugo Chávez, pero se rieron de mí. “Ya está este agorero cubano anunciando una catástrofe”, decían. Y la catástrofe sucedió, como cuentan los casi seis millones de venezolanos que han tenido que huir de su país para alimentarse.

Castillo es un maestro que monta a caballo. Hasta ahí no hay nada que objetar. Muchos maestros montan a caballo en Perú, especialmente en las zonas rurales. El problema es de otra índole. Castillo se ha creído el cuento del socialismo del siglo XXI. Es un sindicalista radical que adquirió cierta fama acaudillando algunas huelgas en el magisterio. Es castrista y chavista. Como nació en 1969, Castillo no conoció el horror del precursor de ese engendro en Perú: el general Juan Velasco Alvarado. Tenía sólo un añito cuando el general entró en 1968 como una tromba en el Palacio de Pizarro.

Juan Velasco Alvarado, un militar nacionalista, dio un golpe contra el gobierno democrático del arquitecto Fernando Belaúnde Terry. Estableció una dictadura populista de izquierda, demostrando que no hace falta ser marxista para equivocarse de plano. Su pretexto para el golpe era que había desaparecido la página 11 del convenio entre el Estado peruano y una compañía extranjera que le debía cierta cantidad de dinero en un pleito que se eternizaba. No obstante, como estableció Jaime Althaus, un periodista y antropólogo peruano excepcional, la verdad era que Velasco, como tantos militares, le tenía un odio feroz al APRA y todas las encuestas le daban la victoria a ese partido. El general arribó al poder a hacer la mítica revolución. Nacionalizó el petróleo, la pesca, la minería, casi toda la banca, y los servicios públicos, hizo una demagógica reforma agraria e impidió que Víctor Raúl Haya de la Torre fuera presidente de Perú. Era, como queda dicho,  profundamente antiaprista.

Velasco duró hasta 1975, cuando otro general, Francisco Morales Bermúdez, invocando la “verdadera revolución marxista” le dio otro golpe, pero se aconsejó, restauró el mercado y las libertades, y en las elecciones de 1980 Belaúnde regresó al poder. Sin embargo, no fue hasta los años noventa cuando Perú volvió a crecer, gracias a la política económica de Alberto Fujimori, parcialmente robada al programa de Mario Vargas Llosa, aunque sin el talante liberal y el respeto a la ley que el novelista pensaba imprimirles a su gobierno.

Afortunadamente para el Perú, todos los gobernantes que siguieron a la dictadura de Fujimori –Valentín Paniagua, Alejandro Toledo, el segundo Alan García (el primero fue un desastre), Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski, Martín Vizcarra, incluso Francisco Sagasti, quien fundamentalmente ha tenido que lidiar con la pandemia, han continuado las directrices liberales promercado que dejó trazadas Fujimori, lo que explica el éxito relativo de la economía peruana.

Todo eso sería destruido en un gobierno de Pedro Castillo. De la misma manera que Hugo Chávez y Nicolás Maduro hicieron añicos la pujante economía venezolana, o los Castro hundieron la economía cubana logrando el contra milagro de desbaratar la producción azucarera, al extremo de que hoy el agro genera lo mismo que producía en 1894, cuando la Isla tenía un millón de habitantes y no estaba electrificada. Así será diezmada la producción peruana.

La manera de evitarlo es votar por Keiko Fujimori. Vale la pena ver y escuchar los argumentos de Mario y Álvaro Vargas Llosa, dado que ambos apoyaron a Ollanta Humala y a PPK cuando previamente se enfrentaron a Keiko. En democracia uno no siempre elige al aliado o al adversario. Abstenerse o votar en blanco es sufragar por quien está a la cabeza de las elecciones. Es cierta la complicidad de Alberto Fujimori con la corrupción y los crímenes de Montesinos, o el charco de corrupción en el que chapotean casi todos los políticos peruanos, pero eso está en el pasado y de lo que se trata es de salvar el futuro. Ojalá los peruanos no se suiciden en masa.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Peruanos varados en Cuba cuentan el drama de la escasez de comida

peruanos
Foto AP/El Comercio

MIAMI, Estados Unidos.- La agudización de la escasez en Cuba a causa de la pandemia de coronavirus ha afectado en la Isla a cubanos y extranjeros por igual, como es el caso de 70 peruanos, entre ellos 18 turistas varados, 42 estudiantes y diez trabajadores de hoteles de cadenas internacionales, que se encuentran a la espera de un vuelo que los lleve de regreso a Perú, de acuerdo a un reportaje publicado por el diario de ese país El Comercio.

Según el texto, los peruanos viven las mismas vicisitudes que los cubanos de a pies, y deben hacer las mismas colas para comprar productos básicos y comida, como un paquete de pollo, por el que una joven estudiante de medicina, Ana, tuvo que esperar siete horas en una cola.

La joven, que no dio su nombre real, contó que frente a la casa donde vive en La Habana hay un quiosco de comida y “a veces a las 10:00 a.m. ya todo se acaba y hay gente que pasó la noche ahí y no alcanzó a comprar. La última vez que yo conseguí un kilo de pollo fue después de una cola de siete horas. De más está decir que las colas son para comprar todo racionado, casi siempre solo dos unidades por producto. Están regulándolo todo, mucho más que antes”.

Según El Comercio, en un grupo de WhatsApp de peruanos en la Isla que piden su repatriación, estos cuentan que la escasez se hace cada vez más insostenible.

“Esto nos afecta a todos. Nadie puede comprar. Yo aún tengo algunos productos sanitarios que traje de la última vez que fui al Perú, pero a muchos compatriotas del grupo les hacen falta cosas. Los turistas tienen prohibido salir de sus hoteles”, dice Ana.

“La situación en Cuba es crítica, el Gobierno no ha podido brindarle elementos básicos para vivir a sus ciudadanos, y menos nos lo pueden brindar a los extranjeros. Las colas son interminables, de muchas horas para comprar un poco de pollo o salchichas. Y eso es para los que tienen dinero, a la mayoría se nos está agotando porque dependemos económicamente de nuestra familia en el Perú”, indicó.

Por su parte, la médica peruana Rosemary Granados, que vive junto a su hija de cinco años en una casa alquilada en el municipio de Marianao, en La Habana, y quien recibe apoyo económico normalmente de su familia en Perú ahora ha tenido que vender algunas cosas porque con la pandemia los envíos de dinero se han bloqueado.

Granados, que tiene 37 años y reside desde hace diez en Cuba, pidió apoyo a la embajada ante su difícil situación. “Yo escribí a la embajada por si podían ayudarnos habilitando algún medio para que nos puedan girar dinero. Además, les comenté acerca de la dificultad que tenemos para adquirir comida y productos de primera necesidad. Pero hasta el día de hoy no he recibido ninguna respuesta. Afortunadamente, la dueña de la casa en la que vivo no me ha desalojado”, contó.

Por su parte, la peruana reclamó que su país no ha enviado un vuelo humanitario para repatriar a los peruanos varados en la Isla, como lo han hecho países como Canadá, Estados Unidos y España.

Según Ana al principio de las llamadas en la Embajada eran muy amables, “pero ha pasado el tiempo y ya no nos tratan igual. Ahora solo nos dicen que depende de la Cancillería, que llamemos allá”.

“Hay muchas embajadas como las de Angola y Colombia que les están dando alimentos a sus ciudadanos. Hacen el contacto directo con las fábricas cubanas para que, por lo menos, les aseguren abastecerse de algo. Nuestra embajada no está haciendo eso”, agregó.

Sin embargo, la Embajada de Perú en la Isla dijo a El Comercio que 120 peruanos que se encontraban varados fueron repatriados desde La Habana a Lima el 3 de abril.

“A la fecha, hay un total de 70 ciudadanos peruanos que aún se encuentran aquí como consecuencia del cierre de fronteras por la pandemia del COVID-19, quienes tomaron contacto con la Embajada en fecha posterior a la del referido vuelo”.

Según la Embajada, brindó “asistencia y apoyo a 26 turistas peruanos que se encontraban varados en Cuba en situación de alta vulnerabilidad económica y que partieron de regreso al Perú en el vuelo del 3 de abril”.

“Con respecto a los estudiantes de Medicina (quienes estudian en Cuba bajo la modalidad de ‘autofinanciados’), efectivamente la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad se ha agudizado dada la crisis económica generada por la pandemia, que viene afectando a toda la población cubana en general”, dijo la sede diplomática, que agregó que están trabajando “a fin de encontrar una fórmula que permita darles un alivio a estos estudiantes de Medicina en lo que se refiere al acceso a estos productos”.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.