1

Devotos de San Lázaro comienzan la peregrinación hacia la Iglesia de Rincón

San Lázaro, Rincón, iglesia, peregrinación, devotos

LA HABANA, Cuba.- Desde los primeros días de diciembre, cientos de devotos de San Lázaro realizan la caminata de peregrinación hacia la Iglesia de Rincón. El santo que se venera en Cuba, se presenta en tres historias, San Lázaro (personaje bíblico, amigo de Jesús y María de Betania), Lázaro (el mendigo que aparece en una parábola del evangelio de San Lucas) y Babalú Ayé (el orisha africano que sincretiza con los dos anteriores).

Hasta la localidad habanera de Rincón, ubicada en el municipio Boyeros, llegan devotos de todas las provincias, incluso de otros países, creyentes, llegan para cumplir o hacerle una promesa al santo que también es conocido como “El viejo Lázaro”.

“Es una caminata para cumplir. Se peregrina por varios motivos, por devoción, por promesas ante varios problemas (la mayoría problemas de salud), aunque también el factor económico está presente. San Lázaro es el milagroso, el santo más querido por los cubanos que tantos problemas estamos sufriendo y no acabamos de ver la luz al final del túnel, por eso hoy ves tantas personas aquí pagando sus promesas o simplemente pidiendo salud y prosperidad”, comentó a CubaNet Maritza Padrón, una profesora universitaria devota del santo que acudió a la iglesia a “pagar una promesa”.

San Lázaro
Devotos de San Lázaro. (Foto: Orlando González)

El actual Santuario Nacional de San Lázaro (nombrado así en los años 90), fue construido en 1781 en el área donde hoy se encuentra el Hospital Ameijeiras, A comienzos del siglo XX se decidió su traslado para las afueras de la ciudad, construyéndose el actual complejo en 1917 en la finca Dos Hermanos, en el Rincón, Santiago de las Vegas.

El lugar posee el título de Santuario Nacional, otorgado en los años 90 en la Conferencia de Obispos Católicos celebrada en México y cada año la peregrinación supera los 15 000 creyentes.

“Este año los precios de las flores, las velas, las efigies, las postales y todo lo relacionado con el santo están por las nubes. La inflación en Cuba se nota hasta en la religión y las personas sin escrúpulos se están aprovechando de eso. El estado solo está presente en el sitio a través de la policía para vigilar y si se da alguna situación política, reprimir al pueblo. Este año la vigilancia policial es mayor que años anteriores y los días de mayor concurrencia aún no han llegado”, comentó para este diario Daynelis Costa, ama de casa y reverente de San Lázaro que se encontraba en el santuario.

Venta de estatuillas de San Lázaro. (Foto: Orlando González)

La devoción por San Lázaro en Cuba ocupa el segundo lugar después de la Virgen de la Caridad. Desde el día 15 y hasta el 18 de diciembre las carreteras cercanas de la iglesia son cerradas al tránsito de vehículos. La vigilancia del evento es extrema por parte de las autoridades y se movilizan los trabajadores de entidades estatales para hacer guardias en las cercanías del lugar.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Miles de cubanos llegan al santuario de San Lázaro

Cuba, peregrinación, San Lázaro, devotos, iglesia

MADRID, España.- Como cada 17 de diciembre, miles de cubanos llegan hoy a la Iglesia de San Lázaro, en el pueblo El Rincón, localidad del Municipio Boyeros de La Habana, en el límite con la provincia Mayabeque, para cumplir sus promesas a uno de los santos más venerados en la Isla. 

Se escogió está fecha por corresponderse a San Lázaro en el calendario católico.

Todos los años acuden al santuario alrededor de 15.000 creyentes, y en esta ocasión se esperan aún más, por haber estado marcado el 2021 por las muertes provocadas por la pandemia y el aumento de las carencias habituales que padece la población cubana.

San Lázaro es considerado como el sanador de enfermedades relacionadas con la piel, amputaciones y problemas gástricos; aunque los creyentes le hacen promesas por otros muchos motivos y nunca revelan los milagros pedidos, como parte de la tradición.

Para las 2:00 de la tarde de este 17 de diciembre está prevista la Misa de unción de los enfermos.

El recorrido habitual para llegar a la ermita es por la Avenida Boyeros, hasta Santiago de las Vegas, donde ese día finaliza el transporte público hasta El Rincón. Desde allí hasta el santuario hay unos cinco kilómetros que se recorren a pie. 

Los más devotos van caminando desde más lejos, descalzos, de rodillas o llevando piedras pesadas y vestidos con tejidos de yute o ropa de color morado y amarillo.

Habitualmente, durante el trayecto se encuentran quioscos con ofertas gastronómicas y de artículos religiosos de cuentapropistas que aprovechan la ocasión para aumentar las ventas de sus negocios. Aunque, según ha reportado el periodista Héctor Valdés Cocho, este año solo estarán disponibles ofertas del Estado y “los emprendedores privados solo tienen permitido vender velas y estampas”. 

El San Lázaro que los cubanos veneran, representado por un anciano que va con muletas y acompañado de perros, no está reconocido por la Iglesia católica y tiene su origen en dos personajes de la Biblia: un limosnero y un amigo de Jesús; y, por otro lado, en la religión yoruba se identifica con Babalú Ayé.

Entre otras personalidades, el santuario ha sido visitado por el Papa Juan Pablo II, durante su visita a Cuba en 1998. 

El actual Santuario Nacional de San Lázaro fue el Real Hospital de San Lázaro o Leprosorio de San Lázaro. No es hasta los años 90 que se le da este nombre y se destina como lugar para adorar a este santo.

El primer santuario de San Lázaro fue construido en 1781 y se encontraba en el área donde actualmente está el Hospital Hermanos Ameijeiras, en La Habana.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Cubanos peregrinan a El Rincón para pedir salud y prosperidad a San Lázaro

San Lázaro
Seguidores de San Lázaro en peregrinación a El Rincón. Foto AP

MIAMI, Estados Unidos.- Como cada año, cientos de cubanos, esta vez en medio de una pandemia, peregrinan hoy 17 de diciembre hasta el santuario de San Lázaro, en el barrio El Rincón, Santiago de Las Vegas, La Habana, informó este jueves Radio Televisión Martí.

Los seguidores, hombres, mujeres, niños y ancianos, llegan desde horas de la madrugada hasta el santuario para rendirle honores a la deidad afrocubana yoruba Babalu-Aye, conocida también como protectora de los enfermos.

Los cubanos creyentes, con máscaras en esta fiesta anual, piden para ellos y sus familiares, aunque los cubanos, más allá de los milagros que le atribuyen a San Lázaro, se identifican con el santo que sufrió en carne propia la enfermedad, la pobreza y el martirio.

Seguidores de San Lázaro en Cuba. Foto AP

Cada 17 de diciembre, incluso en medio de la pandemia del coronavirus, los creyentes en Babalu-Aye piden principalmente por la salud y la prosperidad.

Foto AP

Seguidores de San Lázaro con máscaras este año a causa de la pandemia. Foto AP

Foto AP

Creyentes cubanos en peregrinación este 17 de diciembre. Foto AP

Cubanos, con máscaras, piden al santo de los enfermos. Foto AP

Foto AFP

Un seguidor y s perro le rezan a San Lázaro en El Rincón. Foto AP

Cubano pide durante peregrinación a San Lázaro este 17 de diciembre. Foto AP

Foto AFP

Niños junto a sus padres en peregrinación el día del santo de los enfermos. Foto AFP

Seguidores le rezan a San Lázaro en su fiesta anual. Foto AP

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.




Gobierno aprueba marcha de defensores de los animales en La Habana

Foto Facebook

MIAMI, Estados Unidos.-Las autoridades del municipio Plaza de la Revolución, en La Habana, autorizaron a los promotores de la protección a los animales en Cuba para realizar el próximo domingo una peregrinación a la tumba de Jeannette Ryder para celebrar el Día del Perro en la Isla, según anunció la activista Beatriz Batista en su perfil de Facebook.

“Protectores y amantes de los animales: La peregrinación hacia la tumba de Jeanette Ryder es oficialmente el domingo 7 de abril a las 9:00 a.m. desde el Coppelia hasta el Cementerio de Colón”, escribió, y aseguró que el Gobierno municipal autorizó a “llevar carteles de concientización contra el maltrato animal durante el recorrido.”

De acuerdo con el anuncio del evento que promueve la organización Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA), cada año, en conmemoración del Día del Perro en la Isla, se realiza una peregrinación hasta el sepulcro de Jeannette Ryder (1866-1931), una estadounidense que residió en Cuba devota de los animales, y quien fundó una sociedad conocida como Bando de Piedad, cuyo objetivo era proteger a niños abandonados, mascotas y plantas.

La convocatoria, además, invita a “usar un lazo naranja contra el maltrato animal y llevar a tu mascota de ser posible (siempre con arreo). Súmate en este día único en Cuba para los que amamos los animales.”

“Si no puedes participar físicamente, entonces sube a tus redes una foto usando un lazo naranja (#lazonaranja). Y así desde donde quiera que estés también serás parte”, invita CEDA, una ONG sin fines de lucro que ha logrado reunir más de 10.000 suscriptores en sus plataformas digitales.

En Cuba no existe Ley de Protección Animal alguna, y el código penal no tipifica el maltrato como delito o crimen. Además, este tema quedó fuera en la nueva Constitución del Gobierno aprobada en referendo en febrero pasado.




¡Sálvanos Madre!: La devoción eterna a la Patrona de Cuba

VILLA CLARA, Cuba.- Desde lo alto de su trono, en la oriental provincia de Santiago de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre, una de las tantas advocaciones de la Virgen María, vela por el bienestar de todos los cubanos. De eso está segura Migdalia Cabrera, una fiel devota de “Cachita”, quien asevera que cualquier día y lugar es apropiado para rendirle culto y “pedirle porque el país mejore, que al final es el bienestar de todos”.

“¡Sálvanos Madre!”, pide Migdalia, hincada de rodillas y en voz baja, pero plena de convicción ante el altar de la virgen, coronada Patrona de Cuba en 1998 por el Papa Juan Pablo II.

Esa súplica de auxilio se multiplica por toda Cuba, desde lo más íntimo de los hogares hasta los fastuosos homenajes en masa que se organizan en templos católicos.

No solo en su día (8 de septiembre) sus hijos levantan los brazos para implorar su favor, sino que, amparados en su creencia, le ofrecen a diario su devoción. Los fieles que van a su encuentro sin importar los obstáculos que la naturaleza imponga.

“Esa es la fuerza de la fe, que te impulsa hacia lo imposible”, sentencia convencida Migdalia, mientras aprieta el rosario entre sus manos.

En el municipio villaclareño de Ranchuelo, un santuario escondido en el monte atrae a cientos de feligreses a caballo, quienes buscan en la religión el consuelo que no encuentran a diario. Estos jinetes en peregrinación no son más que el profundo tributo guajiro a la también conocida como Virgen Mambisa.

Nadie sabe con exactitud cuántos kilómetros separan al santuario del poblado, pero a nadie parece preocuparle, y es que cuando la fe llama, las distancias se vuelven insignificantes. Así cree Eliecer Hernández Ruiz, quien ya ha recorrido cerca de 30 kilómetros a caballo y cumplió su promesa de estar un año sin pelarse para que “La Caridad” oyera sus súplicas.

“Yo creo en todo lo que veo y en lo que no veo”, afirma y arrea el potro para unirse al grupo de jinetes que, luego del descanso de las bestias y un café, retoma la peregrinación.

A pie en busca de la Patrona

Llegar a la capilla que resguarda a “Cachita” es solo posible a caballo, en una volanta o carreta. El camino es extenso y por momentos angosto. Son aproximadamente siete kilómetros atravesando potreros, cercas de alambres púas y arroyuelos. Hay un trillo que todos siguen, evidencia del culto casi diario a la virgen.

Mientras cruza una tierra cuarteada con marcas de herraduras, que sirve de guía a los transeúntes inexpertos en este via crucis, Belkis Rodríguez, asegura que siempre le había pedido a la virgen desde su casa, pero este año tiene motivos más fuertes para venir hasta aquí. “El objetivo es llegar hasta ella, pasar trabajo, todo requiere un sacrificio en la vida y si confías y tienes fe, tienes que cumplir”, añade sin detener el paso.

En una de sus manos carga una jaba de nailon con girasoles, su ofrenda a la santa. “A esta peregrinación siempre llegan muchas personas. Es costumbre que vengan desde muy lejos a caballo. Incluso, desde Corralillo estaba diciendo un muchacho que venía. Pero también vienen de Hatillo, de Conyedo, de Santa Clara, de todos los lugares”.

 

Por momentos hay que resguardarse, pues los jinetes acuden mayormente en grupos. Algunos transitan pausados, pero otros corren a gran velocidad. Su paso acelerado deja detrás una nube de polvo con música con mariachis, la banda sonora inseparable para quienes llevan sombrero de guano y espuelas.

Muy pocas casas se divisan por estos parajes, que limitan con la provincia de Cienfuegos. Los fieles bordean una presa, suben un acantilado y luego de una extensa llanura, comienza a escucharse un bullicio. A lo lejos se distinguen cientos de caballos y personas. Al fondo de la multitud, se alza una famélica cruz, empotrada en el dintel de una casa.

La pequeña iglesia está a solo unos metros, pero todavía hay que atravesar los vendedores que han llegado hasta este intrincado lugar y que pregonan velas, tabacos, “ron sella’o”, refrescos y pan con lechón.

Los fieles se acumulan en el umbral del santuario. Todos quieren ver a la virgen, rezarle, sentir que los escucha…

¿La Virgen de la Caridad del Guayo?

Dentro de la capilla, los rezos más íntimos parecen escucharse. Un concierto de susurros se eleva hasta el altar azul. A un costado, la gente se arrodilla, enciende velas y buscan esa conexión con la santa. Las delgadas llamas forman un círculo de luz que “encienden” la espiritualidad del lugar. Entre tanto bullicio, cada cual busca su instante de paz y recogimiento.

En medio de las plegarias, atenta a cada detalle, está Marisol Reyes, una anciana de 68 años, encargada de la iglesia. Revela a Cubanet que esta singular peregrinación se realiza desde hace siglos, por lo que se consolida como una tradición del lugar.

“Esta iglesia –refiere- tiene 98 años y la gente acude desde mucho antes y encienden velas, traen muchas promesas de niños recién nacidos, a veces llegan con ropitas y fotos de niños cuando salen del hospital materno o superan alguna enfermedad”.

“Como ofrendas” –añade Marisol- “las personas le traen los vestidos que se le ponen, los manteles que cubren el altar, flores y búcaros. Aquí pueden reunirse miles de personas. Miro para afuera y me parece que esto no se termina”.

Marisol comenta que a esta imagen en particular la llaman la Virgen de la Caridad del Guayo, porque fue aquí donde, siglos atrás, un viajero de paso entregó su imagen en el caserío del mismo nombre, hoy ya desaparecido. “El viajero” –narra- “dejó un paquetico para que lo cuidaran. Si a los seis meses él no regresaba, ordenó que lo abrieran y cuando lo hicieron vieron que la virgen estaba dentro”.

Desde ese entonces, siempre han sido familias quienes han custodiado este santuario. Su abuela, quien murió de casi 100 años, tuvo a su cargo el cuidado la “madre de los cubanos” y antes que ella, otras familias se encargaron de la iglesia. Para no perder la tradición, actualmente Marisol la cuida con la ayuda de sus hijos y su hermana.

La iglesia pertenece a la diócesis de Cienfuegos, sin embargo, no recibimos ninguna ayuda por parte de ellos”, se queja la encargada.

Pese a que las condiciones del santuario no son las más idóneas, esta sencilla ermita es visitada todos los sábados y domingos, incluso, por personas que llegan desde el extranjero. Pero el homenaje de su día, el 8 de septiembre, es el más populoso.

Todos quieren llevarse una foto con la virgen de fondo, otros firman un libro como constancia de su visita y no pocos le regalan una instantánea suya o de un ser querido para que los bendiga.

Mas, hay una fotografía a los pies de “Cachita” que llama especialmente la atención. Muestra a dos jóvenes a caballo y en la esquina superior lleva grabado: “El que vive confiado, muere traicionado”. Delante de ella una mujer estalla en sollozos, la mira, la abraza, no puede separase de ella, quise preguntar, pero la tristeza me invadió.




Comienza la peregrinación a El Rincón para pedirle a San Lázaro (vídeo)

promesa quemandole la espald a con esperma de vela - FEATURED

LA HABANA, Cuba.- Desde los primeros días de diciembre ya se observaba como cientos de personas se trasladan para cumplir una promesa a San Lázaro. Hasta la localidad habanera de El Rincón llegan devotos de todas las provincias, e incluso de otros países, para presenciar todo lo que acontece durante la festividad al santo conocido también como “el viejo Lázaro”.

Miles de cubanos creyentes marchan a pie hasta la iglesia de El Rincón, para la misa que se efectúa a las doce de la noche año tras año el 17 de diciembre. El lugar posee el título de Santuario Nacional, otorgado en los años 90 en la Conferencia de Obispos Católicos celebrada en México.

A lo largo del trayecto hacia la iglesia se pueden observar devotos del santo vestidos con tela de saco, y peregrinos que ofrecen enormes sacrificios para cumplir sus promesas a San Lázaro: arrastrarse, cargar objetos pesados –como grandes crucifijos– e incluso la flagelación corporal son muy frecuentes en el evento.

También la vigilancia de las carreteras que conducen a El Rincón comienza desde los primeros días de diciembre. El estado vigila y controla todas las rutas de acceso al lugar. Se acordonan todas las posibles vías de acceso al lugar en varios kilómetros a la redonda.

Para esto se movilizan tanto los trabajadores de los municipios cercanos de Bejucal y Santiago de las Vegas, como fuerzas de la policía. El chantaje es el método usado por los altos mandos y las direcciones de centros de trabajo para lograr que los trabajadores participen en las guardias de vigilancia en las carreteras; incluso bajo la lluvia y las frías noches de diciembre, empleados estatales deben permanecer atentos y vigilantes en las vías cercanas a Rincón.

“Nos toca hacer guardias de doce horas en días alternos dentro de los cañaverales que están al lado de la carretera; no importa que esté lloviendo o que sea de madrugada, a la intemperie. Esto no lo pagan; es por amor al arte, y si no lo hacemos simplemente nos quitan el estímulo en divisa que cobramos mensualmente (12 dólares aproximadamente)”. “Ese chantaje es muy efectivo y de esa forma logran que la mayoría venga de forma ‘Voluntaria’ a las guardias”, explica por su parte Gustavo Pérez, trabajador del Centro de Biopreparados (BIOCEN) del municipio Bejucal, que se encontraba haciendo guardia en la carretera hacia el Rincón.

Evelyn González es profesora de Gimnasia Rítmica, y como la mayoría de los trabajadores del Instituto Nacional de Deportes (INDER) debe participar en las guardias para obtener una buena evaluación.

“A nosotros nos chantajean con la evaluación. Si no participamos en las guardias nos evalúan negativamente y eso puede repercutir directamente en nuestro salario; también si optamos por una misión en el extranjero, que puede ser la única forma de ganar un poco de dinero para nosotros, los trabajadores del INDER. Por ese motivo estoy hoy aquí sin dormir toda la noche y bajo la lluvia y el frío”.

Salud para algún familiar o amigo enfermo, mejorar económicamente, poder viajar a algún país, o simplemente prosperidad y cambios en Cuba, son algunas peticiones más frecuentes de los cubanos a San Lázaro. Eva Fernández, de 38 años de edad, ya casi estaba llegando a las puertas de la iglesia con sus dos hijas de tres y cinco años de edad en brazos, y nos contó los motivos de su promesa: “Vengo todos los años, este específicamente vengo a pagarle una promesa a San Lázaro porque una de mis hijas se enfermó con meningitis y estuvo muy grave. Llevo más de cinco kilómetros caminando con mis dos hijas en brazos,  pero la fe por este santo es muy grande en Cuba”.

A lo largo de la ruta se pueden observar muchísimos kioscos particulares de vendedores de alimentos, flores, velas y efigies del santo. Para algunos cuentapropistas estos días son los más importantes para su negocio.

“Son los días que más dinero recaudamos del año, por lo que tenemos que estar bien preparados con bastantes suministros de bebidas y comida. En una sola noche podemos ganar más dinero que en todo un mes de trabajo normalmente. Aprovechemos la gran cantidad de personas que pasan por aquí sedientos y hambrientos después de haber caminado muchos kilómetros”, explica Jorge Fleitas, trabajador cuentapropista de la  cafetería “El pan con lechón”, ubicada muy cerca de la iglesia.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=ydF64UtChK0[/youtube]




La visita al viejo Lázaro

LA HABANA, Cuba, diciembre (173.203.82.38) – El 17 de diciembre los cubano, creyentes y no creyentes, donde quiera que estén, celebran el día de San Lázaro. Santo es el único santo surgido de la imaginación y devoción popular de los cubanos. Uno de los santos al que se le atribuye mayor cantidad de curaciones y milagros en Cuba.

El peregrinaje hasta el Rincón, donde se encuentra el santuario, 25 km al sur de la capital se realiza a pie. Desde la noche anterior, y provenientes de todos los barrios de La Habana, decenas de fieles al santo se preparan para caminar hasta la iglesia. Hay quienes vienen desde poblados cercanos y hasta del extranjero. Algunos, desde Miami. A algunos de estos últimos se les reconoce por sus cadenas doradas con la imagen del santo, o en una medalla igualmente notoria por el tamaño.

Muchos de los que peregrinan para pagar una promesa hecha al santo a cambio de una petición concedida o por conceder, avanzan de rodillas o a rastras al tiempo que halan gruesos pedruscos y hasta bloques de cemento, vestidos de tela de yute o de color violeta, con los que se identifica a San Lázaro.

Además de los devotos, que acuden por miles durante el día 17 de diciembre, están los vendedores de arroz frito, pan con lechón, con jamón y queso, croquetas con pan, bisté de puerco, congrí y vianda frita, rositas y frituras de maíz, maní tostado, turrones de maní, plátano frito con puerco, refrescos, jugos, helados, batidos, etc. Aunque no se venden bebidas alcohólicas, muchos de los caminantes llevan en una mano la popular cajita de ron “Paticruzao”.

Otros vendedores hacen zafra vendiendo imágenes del Santo. Encontramos figuras en yeso y madera de San Lázaro. Incluso las hay trenzadas con hilo de yute, y en muchas se aprecian referencias al sincretismo religioso cubano entre las religiones católica y africanas.

Las misas en la iglesia se suceden cada hora. Generalmente la misa de las 10 de la mañana la oficia el cardenal Ortega, Arzobispo de La Habana. En está ocasión oró por la reconciliación de los cubanos y por la unión de las familias.

Mientras la misa se desarrolla, cientos de fieles entran y salen del templo. Todos acuden a un altar situado a la izquierda del altar mayor, donde ante la imagen de San Lázaro se amontonan cientos de ramos de flores, tabacos, dinero y otras ofrendas.

Ya dentro de la iglesia los olores a incienso, humo de tabaco y flores se mezclan de una forma tal que deja en la ropa un aroma particular. Fumar un tabaco es una forma de agradar al Santo, a Babalú Ayé, según el sincretismo religioso, y comunicarse con él directamente.

No deja de llamar la atención la fuerte presencia policíaca y el ir y venir de autos patrulleros en medio del vaivén de caminantes.

Peregrinar hasta el Rincón es una especie de romería, pero a la cubana. Hay quien va en son de fiesta y se da su trago de ron junto con su grupo de amigos; pero también son muchas las familias que uno encuentra durante la caminata desde Santiago de las Vegas hasta la iglesia.

La caminata al Rincón a ver al Viejo, el 17 de diciembre,  es definitivamente una tradición de gran arraigo popular.