1

Cientos de madres confirman haber sufrido violencia obstétrica en Cuba

violencia obstétrica Cuba

CIUDAD DE MÉXICO.- “Yo no quisiera acordarme de esas casi 30 horas que estuve en inducción, sin fuerzas, sin probar alimentos, sola, sin ningún familiar o mi esposo al lado”

Liubis Mabel Fiffi, embarazada y a punto de dar a luz, estuvo tirada más de un día en una cama sin que el personal de salud prestara atención a sus llamados.

“Cuando estaba en trabajo de parto sentía que no tenía fuerzas y solo decía: ‘Dios Todopoderoso ayúdanos a mí y a mi bebé, y que no nos pase nada’. Por mucho que te prepares mentalmente, por ‘muy bien que te portes’ y que ‘aguantes’, no sirve de nada. Los gritos que te dan, las palabras ofensivas, las miradas te roban el ánimo. Además, qué decir de la falta de privacidad, la falta de condiciones higiénicas (que te den una sábana limpia es un lujo). Creo que la gran mayoría, para no decir todas las mujeres cubanas, hemos sufrido violencia obstétrica”, escribió en Facebook Luibis luego de que este jueves se publicara Partos rotos, micrositio sobre violencia obstétrica en Cuba.

Su testimonio es apenas uno de cientos, que mujeres cubanas han compartido en las redes sociales en los últimos días.

Escenas donde describen cómo las ignoraron, ofendieron, ningunearon y las trataron como cuerpos inertes que no tenían derecho no solo a decidir sino a saber siquiera qué ocurría con ellas y sus bebés se repiten en los textos de estas madres. Muchas de ellas, años después, aún padecen secuelas físicas y emocionales. El temor a un nuevo embarazo y la desconfianza al sistema de salud están entre las más frecuentes.

Lisandra Sosa, mamá de un bebé de cinco años, confiesa que aunque tenerlo fue el mejor regalo para su vida, no quiere volver nunca a una sala de partos en Cuba. “Fue una experiencia traumática”, así lo resume.

“Entré a la sala de parto a la una de la tarde con contracciones y mucho dolor. Me pusieron la sonda y bandas en las piernas y me dejaron en la sala de espera por tres horas, sufriendo el maltrato de los enfermeros y médicos. Mi desesperación creció cada vez más. A las tres de la tarde entró una doctora y al mirarme notó que por mis piernas corría meconio, y ahí empezaron a correr preocupados. La situación se tornó caótica cuando se percataron de que mi bebé se había hecho caca”. 

A Lisandra no le pusieron la anestesia correctamente por lo que sintió el dolor de gran parte de la cesárea. Ante la advertencia de uno de los residentes al doctor sobre que no tenía insensibilizada la zona, el especialista respondió: ‘¡Qué aguante!’.

“Actualmente estoy lidiando junto a mi hijo con un posible diagnóstico de TDH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) por el sufrimiento fetal. Doloroso, todo allí es Doloroso”, contó Lisandra en el muro de Facebook de una de las autoras de la investigación.

Foto de la autora

Partos Rotos es un micrositio con diferentes productos y formatos periodísticos en su interior (reportajes, visualización de datos, video, ilustraciones, historietas, infografías, testimonios, un mapa interactivo con testimonios escritos por las propias madres localizados según el hospital donde dieron a luz, y un podcast en producción).

El principal hallazgo del proyecto fue constatar que la violencia obstétrica es sistémica en los hospitales y centros de salud cubanos. Para comprobar este fenómeno se realizó la primera encuesta masiva en Cuba sobre el tema, en la cual participaron casi 500 mujeres. En el país no hay estadísticas oficiales al respecto, ni suele abordarse como problemática; por lo que los resultados de esta investigación son los primeros y únicos disponibles en la nación. Este análisis permitió identificar cuáles son las principales manifestaciones de violencia obstétrica en Cuba y sus secuelas en mujeres y bebés.

A menos de una semana de presentar el sitio web, las autoras han monitoreado más de mil comentarios suscitados en redes sociales. Además, hasta hoy 224 mujeres revisaron el cuestionario “Cuéntanos tu parto”, disponible en el micrositio. de ellas, 137 lo han respondido hasta el final. Partos Rotos ha despertado una especie #MeToo obstétrico donde las madres cubanas acusan de violencia al sistema de salud. Este proyecto seguirá contando historias.

NOTA: Si diste a luz en Cuba y te gustaría compartir tu testimonio con el equipo de Partos Rotos puedes llenar este cuestionario. O escribir a los siguientes correos: [email protected] o [email protected]

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.